La Clave de Cantabria24horas.com

CÉSAR DÍAZ Y EL DERRUMBE: LA MANO DERECHA E IZQUIERDA DE ÍÑIGO DE LA SERNA

Enviar a un amigo

CÉSAR DÍAZ, primer teniente de alcalde de Santander, está en el punto de mira de todos tras el derrumbe de parte del edificio de la calle del Sol. Cada día que pasa y se descubren nuevos datos, aparece como el concejal de Obras que miró a otra parte con lo que estaba ocurriendo en ese edificio y, especialmente, por el amigo de su admirado jefe, Íñigo de la Serna, que como responsable de las obras del Master estaba actuando fuera de la ley o, mejor dicho, fuera de lo solicitado en la licencia de obras.

César Díaz, ingeniero de caminos, está en política y en el PP por decisión de Íñigo de la Serna. Es, más o menos, su mano derecha e izquierda. Todo por el jefe y con el jefe.

Presumiblemente, cuando el propietario o el responsable del Master -reconocido amigo de De la Serna en su etapa de alcalde- pidió la licencia de obras se le concedió de inmediato. Pura rutina. Después llegaron las quejas de los vecinos, la inspección de los técnicos y el que se realizaran -como se ha verificado- obras que nada o muy poco tenían que ver con la licencia solicitada.

Desde que ocurrió el hecho, la indignación por el derrumbe del edificio número 57 de la calle del Sol ha crecido en los últimos días. Sobre todo tras conocer al detalle la cronología de unos hechos donde se destaca la denuncia de los vecinos, que ya se alertaron hace semanas tras leer el informe pericial que encargaron al arquitecto Javier Fernández-Cotero, donde este recomendaba la paralización de las obras que se estaban acometiendo en el local ubicado en los bajos del inmueble para «garantizar la integridad de los usuarios de las viviendas y de los viandantes». Este es un relato real de los hechos y, por tanto, que se proceda cuanto antes contra los responsables.

En ese camino por buscar a los responsables, una mayoría política y social está planteando la urgente dimisión o cese del concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz (PP). Con reiteración y con datos, se ha denunciado la existencia de una «dejación de funciones» y una «aparente negligencia política», además de un «posible trato de favor».

Conviene, pues, que la justicia actúe con rapidez y el responsable político en último término -tras conocerse las advertencias de los técnicos- dimita para depurar responsabilidades.

No puede ocurrir que como ha pasado en otras ocasiones se eche la culpa al empedrado o genéricamente a los técnicos, cuando las responsabilidades son políticas. Si, como se ha confirmado, las obras del Master a instancias de su propietario -el amigo de De la Serna- se estaban violentando profundamente en relación con la licencia solicitada,  alguien o varios deben dimitir. Las recientes declaraciones de la alcaldesa Igual echando la culpa a los técnicos y obviando la responsabilidad de César Díaz, no es más que un ejemplo de que los subalternos dicen o declaran lo que sea para seguir en el cargo, más si quien lo manda es el jefe.

En fin, es urgente que se depuren responsabilidades y se analice a fondo el posible trato de favor del Ayuntamiento hacia este amiguete, tanto en la etapa de De la Serna como de Gema Igual al frente del Ayuntamiento de Santander.



Últimas claves: