Editorial de Cantabria24horas.com

RAJOY NO DEBE JUGAR CON LA ESTABILIDAD

Enviar a un amigo

RAJOY NO DEBE JUGAR CON LA ESTABILIDAD

Desde el entorno de Rajoy, y a veces de su propia boca, se esparce la duda sobre el futuro de esta legislatura, y se debe dejar de jugar con la idea de la estabilidad a pocos meses del fin del bloqueo político de España en 2016. Lo que parece molestar al PP es tener que ceder en sus propósitos para evitar derrotas parlamentarias. Es inútil refugiarse en los tiempos de mayoría absoluta: el PP se ha convertido en una minoría y, aun siendo la principal, precisa de negociar con otras para sacar adelante las tareas legislativas. El Ejecutivo no está en condiciones de imponerse, ni en la defensa cerrada de la reforma laboral ni en su modo de concebir los Presupuestos. En plena reorganización del PSOE, unas encuestas favorables al PP podrían hacer caer a Rajoy en la tentación de jugar al ventajismo de convocar a las urnas para asestar un golpe a sus adversarios. Pero no puede permitirse que España vuelva a la inestabilidad. Meter de nuevo al país en campañas guiadas por intereses partidistas es lo último que debería ocupar a Rajoy. Hay que aceptar el Parlamento como marco de actuación política. A esto hay que dedicarse y no a retozar con la duración de la legislatura.

EL PAÍS 10. Editorial

Las razones de la oposición (Alfredo Pérez Rubalcaba. EL PAÍS 11) Hay que conjurar el pesimismo de quienes vaticinan, uno y otro día, el fin de la legislatura. En estas pocas semanas, el Parlamento se ha convertido, de verdad, en el corazón de la actividad política en España. También en lo que se refiere a algunas políticas de Estado.

Sucesos extraordinarios (Xavier Vidal-Folch. EL PAÍS 2) En dos meses y algún día, Rajoy II desanda buena parte de las más polémicas actuaciones desarrolladas en los cuatro años (y uno de propina) de Rajoy I. Forzado, claro, por el instinto de supervivencia.

LOS GRANDES PARTIDOS DEBEN RENOVARSE EN SUS CONGRESOS

PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos encaran el año con congresos que no serán de trámite. El PSOE necesita un nuevo líder que cierre heridas, le devuelva su condición de alternativa de gobierno y selle la fuga de votos a Podemos. El tiempo pasa y no parece que despejen dudas sobre personas y proyectos. El PP tiene un liderazgo claro en Rajoy, pero sus bases esperan algo más que un baño colectivo de autosatisfacción. El PP ha perdido tres millones de votos en cinco años y en su centro ha surgido C´s. Recuperar estos votantes debe ser objetivo del PP pero exigirá más autocrítica sobre la pérdida de autenticidad ideológica y de capacidad de reacción frente a la izquierda y el nacionalismo. C"s y Podemos tienen que gestionar sus crisis de crecimiento. A C"s le toca definirse ideológicamente y demostrar que es más que el partido que balancea mayorías en un sentido o en otro. Podemos ha parasitado la crisis del PSOE y no le viene bien el parón electoral que augura la política de pactos entre socialistas y populares y, a falta de batallas externas, su ideología comunista vuelve a unos contra otros. En definitiva, un año de congresos para que cada uno se sitúe en un panorama político provisional.

ABC 4. Editorial

Como un "verso suelto" (Antonio Martín Beaumont. LA RAZÓN 15) Aznar podrá caer en la tentación de marcar diferencias con Rajoy, al repartir entre su parroquia sus lecciones de ética privada y moral pública, pero sus compañeros del PP le dedicarán un "atronador silencio".

EL PSOE DEBE RESOLVER PRONTO SU CRISIS DE IDENTIDAD

La situación de interinidad del PSOE debe terminar lo antes posible. Dividido entre quienes defienden la colaboración con el Gobierno para los grandes pactos de Estado y quienes pretenden refundarlo dando un giro a la izquierda, el PSOE está sumido en una crisis que lo está desangrando. El próximo sábado, el Comité Federal debe aprobar la fecha del congreso en el que tendrá que dirimirse quién será el próximo secretario general. La decisión no debería alargarse mucho, tres meses a lo sumo, o en cualquier caso antes del verano. Fernández carece de la legitimidad necesaria para marcar la línea de actuación del partido y tendrán que ser las bases las que determinen qué modelo de organización prefieren, redactando un programa claro y coherente que acabe con las ambigüedades ideológicas. Y tendrán que ser los militantes los que elijan con sus votos a su nuevo líder, no en base a personalismos sino priorizando el debate de ideas. La Gestora está obligada a garantizar la igualdad de oportunidades de todos los aspirantes. No sería de recibo que un órgano gestor apoyara a alguno de los nombres que suenan para las primarias, o pretendiera hurtar a la militancia la posibilidad de escoger a su próximo secretario general.

EL MUNDO 3. Editorial

Sánchez deshoja la margarita (Puntazos. LA RAZÓN 3). Sánchez tantea agrupaciones autonómicas mientras se resiste a manifestar si dará la batalla. Entre tanto, la crispación suma enteros tras la apertura de un local "socialista" con rumores de una "tercera vía".

El regreso del ex secretario general (Fernando Rayón. LA RAZÓN 17) No existe la tercera vía. Nadie parece dispuesto a enfrentarse a Díaz. Por eso o Susana o Pedro, porque al desinflarse la tercera vía a Sánchez no le va a quedar más remedio que volver. Pero la apuesta de Sánchez debe ser de futuro: perder ahora para seguir en la brecha.

Díaz gana al ralentí (Manuel Marín. ABC 23) Los tres principales intentos de Sánchez por atraerse el foco de la atención pública han resultado un fracaso. A Sánchez ni se le percibe como una esperanza de futuro, ni genera las expectativas para ello.

La pata izquierda (Santiago González. EL MUNDO 4) Desde que cayó Sánchez no se ha oído algo parecido a una idea para renovar este Perú socialista. Pero tampoco hay nadie que se ofrezca como nuevo secretario general. No lo hace el difunto Sánchez. Susana Díaz no ha dicho ni mú. Y menos cabía imaginarlo de López a quien, gane o pierda, le espera un papelón.

La izquierda cuando pierde (Salvador Sostres. ABC 72) La izquierda hoy no tiene nada que ofrecer y por eso Sánchez hizo el ridículo con su "no" rabioso y sin contenido. No hay proyecto más allá del odio a la derecha: la izquierda no es hoy una esperanza sino una impotencia.

LA "OPERACIÓN DIÁLOGO" DEL PP ESTÁ LEJOS DE TENER LA CONFIANZA DE LOS CATALANES

El electorado catalán está dividido por la mitad con respecto a la independencia, según el sondeo de GAD3 para La Vanguardia. El independentismo sigue siendo, aunque por muy poco, el voto mayoritario en Cataluña, a pesar de que sus expectativas se encuentran estancadas, en tanto que se consolida la demanda del referéndum, que la mayoría quiere pactado con el Estado. La operación diálogo del PP está muy lejos de obtener la confianza de los catalanes y los casos judiciales contra Mas y Forcadell no ayudan. Pero ni la independencia ni dejar las cosas como están son opciones mayoritarias.

LA VANGUARDIA 18. Editorial

PUIGDEMONT HA DESCONECTADO DE LA REALIDAD

Puigdemont llegó hace un año a la Generalitat bajo las condiciones de la CUP, que sólo podía dar su apoyo a alguien que convocase el referéndum de independencia y aprobase las leyes de desconexión. Y esa ha sido la función que ha cumplido Puigdemont. Su año en la Generalitat ha consistido en desentenderse de los asuntos que atañen al buen gobierno de las cosas terrenales, para dedicarse sólo a las relativas al proceso. Por tanto, es imposible hacer un balance serio de su gestión, pero, como muestra de su absoluto desinterés por la política real, está la deuda de Cataluña, que se ha incrementado en 5.994 millones de euros más, un 8,68%. El hecho de que el Consejero de Economía sea el líder de ERC, Oriol Junqueras, absoluto desconocedor de materia tan compleja, explica que el gobierno de Puigdemont sea un brazo ejecutor, que cuenta con todos los medios de la Generalitat, para aplicar la hoja de ruta secesionista. Durante este año, Puigdemont no ha encarrilado ningún diálogo con el Gobierno, ni ha buscado fórmulas de acuerdo y, ni mucho menos, corregir la gran dependencia que la Generalitat tiene del Fondo de Liquidez Autonómica. Si Puigdemont tuviera una agenda oculta, ésta sería la de haber ayudado al tránsito de los republicanos al poder con la ayuda de toda la administración catalana.

LA RAZÓN 3. Editorial

Coalición de ruptura (Ignacio Camacho. ABC 13) La única cuestión esencial que sigue sin vías de arreglo es la catalana. En Cataluña se está fraguando la nueva ofensiva contra el marco constitucional. Fracasado el asalto frontal al régimen desde la plataforma de Podemos, el sector rupturista se dispone a cambiar de estrategia para atacar por el flanco territorial.

El año inútil del president (Iñaki Zaragüeta. LA RAZÓN 18) Si a los políticos hay que juzgarles por resultados, Puigdemont no ha dado la talla. Su producción, nula: "mucho ruido y pocas nueces". Su referéndum legal no pasa de ser una entelequia y qué es eso de aprobar una Ley que sustituirá a la legalidad española. Y en cuanto a gestión, los nubarrones son peores.

Pujol, el apellido mágico (Isabel San Sebastián. ABC 13) Los nueve miembros de la familia están imputados y ninguno ha pisado la cárcel. Sólo existen para ello dos explicaciones posibles: o hay miedo a la información de la que pueda disponer Jordi Pujol Soley, o bien el miedo es al fantasma de la catalanofobia, sabiamente agitado por las huestes nacionalistas.

Y ADEMÁS…

  • Renovar el TC requiere consenso (EL MUNDO 3. Editorial) La reforma del Tribunal Constitucional es ineludible para la regeneración democrática de nuestro país, porque tal y como está formulado plantea serios inconvenientes. Sería deseable que el número de miembros se incrementase hasta 15 y se eliminase el voto de calidad.
  • Apuesta por la gestión pública (EL PERIÓDICO 6. Editorial) El último sondeo del GESOP para EL PERIÓDICO revela una clara mayoría social en Cataluña a favor de la desprivatización de los servicios públicos, especialmente la sanidad y la educación
  • La corrupción debe erradicarse (EL ECONOMISTA 3. Editorial) Este año trae consigo el fin de los macrojuicios por corrupción que más han escandalizado a la sociedad. Para evitar casos similares, urge erradicar estas actitudes delictivas con una completa regeneración y controles en ámbitos como la Administración, los partidos políticos y las empresas.
  • La excusa de la temporalidad (ABC 4. Editorial) El avance registrado por el mercado de trabajo ha hecho que oposición y sindicatos desvíen sus críticas hacia el alto número de contratos temporales para desacreditar la reforma laboral y pedir su derogación.
  • La ley de Caín (Juan Van Halen. ABC 15) La izquierda repite que la llamada memoria histórica pretende la reconciliación entre los españoles, pero se ha convertido en una "ley de Caín", que tiene como referencia una guerra fratricida y el odio.
  • Las mentiras del empleo (Bieito Rubido. ABC 2) Tan pronto sale un buen dato de empleo, la oposición y los sindicatos ponen el foco en su carácter temporal, desvirtuando la noticia.
  • Más drogas, más accidentes (EL PAIS 10. Editorial) el alcohol está presente en un 4,5% de los accidentes de tráfico y la droga en el 27%. Urge establecer objetivos para recuperar la senda de reducción de accidentes.
  • El mismo terror de Berlín a Jerusalén (LA RAZÓN 3. Editorial) Las acciones yihadistas en Europa inspiran atentados como el de ayer en Jerusalén y se alimentan del mismo odio.
  • Entre Gaza y Jerusalén (F. Jiménez Losantos. EL MUNDO 2) ¿Qué le conviene a España, condenar a Israel o contar con su ayuda contra los enemigos de nuestra civilización?
  • La guerra de los mil años (José Mª Carrascal. ABC 14) El atentado de Jerusalén nos recuerda que estamos ante el conflicto más viejo de la historia. O sea, de miles de años. Y eso no es lo peor. Lo peor es que no tiene solución.
  • Lo mismo, lo distinto (Gabriel Albiac. ABC 12) No hay islamista que no sepa hasta qué punto asesinar masivamente en Europa es hoy tarea al alcance de un niño. Europa está perdiendo esta guerra. Sería de una inconsciencia boba no constatarlo
  • Primera sangre (Antonio Navalón. EL PAÍS 8) Donald Trump ha declarado la guerra a México, haciendo un flaco favor a Peña Nieto al experimentar en el país vecino los límites de su política.

Últimas Editoriales: