“Zapatero a tus zapatos”

Por Ramón Arenas San Martín

Enviar a un amigo

Si acudimos a la hemeroteca, comprobaremos cómo en agosto de 2008 la prensa publicó una foto doméstica, a la entrada de la Moncloa, donde un Zapatero trajeado como un pincel y muy ufano, daba la mano a Hugo Chávez en una total y absoluta sintonía.

 

Los titulares, sin embargo, desacreditaron aquella foto tildando el encuentro como “un brindis al sol”, mofándose del acuerdo petrolero de España con Venezuela, mediante el cual, el país sudamericano vendería barriles de crudo a España a 100 dólares la únidad, precio que se desfasó apenas dos meses después, porque  el crudo pasó a valer menos en el mercado.

 

Recordemos también que cuando Zapatero abandonó la presidencia del Gobierno de España dijo que se iba a dedicar a mirar las nubes desde una cómoda hamaca.

 

Concretamente, Zapatero habló de su retiro dorado en un acto en Moncloa, celebrado para condecorar al catedrático de Derecho José Manuel Otero Lastres, que fue profesor suyo y curiosamente, también de Mariano Rajoy. Todo el mundo recordará la famosísima frase de Zapatero: "El mejor destino es el de supervisor de nubes acostado en una hamaca".

 

Diez años después, hemos visto a un Zapatero inquieto y preocupado no por la velocidad, paso, forma o giro de las nubes, sino, ¡qué curioso! por lo que acontece en Venezuela.

 

Estos últimos días, la prensa ha vinculado a Zapatero no con las nubes, sino con el petróleo venezolano. Concretamente hoy podemos leer en “Diario 16” “Así se firmó el contrato por el que Rafael Ramírez denunció a Zapatero”.

 

Según la información que nos brinda ese medio, Zapatero podría haber pactado y/o posibilitado que se realizaran contratos entre el gobierno venezolano y alguna empresa con vínculos españoles para la explotación del “Sector Junín 10 de la Faja del Orinoco”

 

El “área Junín de la Faja Petrolífera del Orinoco” es una vasta reserva de crudo, donde se localiza un potencial energético de 459.000 millones de barriles y volúmenes de hidrocarburos recuperables por el orden de los 90.600 millones de barriles, según datos manejados por Petróleos de Venezuela.

 

Por encima del total de los volúmenes de crudo de todo el continente de América del Norte (Estados Unidos, Canadá y México), que se ubican en 74.000 millones de barriles o de Asia y Pacífico (44.400 millones de barriles), respectivamente, lo que nos da idea de la magnitud de la riqueza petrolera.

 

Las sospechas arrancaron ya en el mes de noviembre de 2017, cuando Venezuela anunció la concesión del contrato de explotación de “Junín 10” a una empresa holandesa con un capital de tan sólo 147.000 euros y con menos de 10 empleados, registrada a apenas seis meses antes de la concesión del contrato. Punta del Iceberg o extremo del hilo que nos lleva a un entramado empresarial y societario muy enrevesado.

 

Estos días veremos cómo los diferentes medios de prensa destriparán ese entramado societario que hace recaer las sospechas sobre el inesperado cambio de interés de Zapatero, quien abandonó las sutiles nubes por la voraz Venezuela.

 

¿Qué tendrá el Venezuela que no tienen las nubes?

Otros artículos: