SANTIAGO, PATRÓN DE ESPAÑA

Por JOSÉ ANTONIO CARMONA GUILLÉN

Enviar a un amigo
 

Santiago Apóstol, el Mayor, San Jaime, Sant Yago, San Jacobo, son los nombres por el que es conocido uno de los apóstoles favoritos de Jesucristo, hijo de Zebedeo y Salomé, hijo del trueno, hermano de Juan evangelista, recorrería los caminos romanos de España predicando y convirtiéndose en su protector. 

Desembarcado en Cádiz pasaría por Granada para llegar a Caesar Augusta (Zaragoza) y desde aquí llegaría a Galicia para retornar a Zaragoza, donde no obtendría la acogida esperada.  

Estando orando a orillas del Ebro, en los límites de la ciudad, se produjo la única aparición de la Virgen en carne mortal, ya que en esas fechas María residía en Jerusalén. Se le presentó sobre una columna y le pidió la erección de una iglesia y que después volviese a Jerusalén.  

La iglesia fue construida y hoy (con otra arquitectura pero en el mismo lugar) se conoce como Basílica de Nuestra Señora del Pilar, centro de peregrinación de ámbito mundial y que durante la guerra de 1936 fue bombardeada sin que las bombas explosionasen. Hoy se exponen las tres bombas en el interior de la Basílica. Al igual que se pueden contemplar las distintas banderas de los países hispanoamericanos. No en vano su festividad se celebra el 12 de octubre, primer contacto de España con el Nuevo Mundo. 

Santiago vuelve a Israel y visita en Efeso a la Virgen  quien le predice que su final estaba próximo y que sería en Jerusalén. Detenido con sus discípulos es llevado al Calvario donde fue decapitado, convirtiéndose en el primer Apóstol Mártir. Sus conversos lo trasladarían más tarde, por mar, a Iria Flavia.  

Por las Crónicas Najerenses conocemos las campañas de Ramiro I contra los mulsumanes y por las de Abderramán II sabemos de las batallas contra los moros cerca de Álava, ambas coinciden en las luchas encarnizadas en la zona que hoy denominamos La Rioja.    

Por esas mismas Crónicas sabemos de las campañas que se desarrollaron y que el rey asturleonés Ordoño I (855-66) hijo de Ramiro I cercó la ciudad de Albelda estableciendo su base en el Monte Laturce lugar donde se sitúa la batalla de Clavijo, batalla que sigue siendo celebrada como un elemento de conformación de la historia nacional española. Los hallazgos arqueológicos encontrados no dejan lugar a dudas. 

Más tarde Enrique IV (1454-74) crearía el Ilustre Solar de Tejada y los monarcas posteriores lo mantendrían hasta la actualidad. 

Lo  cierto es que desde el siglo IX los distintos reyes de la Reconquista reconocieron al apóstol Santiago como patrón de España, Galicia Campus Stellae (Compostela), tendría el honor de guardar sus restos pero sería el patrón de toda España, y así establecieron el Voto de Santiago, consistente en que las tierras reconquistadas debían hacer todos los años una ofrenda obligatoria de bienes a la Catedral de Santiago, en agradecimiento por la intercesión del Apóstol. Las Cortes Españolas establecieron en 1646 que ese Voto fuese ofrenda de los reyes, príncipes y del arzobispo compostelano a la Iglesia del Apóstol, y así sigue haciéndose simbólicamente aún hoy, por el Rey o por su Delegado Regio durante la misa solemne del Día de Santiago. Día de precepto en toda España para la Iglesia Católica.

El descubrimiento de la tumba del Apóstol produjo desde el principio una serie de peregrinaciones que dieron lugar a los distintos caminos europeos hacia Santiago. ¿Quién no conoce en París la Porte St. Jacques punto de partida hacia Compostela? O la serie de templos dedicados al Santo en los distintos lugares del Camino. Caminos que han seguido ampliándose en su número, el último que sepamos arranca de la iglesia de Santiago en Madrid y sus recorridos se siguen realizando en nuestros días a pie, a caballo o en bicicleta. Los  caminos que siguieron vías marítimas parecen menos activos. 

Pocos años antes, en 1630, fue el papa Urbano VIII quien declaró al apóstol Santiago único patrón de España, contra el parecer de algunos que querían que declarase también a santa Teresa de Jesús copatrona. 

Lo cierto es que durante toda la Reconquista los cristianos siempre imploraron la ayuda del Apóstol. Y ello tanto por los pertenecientes a la Corona de Aragón como a la de Castilla sin olvidar el Reino de Navarra. Obsérvese el nombre del rey que reconquista por segunda y definitiva vez Valencia o los nombres de los reyes del Reino de Mallorca y, en nuestros días, el nombre de la plaza barcelonesa donde tienen sus sedes tanto el gobierno regional como el municipal. 

Cuando la Corona de Castilla, (desde Guipúzcoa a Canarias y de Finisterre a Murcia), atraviesa la Mar Océana para llegar a las Islas o a Tierra Firme y comienzan las fundaciones de ciudades, hospitales, escuelas, universidades, etc. el de Santiago se esparce por todo el Nuevo Mundo y se puede afirmar, sin temor a error, que no hay país hispanoamericano en cuya toponimia no figure el nombre de Santiago. Ahí están Santiago de Cuba, de Chile, de los Caballeros, del Estero, de Nuevo León, de Guayaquil, de Antioquia, de Veraguas, de la Vega, de Pupuja, de Cotagaita, ... la lista se haría interminable hasta llegar a Santiago de León de Caracas, es decir a la ciudad con apellidos paterno y materno ¿qué pensaran las feministas actuales? 

Otra característica es que esa toponimia se produce en cada estructura administrativa de la España Americana, siglos XVI-XVIII, y que curiosamente más tarde coincidirían con las fronteras de las actuales repúblicas, salvo en el caso excepcional de Bolivia y por las razones conocidas. 

Más tarde, ya en el siglo XX, la Constitución de 1978 permite, que no obliga, a constituirse en Comunidades Autónomas. Pero a la hora de delimitarse éstas en vez de buscar la unión de provincias o comarcas con características socio-económicas semejantes y que permitiesen el desarrollo de las mismas, lo hacen retrotrayéndose a épocas medievales. Algunas no pasaron de simples señoríos o condados pero hoy se autodefinen como naciones y para distinguirse de la única nación como tal deciden no festejar al Santo Patrón. En el calendario de 2016 solo la festejan País Vasco, Navarra, Madrid, La Rioja y Galicia. ¿Cómo es posible que en Aragón, la tierra de la Pilarica, no sea festivo el día de Santiago? Pero ¿a quién se apareció la Santísima Virgen? O ¿Qué la Comunidad de Castilla-León por donde transcurre la mayor parte del Camino lo ignore?

En los comienzos del siglo XII se crea la Orden de Santiago, en un principio tendría carácter religioso y más adelante añadiría el militar. Quevedo, Velázquez, y tantos otros pertenecieron a la misma y lucieron sobre su pecho la cruz de la Orden, basta una pequeña visita al Museo del Prado. Junto con las de Alcántara, Calatrava y Montesa constituyen las Ordenes Militares. 

Santiago ha sido y es el patrón de la Caballería Española, en un tiempo existió la División de Caballería. Hoy ignoro si en la estructura militar se mantiene, lo que si sé que las últimas estrofas de su himno reza: 

 

Brigada heroica, la Patria espera, 

que tus jinetes defiendan tu bandera,  

sables bizarros, bravos lanceros, 

que en el combate lucháis tercos y fieros. 

Vais a la muerte con alegría 

con el galope de la Caballería, 

y un grito pone fin a la hazaña 

con nuestro lema: 

¡Santiago y cierra España! 

 

 

 

 

 

 

 

José Antonio Carmona Guillén

Alférez de Caballería

4ª Zona de la IPS

Campamento de Monte la Reina. 1961

Otros artículos: