Una nueva concepción del Sistema Sanitario

Por CONCHI SOLANAS

Enviar a un amigo

La sociedad de nuestros días no es la misma que hace cuarenta o cincuenta años sino muy diferente. Algo similar ha ocurrido también con las enfermedades que padecemos, pues ahora enfermamos de diferente manera. Hoy en día, la mayor parte de las personas que acuden al médico lo hacen por problemas relacionados con enfermedades crónicas, es decir, aquellas  cuyo fin no puede preverse o éste no ocurrirá nunca. En muchas ocasiones encontramos personas que no solo padecen una afección sino dos o más enfermedades de larga duración, lo que les fuerza a estar en contacto con más de un médico. Frente a estas necesidades, la organización del sistema sanitario respecto de la sociedad, ha experimentado pocas transformaciones.

Los usuarios de la sanidad pública son conscientes de esta situación, bien de primera mano o porque conocen casos de alguien cercano a ellos. En ésta coyuntura las apariencias no engañan. Los datos oficiales indican que las  enfermedades crónicas se han convertido en la  principal causa por la que los españoles acudimos al médico. Además, organismos como la Organización Mundial de la Salud han descrito que éstas serán la principal causa de  discapacidad  en el año 2020 y que pueden llegar a consumir la mayor parte de los  recursos  de  los  sistemas sanitarios. Pues bien, éste es el panorama al que nos enfrentamos.

Por esta razón entre otras, aquí y ahora necesitamos un Plan de Salud para Cantabria como manifiesto en la Proposición no de Ley presentada en el Parlamento el día 31 de Octubre. El mismo, tendrá que diseñar y acometer adecuadamente las necesarias transformaciones que deberá experimentar nuestro sistema sanitario, que derive consigo, un plan para no improvisar y poder afrontar el futuro con garantías de éxito.

Además, en estos momentos nos encontramos en un momento crucial, muy diferente a los que hemos vivido durante los últimos años. La crisis económica nos atenaza y se están planteando recortes en los presupuestos de prácticamente todos los organismos oficiales. Ha llegado el momento de tomar decisiones e introducir reformas estructurales que nos permitan ser más eficientes y abordar mejor el tratamiento continuado de las personas que acuden al Servicio Cántabro de Salud. Fue el filósofo y escritor español Miguel de Unamuno quien firmó la frase de que “el progreso consiste en renovarse”. Posteriormente el pueblo hizo suyo el dicho de “renovarse o morir”, lo que conlleva la saludable necesidad de experimentar cambios. Es un momento difícil pero puede constituir también una gran oportunidad para acometer dichas transformaciones. En la Proposición no de Ley, anteriormente mencionada, defiendo un modelo en el cual se coordine la atención de las necesidades sanitarias y sociales de la población, planteándose que muchas personas tienen enfermedades crónicas y que pueden ser más de una. Igualmente, sin olvidarse que ciertas personas acontecen situaciones de discapacidad, son los equipos de profesionales de diversas especialidades, quienes mejor atención pueden ofrecerles.

Creyendo que éste modelo puede dar respuesta a esa necesidad socio-sanitaria, en este momento necesitamos más que nunca plantear una ruta hacia como debe ser el futuro de nuestra sanidad y nuestros servicios sociales. Sin ser esta petición algo caprichoso u oportunista, se considera prioritario emprender numerosas mejoras. Esto se fundamenta en las advertencias que desde el año 2002 lleva haciendo la Organización Mundial de la Salud, recomendando que se promueva una evolución necesaria en los sistemas de salud para ofrecer una atención de mayor calidad para quienes sobrellevan estos padecimientos.

La proposición finalmente, contó con el apoyo del grupo parlamentario socialista y en contraposición los votos de los populares. La sanidad nos afecta a todos, y es algo que está por encima de ideologías y que todos debemos contribuir a preservar. Para conseguirlo es necesaria la planificación y previsión. Necesitamos un Plan de Salud de inmediato, para permitirnos afrontar los problemas que ya conocemos y poder sobrevenir un futuro con medios y posibilidades.


Otros artículos de CONCHI SOLANAS

Nuestra encuesta encuesta
¿CONSIDERA QUE LA CORRUPCIÓN PUEDE ACABAR CON EL BIPARTIDISMO EN ESPAÑA?