Editorial de Cantabria24horas.com

CASADO FULMINA AL MARIANISMO EN LAS LISTAS ELECTORALES DEL PP

Enviar a un amigo

LEEMOS EN EL MJUNDO Hay una frase, escuchada este viernes en Génova, que define a la perfección el aroma de ruptura con el pasado que desprenden las listas del PP al Congreso de los Diputados: "Nadie en 2018 quería votar a Mariano Rajoy". Con este lema por bandera, Pablo Casado ha acometido una renovación casi total de los cabezas de lista, la mayor desde la refundación del partido en 1989, dicen en su entorno. El presidente de los populares presenta hoy en Madrid los 52 números uno del partido para las elecciones generales del 28-A. La foto de familia que se harán en el Círculo de Bellas Artes marcará el inicio de la ruptura definitiva de Génova con el pasado y la consagración del casadismo. No queda apenas rastro del marianismo. De los gobiernos de Rajoy apenas sobreviven en primera línea Ana Pastor, número uno por Pontevedra; Rafael Catalá, que se presenta por Cuenca, e Isabel García Tejerina (Valladolid). Otros ex ministros, como José Manuel García-Margallo y Jorge Fernández Díaz, no repetirán. Al primero le sustituye César Sánchez como número uno por Alicante y al segundo lo releva en BarcelonaCayetana Álvarez de Toledo, el más relevante de los nombramientos. Juan José Cortés, padre de Mari Luz, liderará la papeleta de Huelva, en sustitución de Fátima Báñez, que tiene ofertas del sector privado. La suya es la otra gran sorpresa de las listas, por su perfil más mediático que político, y no exento de polémica. Tampoco repetirá por Soria el ex ministro y ex presidente del Congreso Jesús Posada. El anterior titular de la cartera de Hacienda Cristóbal Montoro no liderará ninguna candidatura; es más, en Génova lo ven fuera de las listas, hoy por hoy. Igual ocurre con José Luis Ayllón, ex director de Gabinete de Mariano Rajoy y muy cercano a la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. "Hay que abrir una nueva etapa, empezar de nuevo y mostrar que este PP es un partido atractivo de nuevo", apuntan fuentes cercanas a Casado. "Son nuevos tiempos. Era lo que había que hacer", depurar "a todos los que no se pudo" tras el congreso del PP de julio de 2018 en el que se renovó la Presidencia del partido. Y apuntalar la nueva era, "el casadismo", agrega un dirigente. De ahí la importancia que le ha querido dar Casado al anuncio estrella, Álvarez de Toledo, muy crítica con Mariano Rajoy por su presunta tibieza a la hora de abordar el conflicto político de Cataluña. El suyo es el nombre que sintetiza el revulsivo que quiere llevar a término el líder del PP y sus dos lugartenientes, el secretario general, Teodoro García Egea (candidato por Murcia), y el vicesecretario de Organización, Javier Maroto, líder por Álava. Se escenifica ahora, en opinión de destacados populares, el inicio de una nueva etapa en la que ya no se podrá hablar de herencias del pasado. Es decir, ya nadie los podrá llamar "la derechita cobarde", creen. Con este calificativo se suele referir el líder de Vox, Santiago Abascal, al PP, para dar a entender que los populares no tienen firmeza ante el desafío secesionista catalán. Hay una frase, escuchada este viernes en Génova, que define a la perfección el aroma de ruptura con el pasado que desprenden las listas del PP al Congreso de los Diputados: "Nadie en 2018 quería votar a Mariano Rajoy". Con este lema por bandera, Pablo Casado ha acometido una renovación casi total de los cabezas de lista, la mayor desde la refundación del partido en 1989, dicen en su entorno. El presidente de los populares presenta hoy en Madrid los 52 números uno del partido para las elecciones generales del 28-A. La foto de familia que se harán en el Círculo de Bellas Artes marcará el inicio de la ruptura definitiva de Génova con el pasado y la consagración del casadismo. No queda apenas rastro del marianismo. De los gobiernos de Rajoy apenas sobreviven en primera línea Ana Pastor, número uno por Pontevedra; Rafael Catalá, que se presenta por Cuenca, e Isabel García Tejerina (Valladolid). Otros ex ministros, como José Manuel García-Margallo y Jorge Fernández Díaz, no repetirán. Al primero le sustituye César Sánchez como número uno por Alicante y al segundo lo releva en BarcelonaCayetana Álvarez de Toledo, el más relevante de los nombramientos. Juan José Cortés, padre de Mari Luz, liderará la papeleta de Huelva, en sustitución de Fátima Báñez, que tiene ofertas del sector privado. La suya es la otra gran sorpresa de las listas, por su perfil más mediático que político, y no exento de polémica. Tampoco repetirá por Soria el ex ministro y ex presidente del Congreso Jesús Posada. El anterior titular de la cartera de Hacienda Cristóbal Montoro no liderará ninguna candidatura; es más, en Génova lo ven fuera de las listas, hoy por hoy. Igual ocurre con José Luis Ayllón, ex director de Gabinete de Mariano Rajoy y muy cercano a la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. "Hay que abrir una nueva etapa, empezar de nuevo y mostrar que este PP es un partido atractivo de nuevo", apuntan fuentes cercanas a Casado. "Son nuevos tiempos. Era lo que había que hacer", depurar "a todos los que no se pudo" tras el congreso del PP de julio de 2018 en el que se renovó la Presidencia del partido. Y apuntalar la nueva era, "el casadismo", agrega un dirigente. De ahí la importancia que le ha querido dar Casado al anuncio estrella, Álvarez de Toledo, muy crítica con Mariano Rajoy por su presunta tibieza a la hora de abordar el conflicto político de Cataluña. El suyo es el nombre que sintetiza el revulsivo que quiere llevar a término el líder del PP y sus dos lugartenientes, el secretario general, Teodoro García Egea (candidato por Murcia), y el vicesecretario de Organización, Javier Maroto, líder por Álava. Se escenifica ahora, en opinión de destacados populares, el inicio de una nueva etapa en la que ya no se podrá hablar de herencias del pasado. Es decir, ya nadie los podrá llamar "la derechita cobarde", creen. Con este calificativo se suele referir el líder de Vox, Santiago Abascal, al PP, para dar a entender que los populares no tienen firmeza ante el desafío secesionista catalán. Teresa Jiménez-Becerril es la elegida para Sevilla. La eurodiputada, hermana del concejal asesinado por ETA Alberto Jiménez-Becerril sustituirá a Juan Ignacio Zoido, que hará, presumiblemente, el camino inverso y se incorporará a la lista de los populares para las europeas. Además, Fernando Martínez-Maíllo, ex coordinador del PP con Rajoy, cae del número uno por Zamora en favor de Isabel Blanco, portavoz de los populares en las Cortes de Castilla y León. Y Carlos Floriano, que fue portavoz del PP y es afín a Cospedal, dejará de encabezar la candidatura de Cáceres. Además, Fernando Martínez-Maíllo, ex coordinador del PP con Rajoy, cae del número uno por Zamora en favor de Isabel Blanco, portavoz de los populares en las Cortes de Castilla y León. Y Carlos Floriano, que fue portavoz del PP y es afín a Cospedal, dejará de encabezar la candidatura de Cáceres.

Últimas Editoriales: