Sarkozy, el amigo de España frente a los terroristas

Por JOSÉ RAMÓN SAIZ

Enviar a un amigo

 Perdió Sarkozy, tal y como reflejaban las encuestas desde hace casi un mes. Cierto es que existió partido hasta última hora, más si tenemos en cuenta que Hollande ganó por poco más de un millón de votos y en las últimas setenta y dos horas se encontró con los anuncios de centro y de la extrema derecha que no pidieron el voto para el inquilino del Elíseo, sino todo lo contrario.

 No estaban tan distantes. Hollande ya dice que el crecimiento y el empleo son sus objetivos. Y Merkel le contesta que el pacto fiscal es irrenunciable. ¿Problemas en el horizonte más próximo? ¿Puede sacar España algo en limpio de un distanciamiento entre Francia y Alemania?

 Pero antes que pronosticar, digamos adiós a Sarkozy. Y los españoles debemos hacerlo con agradecimiento ya que fue implacable con ETA y todo tipo de terrorismo, siendo en este caso el presidente francés que más claramente ha estado con los intereses españoles en materia de terrorismo. Si a Giscard debemos evocarle como el mal ejemplo, a Sarkozy hay que reconocer que ha sido un buen aliado de España en un problema que nos angustiaba desde hace décadas, como el del terrorismo y la actitud francesa ante ETA, casi siempre condescendiente.

 No eran nuestras elecciones, pero duele un poco la derrota de Sarkozy por lo afirmado: fue un amigo de España en nuestra lucha –la de los demócratas- contra ETA. Y es de buena gente ser agradecidos. Los franceses votaron y dieron la presidencia a Hollande, pero eso es un caso interno. El nuestro, ahora mismo, pasa por decir a Sarkozy que cumplió con las libertades y repudió a los asesinos. No siempre esto ocurrió desde Francia.


Otros artículos de JOSÉ RAMÓN SAIZ

Nuestra encuesta encuesta
¿CONSIDERA QUE LA CORRUPCIÓN PUEDE ACABAR CON EL BIPARTIDISMO EN ESPAÑA?