EN TORRELAVEGA PREOCUPA EL FUTURO DE LAS INVERSIONES

Por Manolo Haro

Enviar a un amigo


Muchos cambios en pocos días. Dos presidentes de Gobierno, dos ministros de cultura y deporte (escaso lo del deporte), dos seleccionadores nacionales...
La incertidumbre se ha instalado inevitablemente en la ciudadanía torrelaveguense, con respecto al futuro de las inversiones prometidas -algunas en proceso de gestión-, así como otras propuestas por el ya ex Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, acusado de visitar con demasiada frecuencia Cantabria.

Ahí están la integración ferroviaria -soterramiento de las vias de FEVE-, el ramal Sierrapando-Rinconeda, de la A-67, el tercer carril de la Autovia Santander-Torrelavega, las nuevas frecuencias ferroviarias de ancho métrico, el desdoblamiento de la vía entre ambas ciudades y la realización del tren de altas prestaciones que acercaría nuestra ciudad a Valladolid, Segovia y Madrid... Muchos millones, muchos empleos, muchas soluciones a problemas actuales.

No se teme tanto a la demora en la realización de los proyectos como a la supresión de los mismos. Además, se espera con expectación cómo se va a reaccionar, por ejemplo, sobre la ubicación de la EDAR Saja-Besaya, así como el Plan Industrial con una inversión de 200 millones de €uros para la cuenca del Besaya, algo que el PSOE exigía hace unas semanas.

El equipo de gobierno PSOE-PRC, tiene ahora la palabra para pedir-agilizar lo que lo que antes exigían al PP, aunque deberán esperar órdenes de arriba. Supongo.
Del Gobierno Regional, PRC-PSOE, se espera a su vez, que cumpla con su compromiso para con la estación intermodal de autobuses, de su exclusiva competencia, mientras el equipo de Gobierno local no tiene aprobado el Presupuesto ni el inicio del Plan General.

Muchas cosas, muchas dudas. Demasiadas, por lo que no es de extrañar que, en cierto modo, nos veamos colgados de la brocha.

El nivel de exigencia es muy alto. Tanto que, a partir de ahora, el "marcaje" a las actuaciones del nuevo Gobierno se verá incrementado notablemente. Y Torrelavega tiene muchas necesidades, por lo que hay motivos para pedir lo que antes nos pedían.

Íñigo de la Serna, ya no está ni se le espera. Dejó abierto el camino a la esperanza. No sé si fue mucho, poco o mediopensionista pero, al menos, dejó ilusión, esperanza. Veremos qué nos traen los nuevos reyes magos. ¿O son papanoeles?.

Otros artículos: