Editorial de Cantabria24horas.com

ESPAÑA PIERDE UNO DE LOS BALUARTES DE LA LEY

Enviar a un amigo

ESPAÑA PIERDE UNO DE LOS BALUARTES DE LA LEY

Con la muerte inesperada en Buenos Aires del fiscal general del Estado José Manuel Maza, España pierde a un sólido y capaz profesional de la Justicia y al hombre que, forzado por las circunstancias, ha sabido dar la réplica, siempre desde la Ley y el respeto a los principios constitucionales, a quienes pretendían socavar la soberanía nacional, destruir la unidad y conculcar el ordenamiento jurídico. Su sólida formación, unida a una clara concepción de la independencia de criterio, solo sujeta a las leyes, le permitió afrontar decisiones difíciles, no bien comprendidas por quienes, desde condicionamientos ideológicos, examinan los comportamientos en función de si favorecen o no a sus intereses. Maza, como magistrado, actuó desde esa libertad de criterio y no tuvo reparo en disentir de la opinión mayoritaria ni de actuar ajeno a cualquier noción de corporativismo.

LA RAZÓN 3. Editorial

Protector de nuestro tesoro: la Constitución (Rafael Catalá ABC 22/LA RAZÓN 17) José Manuel Maza defendió la ley hasta sus últimas consecuencias, sabiendo que en esa defensa estaba también la protección de nuestra libertad y los derechos fundamentales

Precipitado adiós (Bieito Rubido ABC 2) Maza se caracterizaba por su rigor y determinación como jurista y estudioso del Derecho.

El ariete contra el procés (Luis Ángel Sanz EL MUNDO 6) Maza hizo todo lo posible para que quienes arrastraron a Cataluña al desastre acabasen en la cárcel.

En plenitud intelectual (Manuel Marchena Gómez ABC 19) Maza era un hombre bueno que dedicó toda su vida a hacer realidad un mundo más justo.

Un hombre bueno, un juez bueno (Manuel Marín ABC 20) Se fue un hombre bueno y justo, antes de concluir la misión que ahora la democracia le tenía reservada como fiscal.

Un penalista que marcó época (José Luis Requero LA RAZÓN 18) Hemos perdido a una de las personas clave, en especial para este momento de España.

RECUPERAR LA CONVIVENCIA EN CATALUÑA EXIGE OTROS DIRIGENTES

Las elecciones del 21D deben ser el inicio de la plena normalización, lo que implica reparar los desastres del procés. Hay que recuperar la convivencia y la cohesión social internas; conseguir la seguridad jurídico-política para que retornen las sedes de empresas trasladadas; devolver la dignidad a las instituciones catalanas y reinsuflar el prestigio internacional menoscabado. Estas son las tareas urgentes, no otras. Todo programa electoral alternativo que rehúya estas prioridades y patrocine la demagogia, como la existencia de presos políticos, es humo distorsionador. Urge que las bases independentistas bienintencionadas examinen fríamente el balance de sus dirigentes para comprobar que el "relato" de la facilidad de la independencia y de su gratuidad era falso y corresponde que quienes les creyeron les pidan cuentas. Y concluyan que no merecen volver a gobernarles quienes tanto intentaron engañarles.

EL PAÍS 16. Editorial

EL BUCLE SEPARATISTA PUEDE REEDITARSE TRAS EL 21-D

Según la encuesta de GAD3 para ABC, el reparto de votos y escaños no acaba con la polarización de la sociedad catalana y prefigura el enrocamiento del frente separatista formado esta vez por ERC, Juntos por Cataluña y la CUP, auxiliados por los comunes de Ada Colau y Pablo Iglesias. La mayoría absoluta puede caer del lado separatista, aunque su porcentaje de votos, sin contar con los comunes, se reduce hasta el 45,5%. El reparto provincial de escaños beneficia a los independentistas aunque pierdan también diputados en su conjunto. La opción más probable, si se confirman estos datos, vuelve a ser una reedición del pacto separatista con el apoyo, a falta de mayoría absoluta, de los comunes de Colau e Iglesias. A la alternativa constitucionalista puede llegarle demasiado pronto el 21-D.

ABC 4. Editorial

EL INDEPENDENTISMO DEBE HACER AUTOCRÍTICA

La acusación lanzada por la secretaria de ERC, Marta Rovira, que justificó que el Govern de la Generalitat desapareciera tras la declaración de independencia alegando que actuó así porque "el Ejército estaba viniendo", y que en la represión "habría sangre", es la culminación de una escalada de declaraciones que atribuían a un supuesto ejercicio de responsabilidad del Govern de Puigdemont la decisión de dejar en suspenso la república. Una parte del mundo independentista no asume sus errores para iniciar un periodo de necesaria autocrítica. Hoy más que nunca se imponen la seriedad y el rigor. Todos los partidos en liza, también ERC, han demostrado en el pasado que una campaña electoral puede ser un civilizado contraste de propuestas.

LA VANGUARDIA 32. Editorial

EL BOICOT A PRODUCTOS CATALANES ES ABSURDO

Expertos, sindicatos y empresarios coinciden en que es absurdo boicotear productos catalanes. En primer lugar, por lo difícil que resulta hoy localizar un producto que puede estar fabricado en Cáceres, con materia prima de Murcia, aunque la empresa que lo comercializa pueda tener la sede social en Barcelona. En segundo lugar porque las empresas, fundamentalmente, son sus trabajadores y con la estadística en mano, hay más de un 50% de potenciales víctimas que ni siquiera han votado por opciones independentistas. Y en tercer lugar, el boicot es absurdo porque no arregla nada y arrastra a un mal funcionamiento de la economía. Pero esto no es óbice para denunciar a los responsables de este embrollo, que son los dirigentes de la Generalitat. O mintieron adrede, lo que el 21-D puede ser sancionado en las urnas, al negar las consecuencias reales de sus decisiones políticas o no fueron capaces de calcularlas, lo que les inhabilita para volver a gobernar, no por sus ideas sino por su impericia. Esta es la dinámica que no se puede volver a repetir aunque se defienda cualquier ideología.

EL PERIÓDICO 14. Editorial

Ada Colau, emperatriz del procés (Francisco Rosell EL MUNDO 2) La alcaldesa de Barcelona, al servicio de la causa nacionalista, "ni quita ni pone rey, pero ayuda a su señor".

El estado de la política (J. Pablo Colmenarejo ABC 5) Carmena y Colau representan la confluencia de las fuerzas que tratan de acabar con el sistema constitucional de 1978.

La comisión del milagro (Lucía Méndez EL MUNDO 18) El PP no está dispuesto a sacrificar los valores del 78 para reformar la Constitución.

¿Arrepentidos o tactistas? (Enric Hernández EL PERIÓDICO 15) La súbita moderación de los líderes independentistas invita a la desconfianza tras años de dobleces y medias verdades.

El zar Putin y el monaguillo Rajoy (Rubén Amón. EL PAÍS 16) España carece de valentía para acusar a Putin de haber organizado una campaña de sabotaje a nuestra unidad territorial.

Ayer, hoy, mañana (Patxo Unzueta. EL PAÍS 23) El 155 ha servido para facilitar una salida por vía electoral, pero no está excluido que de las urnas salga una mayoría independentista.

Elecciones en marzo (Salvador Sostres ABC 25) El 21-D el independentismo solo puede perder. Lo más probable es que ninguna suma sea posible y que haya repetición electoral en marzo.

Posible pero difícil (Curri Valenzuela ABC 28) El Gobierno ya sabe que será muy difícil, aunque no imposible, que el bloque constitucional consiga gobernar en Cataluña

Incidentes reincidentes (Arcadi Espada EL MUNDO 4) Pese a la traición de los impulsores del procés, los electores volverán a blindaros en las urnas frente a cualquier responsabilidad.

Presidente de Freedonia (Lola García LA VANGUARDIA 20) Puigdemont estuvo a punto de convocar elecciones porque, según dijo, no quería convertirse en presidente de Freedonia.

Ni Puigdemont ni Junqueras (J. A. Zarzalejos LA VANGUARDIA 38) Armar el futuro con los actores del fracasado proceso es una fantasía más de la narrativa independentista.

Thatcher o Pastoreta (Toni Bolaño LA RAZÓN 30) El radicalismo de Marta Rovira la convierte en un obstáculo para el retorno de la normalidad a Cataluña.

España me mata (J. María Marco LA RAZÓN 32) Las paranoicas declaraciones de Rovira ponen de manifiesto que el relato independentista se está viniendo abajo por momentos.

Las bacantes (Ignacio Camacho ABC 15) El separatismo catalán imposta ahora un sufrimiento fingido y se reclama víctima de la violencia con lágrimas de cocodrilo.

España y Bélgica (J. María Carrascal ABC 16) Lo que está en juego no son unos mentirosos compulsivos sino la calidad de las democracias española y belga.

Patatas y mejillones (Alfonso Rojo LA RAZÓN 2) Me da igual que la justicia belga extradite a Puigdemont o no. Deseo fervientemente que se lo queden para siempre.

PDeCAT, suicidio asistido (J. Martí Blanch EL PERIÓDICO 10) Ningún legado que reivindicar; todo de que avergonzarse. Este es el triste fin del partido más exitoso de la Cataluña moderna.

LA PRESIÓN INTERNACIONAL DEBE FAVORECER EL CAMBIO EN VENEZUELA

La llegada a España del opositor venezolano Antonio Ledezma, tras conseguir fugarse de su injusto arresto domiciliario, termina con el calvario que le estaba infligiendo el régimen de Maduro. Venezuela es hoy una gigantesca cárcel de la que cada vez más ciudadanos tratan desesperados de huir. El chavismo se mantiene sólo por la fuerza, de modo que sólo la presión internacional puede favorecer los cambios democráticos exigibles en ese país. Ledezma y el resto de exiliados políticos van a redoblar en este sentido sus esfuerzos, que merecen todo el respaldo de los gobiernos extranjeros, como el prometido ayer por Rajoy. Lo que es imprescindible es la revisión de la estrategia de mediación de Zapatero. No es cuestionable su buena voluntad, pero se ha demostrado que propiciar un diálogo equidistante entre oposición y chavismo sólo le beneficia a éste, porque le blanquea ante la comunidad internacional, sin que se estén logrando avances ni se haya reducido la represión, sino todo lo contrario.

EL MUNDO 3. Editorial

EL TIEMPO DE MADURO TIENE QUE LLEGAR A SU FIN

El caso de Antonio Ledezma es una demostración evidente de la utilización fraudulenta que la autocracia de Maduro hace de la justicia y de las instituciones. Y la reacción del tirano ante la noticia de su huida, con chanzas y recomendaciones chistosas, revela que no sólo es incapaz de respetar sus propias decisiones, sino que además no se da cuenta de la trascendencia de estos gestos que ridiculizan al régimen bolivariano que encarna. El Gobierno de Rajoy nunca ha dudado en el compromiso con la democracia en Venezuela y ha acogido con buen criterio a Ledezma. Recibirlo es un gesto de amista hacia un país que atraviesa por un periodo muy grave que ya no debiera durar mucho más. El tiempo de Maduro y sus estrambóticas políticas tiene que llegar a su fin. El desbarajuste económico y el drama social no da más de sí y la quiebra final del régimen debe estar próxima. El colapso de uno de los países potencialmente más ricos del mundo es inminente. Antonio Ledezma ha de ser una pieza clave en el futuro.

ABC 4. Editorial

Una voz contra el chavismo (Puntazos. LA RAZÓN 3) Que Antonio Ledezma haya sido recibido por Rajoy ha hecho comprender a los jefes del chavismo la amenaza que representa para su régimen totalitario la libre expresión recobrada de un político honesto.

Y ADEMÁS…

  • Clamor social frente al agravio (LA RAZÓN 3. Editorial) No hay excusas válidas para seguir postergando la equiparación salarial de policías y guardias civiles con los agentes de seguridad autonómicos. Es una reclamación de todo punto justa.
  • Vuelve el debate por el caso Nóos (EL MUNDO 3. Editorial) De las declaraciones del juez Castro a la periodista Pilar Urbano se deriva un empecinamiento contra Doña Cristina poco estético para un juez aún en ejercicio.
  • Tengo una idea (Ángel Expósito ABC 6) Basta con rascar una pizca de lo que el FLA dedica a Cataluña para equiparar salarialmente a policías y guardias civiles con los mossos.
  • Barcelona y el reto de la EMA (LA VANGUARDIA 32. Editorial) Mañana se decide en la UE la sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) a la que es candidata Barcelona. En los últimos días se ha dado una ofensiva diplomática que ha hecho recobrar esperanzas.

Últimas Editoriales: