LO QUE SE CONSIGUE ECHANDO MANO DE LAS APLICACIONES

Por AQUILINO FONSECA

Enviar a un amigo

Con los nuevos sistemas de los aifoun y sus similares,  se puede con facilidad encontrar en el sistema, la forma de rebuscar algo que nos permita, que haciendo combinaciones nos proporcione soluciones, y al darle vueltas a las distintas cosas, nos sale  que aquello tiene lo que andamos buscando. Normal, los que han terminado los estudios buscan una salida donde agarrarse e ir avanzando en busca  de un buen asentamiento. Lo que ya no es nada fácil es, que ese trabajo que se encuentra, prosiga.

Los que terminan sus estudios buscan y rebuscan trabajos afines a lo que han estudiado, pero caen  en el resultado que, de eso nada. Entonces recurren a cualquier otra cosa y al encontrar fallos en todos los sitios van perdiendo la moral y buscan en el extranjero, digamos que, una limosna para poder empezar. Otros más audaces y más arriesgados oyen con frecuencia eso de las aplicaciones de los móviles. Bueno, también hay esas monsergas serviciales en otros sitios.

Me dio pié para éste artículo los resultados que se me presentaron al solicitar por un lado, presupuestos para el asfaltado de la bajada y entrada al garaje, y por otro lado la limpieza del canalón de la casa que se desbordaba cuando llovía con algo de intensidad.

Sorpresa la mía cuando uno a los que pedí presupuesto, me ofertó a la vez, presupuesto para el asfaltado y para el canalón. No tardé en darme  cuenta de lo que podía ocurrir al tratar de enterarme cual era la maniobra de los que regentaban aquella empresa. Se trataba de tres empresarios sumergidos en el régimen de las aplicaciones y en él se deslizaban tres jóvenes aventurándose a salir adelante tratando de hacerlo todo con seguridad, para que les permitiera sobrevivir sin tener recursos. Lo tenían organizado cada uno con una función que se habían establecido, aceptando en lo que mejor se desenvolvieran acordes con sus cualidades, y donde se sintieran más complacidos.

Sus trabajos consistirían en contratar, máquinas y personal que desarrollen su labor haciendo lo que les corresponde. Uno de ellos al menos tiene que encargarse de la garantía de lo contratado y asumir su responsabilidad.

Tal como se contrata el coste de la obra, resultará más cara que si lo hiciera una empresa especializada que ya cuenta con máquinas y personal propio. Me imagino que ninguno de los tres tiene conocimiento de la limpieza de canalones, por lo tanto tendrá que exigir al autónomo que se dedique a eso un coste superior al que le puede salir a él. A ellos para iniciar la obra tienen que estar seguros que ese día tienen que  disponer de las máquinas que necesitan y a la hora que les toque para no tener que esperar por ellas. Esto les obligará a presentar un presupuesto más desajustado que no les permitirá hacer frente a la competencia.

Los intentos de conseguir un resultado con éxito con el empleo de una aplicación, por descontado que terminará en fracaso en un tanto por ciento elevado, pero nada se puede decir de los que lo intentan, porque nada habrán perdido y les servirá para nuevos intentos que pueden conducirlos al triunfo.

Es admirable la cantidad de imaginación que algunos usuarios de aplicaciones pusieron a funcionar por todo el mundo, dando empleo a mucho personal y formando una empresa capaz de figurar entre las que suenan destacadas en el entorno de su especialidad, después de haber escudriñado su celebro, durante todo el tiempo que necesitaron.

Ellos sabrán, al ir avanzando en su trayectoria, las direcciones que deben de ir tomando para mantenerse en el rango que viven, o al que aspiran.

Los que tengan que abandonar, les habrá quedado una experiencia que les servirá, lo más probable, para utilizarla en su nueva dedicación como autónomo, al darse cuenta que el trabajo compartido tiene sus inconvenientes a la hora de coincidir en los criterios de cada cual.

Resulta muy grato el ver equipos funcionando cada vez con más seguridad y ampliando su negocio en otras partes del mundo, satisfechos de su trabajo, de su acierto y de sus resultados, por todos admirados.

Otros artículos: