Editorial de Cantabria24horas.com

LA POSIBLE VICTORIA DE Cs ES UNA MALA NOTICIA PARA EL PP

Enviar a un amigo

EL SECESIONISMO CATALÁN, EN COMPLETA MISERIA MORAL

Una parte de los catalanes aún no se ha percatado del enorme riesgo de que triunfe el bloque independentista. Otro peligro es el peculiar concepto de democracia de los secesionistas, con un truco de enorme cinismo: preguntan a los demás si respetarán los resultados, incluso les llaman a dimitir si no ganan. Pero ellos no se comprometen a respetarlos si pierden. El ventajismo es claro: si ganan dirán que han recibido un cheque en blanco; si pierden ya insinúan que impugnarán el resultado, alegando las peculiares circunstancias de esta convocatoria. La receta para combatir este abuso es triple: denunciar esa maniobra de intoxicación, preguntarles por su respeto a las reglas del juego y llamar a la máxima participación en los comicios. Al independentismo sólo le queda la negación del otro, las invectivas contra todo lo español y la rabia. La completa miseria moral.

EL PAÍS 18. Editorial

LA POSIBLE VICTORIA DE Cs ES UNA MALA NOTICIA PARA EL PP

De confirmarse las previsiones de los sondeos sobre las próximas elecciones en Cataluña, el mapa nacional podría sufrir una profunda reconfiguración. Si finalmente venciera Ciudadanos, como auguran los sondeos, el partido de Albert Rivera podría convertirse en una alternativa real al PP, provocando una peligrosa crisis en el seno del principal partido del centroderecha español. El PP corre el riesgo de convertirse en un partido residual en Cataluña, como consecuencia directa tanto del retraso de la respuesta al desafío secesionista como de la falta de resolución y contundencia a la hora de aplicar el artículo 155. Esto contrasta con la seguridad de Mariano Rajoy al frente tanto del Gobierno como del partido, donde ejerce un indiscutible liderazgo. Rajoy otorga estabilidad a ambos, pero un mal resultado en Cataluña puede ser un fracaso de su gestión. La victoria de Cs sería una buena noticia para los constitucionalistas, pero mala para el PP.

La intolerable burla de Forcadell

La expresidenta del Parlament Carme Forcadell volvió a reivindicar ayer la vía de la unilateralidad y proclamó que "la represión no frenará la república". Se trata de una amenaza inaceptable al Estado que constata que el acatamiento del artículo 155 por Forcadell en el Tribunal Supremo fue una estratagema para evitar su envío a prisión provisional incondicional. Ayer volvió a dejar patente que continúa parapetada en la vía unilateral. Esta burla de Forcadell es suficientemente grave como para que el juez Llarena revise su libertad condicional. El respeto al marco constitucional es absolutamente incompatible con la defensa de la secesión unilateral perpetrada por el Govern destituido.

EL MUNDO 3. Editorial

LA CATALUÑA REAL DEBE RECUPERAR LA GENERALITAT

La política catalana que arranca con Jordi Pujol en 1980 se basa en un dogma: el gobierno de la Generalitat sólo puede estar en manos de un partido nacionalista y de no serlo declaradamente debe trabajar en la implementación del autogobierno como objetivo prioritario. Ahora se anuncia un cambio de ciclo si se cumplen los sondeos. Ciudadanos, un partido no nacionalista, fundado como contraposición a la patrimonialización del poder ejercido desde la Generalitat, puede ganar las elecciones. Y aunque Cs, PSC y PP no alcancen la mayoría y se queden a las puertas de gobernar, el cambio de tendencia debe hacer reflexionar a los líderes del proceso independentista. Cataluña debe ser gobernada desde la racionalidad política, centrarse en proyectos que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos y abandonar la obsesión identitaria. Hay que recuperar las instituciones de autogobierno, convertidas hasta ahora en una trinchera al servicio del separatismo, desprestigiadas y con un clientelismo militante y hay que recuperar la tolerancia, el respeto a la diversidad de opiniones y defender la dignidad de la nación española como el marco del que emanan las instituciones catalanas. Es la hora de que la Cataluña real recupere la Generalitat.

LA RAZÓN 3. Editorial

CATALUÑA TIENE QUE RECOBRAR LA CONVIVENCIA Y LA ECONOMÍA

Lo que esperamos del 21D es una pacificación política y un avance de la razón sobre el sentimiento, así como una lista de prioridades con la recuperación de la concordia social y la del tejido económico. Los partidos políticos deberían haber presentado unos programas en los que, además de enumerar las medidas de gobierno nos expusieran sus estrategias para sacar a la sociedad catalana del atolladero al que la ha llevado el proceso independentista; en las que primera el espíritu de colaboración sobre el divisorio. Pero un análisis de los programas electorales indica que la prórroga o no del proceso que nos ha traído a este presente cargado de incógnitas sigue dominando la escena. Es preocupante que esto siga imperando y que lo haga en clave de confrontación y no de vuelta a la concordia. La Cataluña que queremos es aquella en que las fuerzas electas se apliquen cuanto antes en la recuperación de la convivencia y de la economía. Y en la que el independentismo sea una opción legítima, pero no un manto bajo el que esconder una gestión política irresponsable.

LA VANGUARDIA 38. Editorial

Detrás de las bambalinas (Màrius Carol. LA VANGUARDIA 2) Algo que los historiadores deberán explicar es quiénes empujaron a los dirigentes catalanes a tirarse a piscinas sin agua.

21-D: nada ha cambiado (Enric Hernàndez. EL PERIÓDICO 19) Los programas de Junqueras y Puigdemont hablan de diálogo y amplias mayorías, pero en los mítines se repite el mismo soniquete: con acuerdo o "sin permiso".

El nacionalismo en Cataluña (Mario Vargas Llosa. EL PAÍS 19) Tragedia es la palabra que conviene a una región que ha perdido más de tres mil empresas.

Hechos y relatos (Santos Juliá. EL PAÍS 21) A cada público hay que contar un cuento o relato, a unos que la transición será serena, a otros que el nuevo Estado será muy beneficioso.

Rajoy, ante su próximo fracaso triunfal (Lucía Méndez. EL MUNDO 18) En su entorno dicen que no perderá nada aunque el resultado del PP sea muy malo.

El Gobierno de cartón (Ignacio Camacho. ABC 15) La gran paradoja del 155 es que no beneficia al Gobierno que lo ha aplicado. El rédito electoral se lo está llevando Cs.

La culpa no es de Albiol (Curri Valenzuela. ABC 22) El sector del PP que ha pecado de buenismo con los independentistas hasta que la crisis explotó culpa ahora a su candidato, Xavier Albiol, de los malos resultados que va a cosechar.

El engaño de Junqueras al Gobierno que lo salvaba de quebrar (Carlos Segovia. EL MUNDO 20) La agenda de Jové evidencia que Junqueras sacaba dinero al Estado montando una farsa de moderación ante varios ministros.

El cuento de Forcadell (Juan Pablo Colmenarejo. ABC 5) Forcadell y Rovira, en la agenda oculta del golpe independentista, mantienen la llama del desafío.

Carles Puigdemont caduca y vuelve Convergència (Salvador Sostres. ABC 24) Puigdemont caduca el 21 de diciembre y el PDECat prepara el terreno para soltar lastre y volver a centrarse.

El PSOE y la castaña (Alfonso Rojo. LA RAZÓN 2) Con el tema del indulto a los independentistas catalanes, Iceta ha metido al PSC en el lodazal de la indefinición y la duda.

La nueva Cataluña (José Mª Marco. LA RAZÓN 6) La campaña electoral catalana ha favorecido las posiciones de centro político además de la claridad de las propuestas.

Cataluña, en la encrucijada del 21-D (José Ramón Rallo. LA RAZÓN 42) La inestabilidad es una de las mayores amenazas para la prosperidad de Cataluña

El rompecabezas de los pactos (Lola García. LA VANGUARDIA 21) La premisa de Puigdemont de obligar a ERC a apoyarle aunque no gane puede llevar a una guerra de nervios entre ambos

El día de la verdad (Gloria Lomana. LA VANGUARDIA 28) Estas elecciones son la oportunidad de cambiar a los malos y divisivos gobernantes.

Emociones políticas destructivas (Antón Costas. LA VANGUARDIA 29) Las urnas deberían mandar señales a los partidos para entrar en una senda de concordia y progreso.

Gobierno de transición (Jordi Amat. LA VANGUARDIA 39) El único modo de rehacer el contrato territorial maltrecho entre el Estado y los catalanes pasará por negociar uno nuevo

21-D: Participar en el bien del país (Joan-Enric Vives. LA VANGUARDIA 65) El arzobispo de Urgell confía en que el nuevo Govern halle el camino de la cooperación con el Gobierno.

Netflix y el fracaso del procès (José Antonio Zarzalejos. EL PERIÓDICO 19) Los interlocutores para negociar una salida al problema no pueden ser quienes lo han creado.

La puerta de Tannhäuser (Joan Cañete Bayle. EL PERIÓDICO 23) Sea cual sea el resultado del 21-D, haríamos bien todos en aceptar que hay que convivir con las miles de personas que forman cada bloque.

Y ADEMÁS…

  • Vigilancia frente al terror yihadista (ABC 4. Editorial) Es necesario extremar la vigilancia ante el posible regreso de los más de 200 españoles que se han incorporado a Daesh.
  • Contra la violencia machista siempre (EL PERIÓDICO 18. Editorial) La lucha persiste y es deber de todos intervenir con decisión para erradicar esta lacra social.
  • La lógica de los acosadores (Ángeles González-Sinde. EL PERIÓDICO 20) Descargan en una mujer la rabia, el desprecio y el resentimiento que sienten hacia todas las mujeres.
  • El proceso de los ERE podridos (Francisco Rosell. EL MUNDO 2) Para que se ventilen responsabilidades han sido claves los contados medios críticos en una comunidad en la que la mayoría vive de los favores del poder.
  • Carmena: una Gran Vía más triste (Puntazos. LA RAZÓN 3) La obsesión de la alcaldesa de Madrid de cerrar la Gran Vía al tráfico no es inocua.
  • La ciencia merece en España algo más que excusas (Patricia Fernández de Lis. EL PAÍS 18) La economía española mejora pero la situación de la ciencia no deja de empeorar.
  • La ciencia amilanada (Miguel Delibes de Castro. EL PAIS IDEAS 2) Se han llegado a rechazar propuestas de proyectos porque el tipo de letra no era el indicado.
  • Los riesgos de las criptomonedas (ABC 4. Editorial) La financiación a través de las criptodivisas es una inversión de alto riesgo. Los reguladores tienen que controlar el sector
  • Asalto a la red (EL PAÍS 18. Editorial) Trump amenaza la neutralidad en internet a costa de los usuarios.

Últimas Editoriales: