DE BANDERAS E HIMNOS

Por Serafín Fernández Villazón

Enviar a un amigo


Hace ya tiempo, sin consultarnos y con enormes reticencias que venian sobre todo de nuestra capital, se pidió para la entonces provincia de Santander el Estatuto de Autonomía.

Se obtuvo, y rápidamente en 1981, sin consultarnos a los ya cántabros, se elaboró un marco normativo de la entonces Diputación Regional de Cantabria, con su órgano de gobierno, su parlamento, sus oficinas y representaciones y sus símbolos.

Este Estatuto se reformó para adaptarlo a las nuevas competencias y necesidades en 1998. La Diputación pasó a ser el Gobierno de Cantabria. Todo ello, también sin consultarnos a los cántabros. Debía haber un clamor popular, que mi me pilló de viaje.

Fruto de todo este marco normativo, y de diversos consensos políticos, ya que los ciudadanos nunca fuimos consultados, Cantabria cuenta con un Estatuto de Autonomía, una bandera blanquiroja, un escudo, un himno, un parlamento y un gobierno.

Recuerdo en los primeros tiempos, cuando todo ello no era más que una esperanza, en un acto de los que ahora piden una nueva bandera (ADIC), delante de mi,en el Mercado Nacional de Ganados de Torrelavega (con mucha justicia denominado Jesús Collado Soto en tiempos del alcalde Marcano) hicieron retirar otra bandera morada, con un símbolo copiado de una estela (¿prerromana, medieval?) porque no era la que tocaba.

Ahora, sin consultarnos a los cántabros, nuestro Parlamento Regional, aprueba esta bandera, en sus tiempos denostada, como "simbolo de raigambre popular"

Y el Ayuntamiento de Torrelavega, sin consultar a los torlaveganos (faltaría más) decide ponerla en su balcón.

¿A quien representa esta bandera? Personalmente me gusta más que la blanquiroja, pero ¿tan pocos problemas tenemos como para estar discutiendo de banderas? ¿Dentro de, digamos veinte años, cuando vengan otros con otra diferente, ¿también vamos a buscar un balcón para ponerla en el Ayuntamiento?

En el programa de Bertín Osborne, nuestro presidente regional hizo una impagable propaganda a Suances y a las bellezas de Cantabria. Pero llevado, creo, por el calor de la conversación, llegó a decir que le gustaría que "Viento del Norte" magnífica canción de los hermanos Agüero, fuera en un futuro el "Himno oficial de Cantabria". Magnífica canción, insisto, que personalmente me encanta pero que en ningún momento habla de Cantabria, La Montaña o provincia de Santander.

Otra más. Después del consolidado y con grandísimo apoyo popular "Dia de Cantabria" (anteriormente Día de La Montaña) en Cabezón de la Sal, o de nuestra Patrona (otra fiesta de gran raigambre y asistencia popular) La Virgen Bien Aparecida, el 15 de Septiembre en el Santuario de Marrón, nuestros gobernantes se inventan el "Día de las Instituciones", que, a falta de fervor popular en su celebración, se acude a la declaración de fiesta regional y a la celebración de actos, subvención mediante. No lo dicen, pero nuestros gobernantes saben que si no hay comida popular gratis, la asistencia al Día de las Instituciones brilla más por su ausencia que por el citado fervor popular.

Lo dicho, nuestros políticos deben pensar que, como dice Carlos Herrera, hay más tontos que botellines, y no hay que consultar, ni siquiera comentar en promesas electorales a los ciudanos demasiadas cosas, que no estamos preparados. Ya piensan por nosotros. Y los problemas reales... son culpa de los anteriores, así que lo mejor es dejarlos para que los solucionen ellos si algún día vuelven a gobernar nuestra sufrida región, nación o territorio.

Uno de los principales argumentos para justificar la necesidad de convertirnos en Comunidad Autónoma, era el de que al acercar la gestión económica y política al ciudadano, sería más barata (je,je), más eficaz (ja,ja), más rapida (¿?). Ahora, cuando pìntan bastos, los mismos que decian aquello, culpan a Madrid de todos los males y problemas de la región, comunidad o nación.

Menos cambiar himnos y banderas y más trabajar.

Otros artículos: