MOFA CRUEL E IMPRUDENTE DE REVILLA SOBRE CIFUENTES

Por Ramón Arenas San Martín

Enviar a un amigo
El pasado doce  de abril el Sr. Revilla se mofó públicamente de la Sra. Cristina Cifuentes, reflejando en su facebook una noticia publicada en un medio de prensa con el siguiente título: “El antes y el ahora de Cifuentes: 10 kilos menos entre la vendetta de Granados y el escándalo del máster”

 

El Sr. Revilla copió dicha noticia y la publicó en su Facebook con el siguiente comentario: “Un máster falso engorda el currículum, pero si se descubre es la mejor manera para adelgazar”.

 

La burla traspasó los cánones de lo políticamente correcto y llegó a la desconsideración más personal. En lugar de hablar del hecho puntual y político, “se lanzó, como los buitres, a las entrañas más íntimas”, al padecimiento y dolor que en lo personal puede estar sufriendo la Sra. Cifuentes y que nada tienen que ver con el hecho político.

Revilla utilizó la polémica del master de Cristina Cifuentes para mofarse del aspecto físico de la presidenta de la Comunidad de Madrid, desvelando así lo que verdaderamente lleva adentro y a veces saca hacia fuera sin ningún tipo de rubor: su crueldad.

 

Que la Sra. Cristina Cifuentes haya adelgado, presuntamente por el “disgusto del Masters”, entra dentro de la intimidad de la persona. Es una característica física en la que jamás se debiera haber cebado el Sr. Revilla, ya que puede ser por esa causa política o por cualquier otra relacionada con su salud, que desconocemos por haora. Por tanto, además de la crueldad, vemos cómo el Sr. Revilla es muy imprudente.

 

Son muchas las críticas que yo mismo he realizado contra la gestión pública del Sr. Revilla, eso sí, perfilando la reprobación o censura en los exclusivos aspectos de su mala gestión pública; bien sea en los errores cometidos, bien en su descuidada administración; pero nunca, jamás,  en cualquier aspecto físico o íntimo del Sr. Revilla.

 

En no pocas ocasiones he criticado al presidente de la corporación pejina, Sr. López Visitación, actual alcalde y mal gestor del ayuntamiento de Laredo; pero jamás se me ocurriría adentrarme en cualquier aspecto que perfilara su intimidad personal o física.

 

¿Acaso no tienen los Sres. Revilla o López aspectos caricaturescos o satíricos que podrían  dar lugar a la mofa y al escarnio?  Que se lo pregunten a uno de los mejores caricaturistas, como es el laredano, Sr. Ansola, que haciendo alarde de su arte, cincela la caricatura de sus personajes políticos, pero nunca se muestra cruel con ellos.

 

Descubrir en el Sr. Revilla ese aspecto vengativo, que se ceba en el dolor ajeno, que no siente compasión ante el sufrimiento del otro y que incluso parece deleitarse con ello, me ha sorprendido totalmente. En lo personal, tenía en otra consideración al Sr. Revilla.

 

En lo personal me ha decepcionado el Sr. Revilla

Otros artículos: