AHORA, LAS CHAPUZAS DEL GOBIERNO DEL PRC/PSOE SE CONVIERTEN EN UN ÉXITO.

Por Ramón Arenas San Martín

Enviar a un amigo
Acabo de leer la crónica de un conocido medio de prensa cántabro (D.M.) que comienza diciendo que "El viento sopla a favor del Gobierno de Cantabria"


Cualquiera que lea la noticia podrá pensar que el éxito favorable al actual gobierno de Cantabria se debe a la desaforada e inteligente gestión realizada por al gobierno que preside el inefable Sr. Revilla.

Pero nada más lejos. Gracias a la gestión del Sr. Revilla respecto al chapucero concurso eólico, hemos corrido el riesgo de perder, no sólo "los gastos asumidos y la constitución del aval de las empresas, una cantidad que está pendiente de cuantificar y que podría oscilar entre 300.000 y 400.000 euros" (D.M), sino "los 114 millones de euros de indemnización que reclamaban las empresas Sniace y Helium por la anulación del concurso eólico convocado en la anterior etapa del bipartito PRC­PSOE" (D.M). Esa es la realidad.

Por tanto, a la noticia, como a la tortilla, se le puede dar la vuelta y lo que nos quieren vender como un éxito del gobierno cántabro, puede ser, más bien, la manifestación, una vez más, de la chapucera gestión del gobierno PRC/PSOE, a la que nos tiene tan acostrumbrado el gobierno Revilla.

"Historia (memoria) magistra vita est", por ello, sin caer en la extenuación, recordemos,"todo un esperpento que evidencia el fracaso de la política y de la gestión del Ejecutivo de Revilla"( M.J. Saénz de Buruaga y, en ésto, mira, sí estoy de acuerdo con ella, sin que sirva de precedente).

Revilla, (su gobierno), gastó 35 millones de euros en un proyecto de FIBROYESO que acabó en la ruina. El Ejecutivo compró el 30% del capital social de una empresa que no llegó a producir nada y acabó en suspensión de pagos tras haber despedido a 77 trabajadores (fuente, L.M.). “La fábrica de fibroyeso a la que el Gobierno PRC­PSOE concedió decenas de millones de euros, pero que nunca llegó a producir nada (fuente, D.M.).


También Revilla, (su gobierno), creó la Fundación Comercio Cantabria para "dinamizar el comercio" en la región. Tras gastar más de 20 millones de euros, apenas 500 de los 9.000 comercios cántabros se afiliaron a la entidad (fuente, L.M).

En mayo de 2011, tras el cambio de gobierno, el Ejecutivo de Ignacio Diego reveló que la gestión de Revilla dejó un agujero de 440 millones de euros en las cuentas públicas. (L.M.) En 2010, ya en la recta final de su anterior mandato, el Ejecutivo de Miguel Ángel Revilla aprobó el cierre del ejercicio de 2009 sin reflejar la realidad. Declaró que aquel año había acabado con un saldo negativo de tesorería de 83,72 millones de euros, cuando en realidad se acercaba a los 300 millones. La razón: que no imputó correctamente al presupuesto obligaciones no reconocidas a finales de 2009, por valor de 202 millones de euros. (fuente, ABC).

No hablemos del proyecto del Puerto de Laredo, donde desde el primer momento su licitación estuvo bajo la sombra de la sospecha y finalizó con un fracaso total, donde Revilla se quiere lavar la cara con un puerto “anclado” en el alquiler fracasado, en lugar del éxito perseguido de la venta de todos y cada uno de los pantalanes. Aproximadamente, noventa millones de todos los cántabros tienen la culpa, que, además, debemos pagar todavía.

Ahora, según expone el D.M. el gobierno de Revilla se está "pensado recurrir "los gastos asumidos y la constitución del aval de las empresas" tratar de ahorrarse también desembolsar esta partida".

Yo, como laredano y cántabro, como persona legítimada y directamente afectada por sus decisiones, por las decisiones de mi gobierno, quiero exponer y trasladar mi opinión, al Sr. Revilla para que no recurra, para que acepte el pago de "los gastos asmidos y de la constitución del aval", a los nos han condenado los tribunales en una sentencia muy bien fundada.

Recurrir esa decisión judicial tan bien asentada jurídicamente conlleva el riesgo de tener que abonar finalmente los CIENTO CATORCE MILLONES que nos piden a todos los cántabros, no a los bolsillos del Sr. Revilla y demás miembros de su gobierno.
¡¡¡NO RECURRA, SR. REVILLA, NO RECURRA PORQUE EL RIESGO ECONÓMICO ES MUY GRANDE. VAMOS A DEJARLO ASÍ!!!
Además, no dudo que las empresas afectadas se apresten a recurrir, que recurran en casación ellas, Vd. quieto, Sr. Revilla, es consejo de amigo y cántabro afectado.

Otros artículos: