LA MARCHA DEL PP DE JAVIER FERNÁNDEZ SOBERÓN

Por Ramón Arenas San Martín

Enviar a un amigo

Cuando me enteré de la decisión de Javier, mi sentimiento fue de tristeza y comprensión. Quienes le conocemos, sabemos que es una persona íntegra , donde sus convicciones y principios se han caracterizado por una profunda y acreditada vocación política de servicio hacia su municipio y al partido.

Por ello, considero que su marcha es una enorme pérdida para el P.P., tanto en base a su trayectoria política, como por su enorme potencial político y humano.

Su abandono está circunscrito, entre otras razones, al terremoto que está sufriendo el P.P. como consecuencia de las presuntas irregularidades denunciadas en el XII Congreso del P.P. de Cantabria.

Este abandono también podría ser el anuncio de un desastre mayor que debiera ser analizado y revisado desde la dirección regional y nacional del P.P., ya que todavía hay tiempo para el análisis de “lo sucedido y de lo que está por venir”.

Falta exactamente un año para las próximas elecciones locales y autonómicas, por lo que todavía se podrían adoptar “in extremis” las medidas más oportunas para que el P.P. de Cantabria no se vea abocado al daño electoral que estos hechos, derivados del XII Congreso, podrían acarrear.

Me preocupó, sin embargo, la afirmación del Coordinador General del P.P., Fernando Martínez Maíllo, cuando el pasado once de febrero, en su visita a Cantabria, le preguntaron por el proceso judicial abierto con motivo de las denuncias

por irregularidades en el XII Congreso del P.P., y respondió que «Ningún proceso judicial va a resolver el conflicto interno del PP cántabro», añadiendo que “Esos problemas se deben solucionar dentro del partido. Es importante saberlo”

En base a estas manifestaciones y en el supuesto de que el Juzgado Núm. Tres de Santander dictamine que debe repetirse el XII Congreso del P.P. me surgen estas tres preguntas:

PRIMERA. ¿Acaso el Sr. Fernández Maíllo quiso decir que la solución que den los órganos de dirección del P.P. están por encima de lo que establezca la sentencia judicial?

SEGUNDA. ¿Cómo se entiende la expresión Ningún proceso judicial va a resolver el conflicto interno del PP cántabro» ?

TERCERA. ¿Acaso en Madrid están valorando la posibilidad de recurrir la sentencia si en ella se considerara que hubo irregularidades y se falla que se repita el XII Congreso del P.P. de Cantabria ?

El recurso, legítimo en todo caso, acarrearía mantener la actual Presidenta del P.P. de Cantabria y al equipo directivo salido del XII Congreso del P.P. hasta su resolución, que podría exceder el mes de mayo del próximo año 2019. Situación que abriría un periodo de total y absoluto desconcierto e incertidumbre que en nada beneficiaría al P.P. de Cantabria.

Y si se diera esta especial situación, preveo y auguro que el goteo de abandonos del P.P. se convertiría en una verdadera fuga, con sus consecuencias electorales.

Espero y deseo, por el bien del P.P., que desde los órganos responsables se valoren y analicen todas estas circunstancias y se adopten las medidas oportunas y más adecuadas para el bien de nuestro partido en Cantabria.

Otros artículos: