“MIEMBROS Y MIEMBRAS”: El léxico de algunos políticos

Por José Luis Ruiz Vidal

Enviar a un amigo

“MIEMBROS Y MIEMBRAS”

El léxico de algunos políticos

 

Quien se dedica a atacar

se le llamará “atacante” ;

y si canta sin cesar,

sin duda será “cantante”.


Nunca se dice “atacanta”

por más que sea una dama:

Tampoco será “cantanta”

la Pantoja con su fama.


Para la Bella “durmiente”

sería una gran afrenta

que su Príncipe Valiente

la nominara “durmienta”.


Algunas ideologías,

y esto no es ninguna broma,

para decir tonterías

han cambiado hasta el idioma.


Su léxico es tan ferviente,

que un día sin darse cuenta,

cambiarán capilla “ardiente”

 por una capilla “ardienta”.


Se les va tanto la mano

que, en medio de la tangana,

a la hermana de “Arguiñano”

 hoy le dicen: La “Arguiñana”.


Si en otros tiempos felices

llevaban cuernos “las santas”;

las hembras de los deslices

tan sólo fueron “amantas”.


Una dama consecuente

que un alto cargo detenta,

podrá ser La “Presidente”,

más nunca La “Presidenta”.


Hay políticos chulescos

de verbo tan retorcido,

que sus discursos grotescos

no tienen ningún sentido.


La que con saña quebranta

la lengua del gran Cervantes

no la tachen de “ignoranta”,

logró cargos relevantes.


Fue Ministra y con sus “miembras”

salió en todas las revistas,

pues catalogó a las hembras

como “miembros” feministas.


De seguir con estos pistos

ideológico-sexistas,

¿debemos llamar “taxistos”

a los sufridos “taxistas”?


Con señoras “progresistas”,

salvando los imprevistos,

me pregunto, sin dar pistas:

 ¿Son los hombres “progresistos”?


Como quieran abundar,

siguiendo con estos rollos,

podríamos encontrar

“populistos” “gilipoyos”.


Si ya es “pianisto” el “pianista”,

y el “dentista” ya es “dentisto”,

al bravo sindicalista

¿Le llamo sindica-listo?


Viendo esta nueva faceta

de incultura sin respeto.

¡Ya no sé si soy “poeta”,

o me he quedado en “poeto”!

Otros artículos: