La Clave de Cantabria24horas.com

¿HAY OPCIONES PARA UNA TERCERA VÍA EN EL PP?

Enviar a un amigo


El Partido Popular de Cantabria ya está en plena ebullición electoral interna cara a su congreso regional. Cada cual toma postura que muchos la mantienen en secreto a la espera de que el dedazo –que suele existir en estas situaciones en los grandes partidos y así puede entenderse la reunión anunciada para esta tarde con Cospedal- funcione o decida inclinar la balanza a un lado o a otro. Parece, según informaciones de un medio nacional, que las candidaturas crecen como las setas en organizaciones provinciales y autonómicas del partido en el Gobierno y esta situación quiere cortarse de raíz. 

En Cantabria existe, por el momento, la candidatura de la actual secretaria general, María José Sáenz de Buruaga, que antes de entrar en el detalle de la situación, no ha tenido la decencia -apuntan sus adversarios como el portavoz en el Parlamento Van den Eynde- de dimitir, más si se enfrenta al actual presidente, Ignacio Diego.

Según informes que hemos recabado, la mayoría de los militantes están desilusionados con sus dirigentes regionales, tanto con Diego como con Buruaga. Consideran que debieran dejar paso a otras personas y promocionar otros talantes que sintonicen más con la situación actual. Es decir, verían con buenos ojos una tercera vía que de otro aire al partido, que obtuvo malos resultados en las elecciones municipales y regionales de 1915 en las que el gran líder, como así era considerado, perdió la mayoría absoluta en Santander, perdiendo nada menos que cinco concejales y casi 20 puntos. Ahora está de ministro de Fomento del Gobierno de Rajoy y se ha estrenado con medidas que la ciudadanía rechaza, como por ejemplo, el rescate de autopistas de peaje que nos costará a los ciudadanos algunos miles de millones de euros o la huelga de los estibadores, ahora en punto muerto, a la espera de acontecimientos. Pero retomemos el hilo del congreso del PP.

Estimamos que el PP viene siendo secuestrado por algunas élites, en concreto, diputados que se han hecho eternos y que no han probado lo que es encabezar una lista municipal, es decir, someterse al veredicto ciudadano. Sáenz de Buruaga sí lo hizo en Suánces y fracasó, hasta el punto de que cuando el PP logró la alcaldía con José Ignacio Coterillo, no debió jugar muy limpiamente con el regidor que tiempo después se dio de baja en el partido y siguió de alcalde con otra opción electoral. Pero, insistimos, ¿hay posibilidad de una tercera vía en el PP? Los próximos días nos lo dirán, sobre todo cuando el dedazo madrileño se pronuncie. De entrada, flaco favor hace Buruaga a su partido cuando afirma tener el visto bueno de Madrid, en lo que representa, a nuestro juicio, una especie de desprecio a las bases del partido en Cantabria.

Creemos que lo razonable sería un tercer candidato, cerrando la etapa de Diego-Buruaga, proceso razonable para el PP en el que debieran tener algún protagonismo alcaldes significativos del PP, ejemplo de los de Arnuero, con José Manuel Igual; Santa María de Cayón, donde Gastón Gómez logró la única mayoría absoluta del PP en un ayuntamiento igual o superior a los diez mil habitantes, o el de Potes, Francisco Javier Gómez, que consiguió un excelente resultado.

Estos y otros alcaldes debieran tener cierta voz de buscar una salida para el PP de Cantabria que a la vista de la única candidatura anunciada hasta ahora, la opción Buruaga se presenta como un gran error y quizás, en estos momentos, esté logrando que sean muchos los que desearían más la continuidad de Diego. Afirma Sáenz de Buruaga que quiere abrir una nueva etapa en el partido, cuando lleva cuatro o cinco legislaturas repitiendo su nombre en listas cerradas regionales, que no municipales. Promete también regenerar el PP, cuando lleva varios años de secretaria general y poco o nada ha hecho al respecto. Su propia trayectoria la detala: de vicepresidenta del Gobierno de Diego (es decir, segunda del partido a segunda del Gobierno), pasó después de 2015 a la vicepresidencia del Parlamento donde, por cierto, gana más euros que como consejera. Por tanto, ¿qué regeneración promete a las sufridas huestes del PP de Cantabria?  

Por otra parte, no parece que los compañeros de viaje de Buruaga puedan ofrecer regeneración. Desde el que fuera alcalde de San Vicente de la Barquera, pasando por exdiputados nacionales que perdieron su escaño en el 2011 y no repitieron o diputados “eternos” como el caso de Kiko Rodríguez que lleva en el Parlamento desde 1987 –tres décadas ya- no parece que estén en esa sintonía de nuevo aire y regeneración. Valga, pues, este primer análisis y posicionamiento ante la única candidatura presentada hasta la fecha.

Últimas claves: