La Clave de Cantabria24horas.com

UN TIEMPO NUEVO PARA EL SOCIALISMO CÁNTABRO

Enviar a un amigo

EL PSOE DE CANTABRIA ya tiene un nuevo líder: Pablo Zuloaga, al imponerse a la hasta ahora secretaria general, Rosa Eva Díaz Tezanos. La victoria por más de 150 votos parece incuestionable, más si cabe al tratarse de un candidato de abajo frente a un doble aparato: el del partido y el que bajo la dirección de Díaz Tezanos se encuentra instalado en el Gobierno regional. Ambos aparatos, aunque solo sea por inercia, han tratado de que no ganara Zuloaga, si bien puede afirmarse que, en gran parte, no ha perdido Rosa Eva Díaz Tezanos, sino lo "viejo" que la rodeaba y que la sostenía.

Con una participación del 85% de la militancia (lo que supone un total de 2.388 papeletas), Pablo Zuloaga ha logrado 1.267 papeletas, el 53% del voto; y Díaz Tezanos ha alcanzado 1.100, un 46%. Se han registrado 12 votos blancos y 9 nulos. La "batalla" como era de esperar ha tenido dos centros decisorios importantes: Santander y Torrelavega.  En la capital cántabra,  con un total de 490 votos emitidos, 276 le han correspondido a Pedro Zuloaga y 211 a Díaz Tezanos. En Torrelavega, con un total de 240, la diferencia el resultado ha sido de 146 a favor del alcalde de Bezana y 93 para Rosa Eva Díaz Tezanos. 

Ahora le toca a Zuloaga saber administrar la victoria. Deberá esperar al Congreso del partido previsto para finales de este mes y una vez sea ratificado pedir al presidente del Gobierno regional que realice una crisis en la estructura socialista que Rosa Eva pactó en 2015. Lo inteligente por parte de Zuloaga será retocar la participación socialista y tirar hasta las elecciones de 2019. Es decir, conducir esta situación desde un entendimiento con la actual vicepresidenta pero dejando sentir el poder que le da su victoria. Dicho de otra manera, muchos de los colaboradores de Díaz Tezanos deberán saber y asumir que el poder en el partido lo detenta otro líder que es, a partir de ahora, el actual alcalde de Santa Cruz de Bezana.

A VOTAR (comentario de ayer)

Los socialistas celebran hoy, domingo, sus primarias para elegir nuevo secretario general -que lo puede ser Pablo Zuloaga- o mantener la actual dirección, con Rosa Eva Díaz Tezanos al frente. La elección tiene su importancia por cuanto una nueva dirección con Zuloaga al frente significaría, en pocos días, un cambio de gobierno. Sería la primera vez en la etapa de gobierno de coalición PRC-PSOE que los cambios en uno de los partidos provocan una crisis de Gobierno, hecho que habría que entender, de producirse, como normal.

En todo caso, para el PSOE las primarias representan una madurez que no demuestran otros partidos, al dar la voz a la militancia sobre qué políticos quieren que dirijan el partido. Cuando los partidos se alejan de la opinión de los militantes y evitar consultarles sobre cuestiones decisivas, resulta refrescante que el PSOE, en este caso, abra la decisión de qué cuadros y qué política quiere para el partido. La respuesta en unas horas, ya que esta noche en torno a las 21 horas podemos saber quien ha sido el ganador.

LOS PRONÓSTICOS

Los pronósticos anticipan que Zuloaga será ganador por estrecho margen, apoyado por la ola sanchista de las primarias en las que Pedro Sánchez ganó a nivel estatal con unas décimas por encima del 50 por ciento y en Cantabria apabulló con el 70 por ciento de los militantes, repartiéndose el treinta por ciento restante entre los partidarios de Pachi López y Susana Díaz.

Pocos esperaban que en Cantabria pudiera darse un relevo que, de confirmarse mañana en las urnas, será importante en cuanto al cambio de rumbo del socialismo cántabro, tanto de caras como de estrategia. La actual dirección, confiada, pensó que todo seguiría igual en Cantabria, ya que se vaticinaba un triunfo en toda regla del susanismo, lo que se apoyó desde el área socialista del Gobierno regional, mientras que Díaz Tezanos asumió un papel de neutralidad que de poco (o nada) le ha servido, más si mañana queda desalojada de la secretaría general.

La batalla de Cantabria en el socialismo -que de 16 diputados con Jaime Blanco en 1991 ha pasado a 5 en 2015- no es otra que la pugna entre caras viejas y caras nuevas, conformismo o inconformismo. A Rosa Eva Díaz Tezanos nada la ayudan los resultados de 2011 y 2015, pero menos, especialmente, algunas compañías que representan un pasado del que probablemente muchos militantes socialistas quieran que pase mañana al baúl de los recuerdos. Es decir, cerrar ese pasado en el que el socialismo cántabro ha ido de derrota estrepitosa en derrota sin paliativos.

Rosa Eva Diaz pensó al comienzo de la legislatura que controlaría el proceso electoral socialista de 2019. De esta manera, en un intento de contentar a todas las corrientes, colocó uno a uno a los más significados, incluso rivales del pasado. En ese contexto y si no hubiera acontecido el revulsivo que en la militancia ha significado el triunfo de Pedro Sánchez, la actual secretaria general tenía ante sí un paseo interno, sin rivales. Pero ese camino quedó quebrado hace unas semanas y se encuentra a 24 horas de perder el poder interno en su partido.

¿Qué ocurrirá mañana, domingo?. Analizados los encuentros con militantes y las declaraciones de unos y de otros, se aprecia que la victoria se puede decantar, por estrecho margen, a favor de Zuloaga, que de alcalde de Bezana pasaría a convertirse en secretario general del PSOE cántabro y, por tanto, el referente de Revilla para cualquier asunto referido a la gobernabilidad en Cantabria. Ya en avales, Zuloaga aventajó a Rosa Eva Díaz, pero esa victoria no significa que todo esté decidido. El apoyo que puede recibir de las agrupaciones de Santander y Torrelavega podría decantar su victoria, ya que no le faltarán importantes apoyos en agrupaciones socialistas municipales donde el PSOE gobierna o está en la oposición. Pero el aparato que aun se mantiene en Bonifaz, tiene su fuerza y ha desplegado un poder que especialmente le viene del Gobierno regional.

De confirmase la victoria de Zuloaga, llegará el momento de administrar con sentido común la victoria. No debe extrañar que se abriera un cambio en el Gobierno, que estimamos no debiera afectar a todas las personas que actualmente ocupan la titularidad de las consejerías socialistas. Se entenderían algunos cambios -que quizás sean urgentes- pero con mesura y tranquilidad. Las precipitaciones no serían buenas para el futuro del socialismo cántabro ya que si gana Pablo Zuloaga tendría por delante la responsabilidad de cerrar una etapa sin portazos excesivos y abrir una nueva en la que el PSOE necesita volver a resultados electorales más ambiciosos que los actuales.


Últimas claves: