Soraya versus Pablo

Por Ramón Arenas San Martín

Enviar a un amigo

Considero que el mejor presidente para el PP es Pablo Casado, pues estoy seguro que volverá a ilusionar a la mayoría de los españoles con un liderazgo que aúna el compromiso de las ideas que representa con la lucha contra la corrupción.

La sintonía del PP con la sociedad alcanza su máxima expresión en la "doble elección" de su presidente, ya que en la mente del afiliado también está elegir al que luego lo sea de España.

Desde esta óptica, considero que el mejor presidente para el PP es Pablo Casado, pues estoy seguro que volverá a ilusionar a la mayoría de los españoles con un liderazgo que aúna el compromiso de las ideas que representa con la lucha contra la corrupción.

Personalmente, lo digo sinceramente, no tengo nada en contra de Soraya, salvo admiración y respeto; tanto por su trabajo en nuestro partido como el que ha desarrollado por España desde puestos relevantes.

El hecho de que cualquier afiliado, dentro del PP, muestre su preferencia por cualquiera de los líderes en liza no es nada malo; todo lo contrario, es una muestra de la riqueza y pluralismo que anida en nuestro partido, donde la uniformidad sólo se da en el objetivos de mejorar la vida de todos y cada uno de los españoles desde la libertad y tolerancia que representa la ideología liberal del PP.

Eje ideológico que encarna Pablo Casado sin complejos y por encima de cualquier totalitarismo o absolutismo: "Libertad, unidad de España, defensa de la vida y la familia, defensa de las víctimas del terrorismo, honestidad y eficacia en la gestión", éstos son los principios que promulga.

En su visita a Santander ratificó su postura ante la CORRUPCIÓN, afirmando que “en su proyecto de partido no cabe la corrupción" y que será "implacable contra cualquier conducta irregular";  algo que yo  creo firmemente.
Pablo Casado ha sabido ser él mismo y desarrollar lo que mejor lleva dentro: la comprensión de que en libertad y tolerancia es donde crece el PP, siendo únicamente inflexible contra el cáncer de la corrupción.

En la próxima semana veremos quién gana, pero de lo que estoy seguro es que nadie perderá dentro del PP, ya que habremos dado un ejemplo democrático, gracias a los mecanismos que lo hacen factible dentro de nuestro partido.

Si gana Pablo Casado mi alegría será grande; pero si gana Soraya, que nadie dude que desde el primer momento tendrá mi apoyo y la lealtad de todos los afiliados al PP.

Otros artículos: