EL EFECTO LLAMADA ¿ SERÁ SÁNCHEZ UN ZAPATERO II ?

Por Ramón Arenas San Martín

Enviar a un amigo


El once de junio anuncié "EL EFECTO LLAMADA" que supondría ""¿la encomiable?"" decisión de Sánchez de traer el Aquarius a España".

Quien me conoce sabe que no soy xenófobo ni racista. Me avala, por un lado, la experiencia de haber trabajado durante años fuera de España (Grecia, Francia, Irlanda, etc.) y, por otro, haber viajado y conocido varios países en vías de desarrollo y sus gentes, por las que tanto cariño y amor siento.

El hecho de trabajar fuera de España durante años te ayuda a comprender mucho mejor a los inmigrantes que llegan a tu país. Es como cuando has hecho auto-stop y luego tienes coche y llevas a todo el mundo que te encuentras en la carretera levantando el dedo.

Me indigna profundamente tanto la xenofobia como el racismo. La dignidad de la persona está por encima de la raza, sexo, orientación sexual, género, origen nacional, color, origen étnico, religión, etc., etc.Y no porque lo diga la Constitución o cualquier Ley, sino por mi convicción más profunda. Por ética, no por moral.

Sin embargo, considero que la decisión de Sánchez fue errónea; eso sí, fácil y quizás pensando ganarse el favor de los votantes, sin pensar realmente en las consecuencias que ello conllevaría para miles y miles de emigrantes que viven en la desesperación en sus países de origen.

Es posible que Sánchez hiciera como un padre que llevado por su afán de ganarse el cariño y aprecio de sus hijos, sin tener los medios económicos suficientes y estando en paro, les regala a cada uno de sus tres hijos un automóvil y unas vacaciones, teniendo para ello que hipotecar su casa.

Al final sus hijos se quedarán sin coche; él sin su cariño y sin su casa, dado que sin trabajo, ni recursos, mal podrá afrontar el pago de la hipoteca que generó.

Sánchez tenía que haber previsto el efecto llamada y la tragedia humanitaria que ello conlleva. Haber recordado y tenido en cuenta lo que sucedió con Zapatero. Se calcula que cerca de 25.000 inmigrantes han perdido la vida desde 1988 hasta la actualidad, al intentar alcanzar las costas españolas. UNA VERDADERA TRAGEDIA HUMANITARIA.

Los datos los tiene la "Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A)" y que dio su coordinador, el Sr. Rafael Lara.

Si el Sr. Sánchez desea ayudar a todas aquellas personas que arriesgan su vida para alcanzar "El DORADO" soñado, lo que debe hacer es movilizarse y trabajar él y su equipo (especialmente su MInistro de Asuntos Exteriores, Sr. José Borrel) para conseguir una plataforma y estructura sostenible y viable que afronte el reto de la inmigración con el resto de los países comunitarios.

Desde ahí es donde deben asentarse las bases humanitarias y establecer los medios y ayudas necesarios para el desarrollo de los diferentes países de los que provienen estos inmigrantes. Evitando más tragedias y muerte.

El camino del Aquarius en apariencia es muy bonito, pero en realidad está envenenado y con gravísimas consecuencias para los "pobres" inmigrantes. Nosotros, eso sí, seguiremos siendo espectadores pasivos de una tragedia que no irá más allá de las fotos y datos que nos traslade la prensa y durará  el tiempo que leamos la noticia. ¿Mojarnos..?, poco o nada.

Aplaudo la decisión de Sánchez de salvar la vida de todos estas personas, pero considero un error que lo haya realizado sin trabajar efectivamente para conseguir el compromiso por parte del resto de países comunitarios para afrontar este verdadero reto humanitario. A tiempo está y desde aquí le animo.

Otros artículos: