SE HAN SUICIDADO

Por Alfonso del Amo Benaite

Enviar a un amigo

El Gobierno Municipal de Santander desde que en 1979 UCD ganó las primeras Elecciones Municipales y alcanzó la Alcaldía siempre se ha movido políticamente en el ámbito del centro – derecha, sin embargo los santanderinos han tomado sus decisiones en función de la oferta que les han presentado los partidos, no existiendo predisposición política.

En Santander comenzó ganado UCD, el PSOE ha ganado las Generales de 1982, también las de 1986, además de las Europeas de 19889 y las Autonómicas de 1991 y sin embargo ante las ofertas políticas municipales los electores actuaron de otra manera.

Como he señalado, en las primeras Elecciones Municipales la oferta electoral que convenció a los santanderinos fue la de UCD encabezada por Juan Hormaechea que después de dos legislaturas como Alcalde de la Capital fue sustituido por Manuel Huerta para seguidamente a los largo de tres legislaturas consecutivas serlo Gonzalo Piñeiro, con una propuesta que los ciudadanos le aceptaron otorgándole mayorías muy potentes.

Estas victorias se sustentaron en una oferta política municipal que los santanderinos asumieron con claridad y se viene realizando todos esos años hasta la llegada a la Alcaldía santanderina de Iñigo de la Serna, el cual adopta otros criterios que en  buena medida parecen el resultado de un prejuicio soberbio de como debe ser Santander, a lo que se añade la aparente utilización de la  Alcaldía como mera instrumental en busca de otros objetivos.

Esto trajo como consecuencia electoral el sopapo que le propiciaron los electores haciéndole perder más del 31 % de los votos, la mayoría absoluta mantenida durante lustros y arrastrar a su Partido en las Autonómicas por el socavón de Santander.

En estos momentos una vez que abandona la política municipal, los suplentes que la llevan a cabo, probablemente el Equipo de Gobierno municipal más manifiestamente mejorable que en democracia habitó la Casona, se encuentra con todas las desgracias y una pésima gestión de las mismas, ya sea el derrumbe del edificio de la calle del Sol con las amistades peligrosas por el medio, el indignante incendio del Museo con las perdidas de la biblioteca y fondos documentales, en donde continuamos sin saber que ocurrió y quienes han sido los culpables, la traducción  que nos ridiculizó internacionalmente agravada por las irresponsables declaraciones de la concejala del ramo, etc, etc….

Por si no fuera suficiente esta manifiesta incompetencia en el manejo de las contingencias propias, el de las ajenas es escalofriante. Los problemas ocasionados por el Metro Tus con unos usuarios soliviantados con un pandemónium montado por unos cambios no pedidos, unos espigones en la playa de la Magdalena que dejan en estado de sock, trufado además con posibles conflictos de intereses, las comunicaciones norte – sur de la Ciudad que se abrieron con el siniestro clausurados y causando problemas tremendos que se verán aumentados con otra ocurrencia en Isabel II que nos pondrá las cosa más difíciles, en fin …

Las consecuencias…? hartazgo, cansancio, rechazo vecinal, unos votantes que ya no soportan formas impregnadas de altivez ( acabo de realizar una encuesta que así lo refleja) y una oposición dispuesta a ceder entre ellos lo que sea con tal de alcanzar un acuerdo que permita expulsarlos del gobierno municipal.

No puede sorprender por los tanto que el Jefe Municipal preocupado haya iniciado unos discretos contactos para tratar de arreglar lo que un año antes ya se vislumbra : El fracaso y consiguiente paso a la oposición, para lo cual no ha dudado en contactar con los aledaños del purrieguismo falangista, al mismo tiempo que trata de pescar un phycidae, ofreciendo a cambio de la Capital todos los ayuntamientos que sean necesarios, con lo cual ya saben el resto de candidatos municipales de su Partido el destino que les espera : Mayoría absoluta o ser moneda de cambio.

Otros artículos: