SOBRE EL 20-D: MI MODESTA REFLEXIÓN

Por JOSÉ ANTONIO CARMONA GUILLÉN

Enviar a un amigo
 

El pasado 20 de diciembre los españoles fueron llamados a las urnas para elegir unas nuevas Cortes, es decir Senado y Congreso de los Diputados. Los españoles cumplieron participando el 69,67 % del censo.

Según la legislación española los ciudadanos eligen parlamentos ya sean éstos ayuntamientos, regionales o nacional. No están autorizados a elegir directamente ni a los alcaldes, presidentes regionales o presidente del gobierno. Estos son elegidos a través de una elección denominada de segundo grado, por los plenos municipales, regionales o del Congreso de los diputados.

En fechas anteriores al día de la votación se realizó una campaña en los medios informativos, los mass media, en contra del denominado “bipartidismo”, es decir la existencia de dos partidos hegemónicos en relación al resto de concursantes.

El bipartidismo tiene la ventaja de dar mayor seguridad política a los ciudadanos. Ahí están los periodos de Alfonso XII y de su viuda Mª Cristina. A medida que ese bipartidismo se debilita la inseguridad crece. Es lo que ocurrió con el reinado de Alfonso XIII. Por ahora, han pasado tres meses de la elección y los ciudadanos siguen con un gobierno en funciones, esto es sin elegir el primer gobierno del reinado de Felipe VI.

La responsabilidad de tal situación no es de los votantes, ellos cumplieron, como hemos visto con su cometido, sino de los partidos cuyos jefes (que no líderes) son incapaces de llegar a una solución. Y lograr ésta es precisamente su cometido, función o primera obligación. Los jefes de partido se defienden haciendo declaraciones sobre lo que “han querido los electores”, naturalmente siempre lo interpretan a favor de su opción.

Si a una fecha determinada no hay acuerdo (es decir los partidos fracasan) se convocaran nuevas elecciones. Y en ese preciso momento habría que plantearse – puesto que no hay legislación que lo contemple – si los 350 diputados que fueron proclamados el 20 de diciembre y que no han sido capaces de arribar a puerto estarían habilitados para repetir su candidatura en la nueva convocatoria. Quizás esto les haría reflexionar y cumplir con su obligación.

Otros artículos: