TORRELAVEGA SIGUE EN LISTA DE ESPERA

Por Manolo Haro

Enviar a un amigo

Las listas de espera. Esa lacra que afecta al colectivo sanitario y por ende a la salud de los ciudadanos, parece que se extiende a otros sectores de la sociedad.
 
Puede aplicarse a Torrelavega, sus necesidades y su futuro, ya que a diario escuchamos a mayor número de personas que ni olvidan ni perdonan descuidos en el tiempo, en asuntos enquistados como los que tantas veces aparecen, sobre todo, en campañas electorales. Tal es el caso del soterramiento de las vías que estrangulan a la ciudad en dos partes y que año tras años van quedando en el cajón de las propuestas o promesas incumplidas. Y oportunidades las hubo para hincarle el diente, pero faltó una voluntad de entendimiento que por culpa de rivalidades politicopartidistas, sigue en el limbo que, como en tantos otros casos, perjudica al interés común.
 
Pero las ausencias no terminan aquí. Mas bien forman parte de una lista más larga, como Puerto Seco de Sniace, Centro de Emprendedores... hasta la polémica sobre la concesión del MUPAC.
 
Torrelavega propuso las instalaciones de La Lechera como lugar ideal para albergarlo. Pero enseguida estalló la queja desde Santander, cuyo Alcalde se sintió atentado en sus derechos entendiendo que se lo querian quitar. "Estos de Torrelavega nos llevarian hasta las playas", llegó a decir, tal vez desconociendo que ya tenemos, que Suances queda muy cerca.
 
Sin embargo, poco después, casi a la chita callando, lo que se llevan de Torrelavega son una serie de eventos posteriormente trasladados a la capital, como la feria del coche usado, connotación que no pasa desapercibida para los intereses de algún cargo relacionado directamente con el sector.
 
Y de "tapadillo", se cuela algo que escuece y que tiene que ver con la histórica rivalidad futbolística cimentada en aquella pancarta que decía: "LA CIUDAD DE TORRELAVEGA SALUDA AL PUEBLO DE SANTANDER". Se entiende que con el intento de subvencionar al Rácing con 10 millones de euros, no encaja que se quieran camuflar diez años en concepto de publicidad del Año Jubilar, cuando éste será de uno de duración. Y al tratarse de dinero público, lo más escuchado es: "Con mi dinero, no". Oportunidad inexcusable para seguir alimentando el cuerpo de la polémica.
 
En cualquier caso, Torrelavega por este y otros muchos motivos, sigue en lista de espera. La Comarca no crece, no recibe apoyos y continúa estancada en un olvido que perjudica a todos. Nuevo gobierno, nuevas expectativas previas pero seguimos echando la culpa al contrario. Política de avestruz que poco o nada resuelve a los torrelaveguenses.

Otros artículos: