LA PRUEBA DEL ALGODÓN DE LA OFICINA ANTICORRUPCIÓN DE CANTABRIA

Por Ramón Arenas San Martín

Enviar a un amigo


 

¿Será la Oficina Anticorrupción de Cantabria una "charlotada" más dicha "a bombo y platillo" por Revilla, con una meteórica propulsión encaminada a ocupar un espacio en los medios periodísticos o tendrá efectividad, cumpliendo verdaderamente su cometido?

 

Vaya por delante mi convicción de que todo lo que se haga para acabar con la corrupción política y especialmente contra los POLÍTICOS CORRUPTOS es loable.

 

Mis dudas llegan con “los diversos canales” habilitados para formular las denuncias sobre las conductas inadecuadas. Me sorprende que "dichas denuncias se investiguen y deriven o bien a la fiscalía o bien a los órganos competentes para ver las responsabilidades.

 

¿Por qué esas dos vías, por qué esos dos caminos? ¿No está la fiscalía para investigar? ¿Acaso los órganos administrativos competentes van a investigar mejor que la fiscalía?

 

¿O acaso, y es lo que me temo, habrá un sesgo y lectura política en base y función de quién pueda estar involucrado en esos casos de corrupción y así obtener uno u otro camino?

 

También sorprende que acto seguido o simultáneamente, no queda muy claro, se emitan los informes de sus actuaciones, que serán remitidos al Consejo de Gobierno y el Parlamento. Y es precisamente ahí donde está la "MADRE DEL CORDERO" y donde se incrementan, todavía más mis dudas y prevenciones.

¿Acaso Revilla pretende politizar cualquier tipo de denuncia buscando pan y circo sin haber alcanzado la preceptiva sentencia firme con todas garantías legales?

 

¿ Anhelará Revilla un Olimpo Parlamentario donde los cíclopes, con un sólo ojo en mitad de la frente, sirvan a modo de constructores, herreros y artesanos de la nueva política instaurada por su visión regionalista de Cantabria?

 

Creo más, infinitamente más, en los jueces y magistrados, con la ayuda de los fiscales, que en los políticos.

 

Y estas "razones de fe" me llevan a ver en esa Oficina Anticorrupción de Cantabria una posible charlotada que viste mucho en prensa, pero nos deja desnudos ante los canallas y corruptos que utilizan la política y las instituciones para lucrarse, teniendo como barrera única y exclusivamente la línea que marcan con su sentencia los jueces.

 

Por último, si finalmente se pone en funcionamiento esa oficina, no dude Revilla que realizaremos LA PRUEBA DEL ALGODÓN.

 

Inmediatamente elevaremos todos los datos y documentos que obran en nuestros poder y que sirvieron de base a la querella que cinco miembros del Comité Ejecutivo Local del P.P. de Laredo interpusimos en base a una presunta MALVERSACIÓN DE FONDOS PÚBLICOS de dos concejales pejinos, pero que permanece estancada por más de un año en la Audiencia Provincial.

 A ver si elevando los datos y documentos que sirvieron de base a la querella, esa oficina anticorrupción actúa con más celeridad que la audiencia pública, tanto en su investigación como en su derivación.

Otros artículos: