SUANCES SOS

Por Joaquín Díaz Rodríguez

Enviar a un amigo


Suances y la Ría de San Martín, las Playas de Cuchia, La Concha, Los Locos es, y son, sin duda unas de las zonas costeras más espectaculares del litoral cantábrico. También, es cierto que son los espacios más maltratados medioambientalmente de todo el litoral. Durante decenas de años la Ría de San Martín ha sido un emporio de riqueza por lo que han navegado miles de barcos cargados con mineral, con maderas, con hierro y mercancía de toda clase. Hoy ya no bajan mercantes por la ría. Hoy la bocana, la famosa barra, se está estrangulando  e impide el paso de barcos de cierto calado. Suances nunca ha podido poner totalmente en valor su espectacular riqueza paisajística, su magnífica naturaleza, su extraordinario potencia turístico porque priorizaron por una apuesta y minero e industrial. Con la decadencia de la industria y la minería. Con el abandono de la Ría para esos usos, ahora Suances quiere poner en valor todo su potencial turístico; playas, ría, costa, paisaje, ofertas hoteleras, comercio, deportes, cultura, gastronomía, profesionalidad y amabilidad de sus trabajadores, alojamientos. Un importantísimo potencial económico, generador de riqueza y trabajo. Torrelavega siempre ha sentido como propia la localidad suancina. Hosteleros, comerciantes, Trabajadores han apostado e invertido en la villa marinera. Los torrelaveguenses tenemos interés e intereses en Suances y debemos apoyar todas sus reivindicaciones.

Cuando se atisbaba una recuperación evidente. Cuando parecía que la ría y las playas se libraban del monstruo de las contaminaciones industriales y no industriales. Cuando por fin Suances podía poner plenamente en valor todo su potencial turístico. Es decir, explotar todos los recursos de la primera fuente de riqueza del estado; el turismo, aparecen de nuevo oscuros augurios. La corteza de miras de nuestros representantes siguen permitiendo vertidos prohibidos por las normativas europeas, retornan a autorizar vertidos con normativas de hace más de diez años, vuelven a discutir con poner o quitar depuradoras y colocarlas en este o aquel paraje, insisten en malgastar nuestros impuestos en políticas de corto plazo. Políticas de quitar y poner, de hacer y deshacer. No aciertan ni cuándo cambian.

Suances y la comarca del Besaya no soporta más. No puede luchar contra la crisis a contracorriente de los tiempos. Los tiempos nos llevan a generadores de riqueza y trabajo que no son los del siglo pasado. Suances tiene que poder enseñar sus fortalezas, y los políticos le tienen que dar seguridad y despejar todas las amenazas que, en forma de contaminaciones de aguas, tierras y aire, le ahogan. Sus oportunidades pasan por una ría limpia, por unas playas bien cuidadas, por un paisaje irreprochable, por una hostelería moderna y competitiva que mantenga a los millares de personas que vienen cada año durante todo el año, pero que, además, atraiga a miles de turistas que no llegan por la mala fama ganada a lo largo de decenios. Ese es el futuro. Si siguen los responsables políticos empecinados en el pasado, en la trasnochada y contaminante industria, en el descontrol medioambiental y en defender intereses alejados del bienestar y calidad de vida, lo conseguido y el provenir se oscurecerá para siempre.

Otros artículos: