La Clave de Cantabria24horas.com

¿QUIEN MANDA EN EL PSOE? ZULOAGA TIENE LA PALABRA

Enviar a un amigo


NO SE PUEDE PERDER DE VISTA A LO QUE ACONTECE EN EL PSOE de Cantabria donde es necesario que la actual dirección, cuanto antes, despeje dudas sobre quien manda en el partido y en el Gobierno de Cantabria: o Pablo Zuloaga, actual secretario general, o Rosa Eva Díaz Tezanos, vicepresidenta del Gobierno y que, según se observa, va por libre y hace lo que la viene en gana. Por el momento, aunque con mucho retraso, cumplió y cesó a su protegido Salvador Blanco al frente de Sodercán. Sin embargo, avaló su gestión ordenando que se le nombrara consejero de Sidenor y, al mismo tiempo, consintió que se le haya concedido 75.000 euros de subvención a una fundación que preside Ángel Agudo, que no se puede olvidar que fue con Rosa Eva Díaz Tezanos presidente del partido.

Zuloaga salió de inmediato sobre el nombramiento de Blanco en Sidenor y protestó en nombre del partido. Echó, además, la culpa a la responsable, que no es otra que la actual vicepresidenta. Pero el tema sigue sin zanjarse. Está claro que Díaz Tezanos prepara nuevas "trampas" a Zuloaga demostrando que no es leal a la nueva dirección y que por mucho menos expulsó del partido a Blanca Rosa Gómez Morante, creando un grave problema en el PSOE de Torrelavega. Es decir, la lealtad que exigió para su mandato, se ha convertido en un constante sabotaje, diseñado por ella misma y sus colaboradores, en detrimento de lo ganadores del congreso y de quien la humilló en las primarias, que fue Pablo Zuloaga.

Ante estas situaciones y con el fin de que el PSOE despeje todas las dudas que se mantienen, es urgente desde nuestro análisis lo siguiente:

1. Promover el cese de la actual vicepresidenta, más si mantiene esta estrategia de rebeldía ante la dirección y, además, sus apoyos en el partido han decrecido en las agrupaciones que han celebrado elecciones.

2. Que la nueva directora general de Sodercán promueva el cese de Salvador Blanco en Sidenor.

3. Paralizar y no abonar la subvención de 75.000 euros concedida a la fundación de Ángel Agudo al tratarse de un "escandalazo"  de imprevisibles consecuencias para la dirección socialista.

Solo a través de medidas como las señaladas, el actual PSOE puede recomponer una credibilidad y mantener una línea que no se separe de lo que prometió a sus afiliados en las primarias y en las elecciones en las diferentes agrupaciones.

El tiempo corre en su contra. Debe actuar cuanto antes. 

Últimas claves: