¿QUE PASA CON EL HOGAR DEL TRANSEÚNTE?

Por Manolo Haro

Enviar a un amigo
                                                                  
Casi 33 años sirviendo a los demás. De manera especial a quienes más lo necesitan. A quienes carecen de lo más elemental para acceder a una vida digna. Volcándose con quienes llegan en estado de emergencia por culpa de adicciones de diferente orígen.

Tres religiosas de la Congregación Franciscana atienden en el Hogar del Transeúnte de Torrelavega a cuantas personas recurren al mismo cada dia. Usuarios cada vez en mayor número por culpa de un declive social en preocupante ascenso, pero que en ningún caso quedan sin la atención necesaria para una supervivencia digna.
Pero el paso del tiempo, no perdona. Y el deterioro del edificio actual está pidiendo a gritos un "relevo" que, por lo visto, no parece  acercarse. Al menos, de momento.
Desde el Ayuntamiento, valedor de la continuidad del Hogar y sus servicios, se baraja la posibilidad de acceder a una finca que pueda acoger a un espacio mayor y en función a las necesidades que, como se puede comprobar, van en aumento.

Se han barajado datos, cifras. Se ha comentado que el Consistorio no puede afrontar un mantenimiento de unos 50.000 euros anuales, mientras persiste la pasada polémica por el coste de la bola navideña, cercano a los 80.000, cifra que cubriría las necesidades de un par de años, lo que no impide las inevitables comparaciones y, por tanto, las prioridades en cada caso.

De momento, existen las dudas y el temor por la continuidad de un servicio social de primera necesidad, y la reorganización del mismo, como personal contratado o voluntariado. No en vano, las tres monjas que lo atienden se enfrentan al paso del tiempo y el esfuerzo es cada vez mayor.

Pero hay algo incuestionable. El Hogar del Transeúnte de Torrelavega, no pasa por su mejor momento, por lo que se requiere una urgente solución.

MIENTRAS TANTO, EL AYUNTAMIENTO SE CAE...
Sí, porque en plena voracidad de obras en proyecto -peatonalización de calles, carretera de La Montaña...-, las grietas van aumentando en el interior del edificio del Bulevard.

Los funcionarios tienen cada vez más miedo. A pesar de que el reciente informe asegura que no existe riesgo de inestabilidad, exigen el traslado de todos los servicios, ya que actualmente aseguran que no hay un plan de evacuación debido a las zonas clausuradas.

Algunos servicios se han trasladado a Barreda, como la Agencia de Desarrollo Local, é incluso a la Plaza de Abastos (Gerencia de Urbanismo o la oficina de atención al público del Torrebús). De momento, los únicos servicios abiertos en el edificio son los de Recaudación y Obras, además de los despachos de los grupos políticos.
Pues eso, que el Ayuntamiento, se cae. ¿Hasta cuándo?

¡ADIOS, SERA!
No puedo; ni quiero olvidar a mi entrañable é íntimo amigo. Colega y compañero de estudios, Serafín Fernández Villazón, SERA para los amigos... ¡¡tantos y tantos!!

Nos dejó por sorpresa. De manera prematura é inesperada, pero sigue: seguirá con nosotros. Le dejo un  fragmento de la canción "Cuando un amigo se va", del cantautor argentino Alberto Cortez:

                                 "Cuando un amigo se va
                                   queda un espacio vacio
                                   que no lo puede llenar
                                   la llegada de otro amigo.
                                   (...)
                                   Cuando un amigo se va
                                   se queda un árbol caído
                                   que ya no vuelve a brotar
                                   porque el viento lo ha vencido."

Otros artículos: