QUÉ DESILUSION

Por Serafín Fernández Villazón

Enviar a un amigo


¡Qué inmensa desilusión!

Cuando en 1975, al presentar mi trabajo de licenciatura al tribunal evaluador, (entre cuyos miembros se encontraba el profesor de política económica el tristemente fallecido Manuel Peláez, a quien aprovecho para rendir homenaje desde aquí) me preguntaron qué opinaba sobre movimientos ya existentes entonces que reivindicaban una descentralización de la administración. En la inocencia de mi juventud defendí que eso era bueno para Cantabria (la región se llamaba entonces provincia de Santander, pero yo utilizaba el nombre de Cantabria por analogía a la Vuelta Ciclista a Cantabria). Que surgirían líderes para poner a nuestra provincia en el lugar que nuestras posibilidades y esfuerzos merecían.

Han pasado más de cuarenta años. Y Cantabria alcanzó aquella descentralización. Pero desgraciadamente en lugar de alcanzar aquellas cotas que auguraba, hemos descendido en el ranking nacional. 

Un sistema político que sustenta una administración redundante, sobredimensionada, incapaz de renovarse y ajustarse al siglo XXI, más lejana del administrado que aquella de Madrid, desconectada de la realidad de la calle.

Se dirá que estoy muy pesimista.

¿Qué administración es esta que ve como sentencias judiciales condenan a la demolición de urbanizaciones enteras construidas con TODOS los requisitos y bendiciones legales y que en más de 20 años es incapaz de solucionar el problema?

Se calcula que las indemnizaciones van a costar 65 millones ¡de euros!, mas el coste del derribo, más los costes judiciales. Que hacer de nuevo la depuradora de Vuelta Ostrera costará 80 millones, más el coste del derribo, más los costes judiciales...

Como explicaba el expresidente Hormaechea en un artículo hace unos días: SUMMUM IUS, SUMMMA INIURIA: la aplicación estricta de la ley, sin atender a circunstancias, se convierte en injusta.

Y durante todos estos años, nuestra administración central, autonómica, local y judicial... ¡patadón p´lante! y que lo arregle el próximo.

¿Alguien ha dimitido por esta sin razón? ¿Hay alguien imputado, investigado, procesado, encarcelado? No. El contribuyente paga.

Y no me convence el que ahora nos rasguemos las vestiduras y aseguremos que "no se va a tirar la depuradora hasta que se haga una nueva". El inmenso error es tirar la que tenemos y que funciona perfectamente y le quedan muchos años de vida útil. Técnicos, jueces, políticos, ¿ecologistas?... UNOS INÚTILES INCAPACES DE DAR SOLUCIÓN A UN PROBLEMA QUE ENTRE TODOS HAN CREADO. Problema ¿legal? y que no encuentran la forma ¿legal? de solucionar. En España, que hacemos cientos de leyes todas las semanas.

Otros artículos: