La Clave de Cantabria24horas.com

LA CLAVE DEL ORDENADOR DE CASADO QUE RECLAMA LA JUEZA

Enviar a un amigo

Es una de las preguntas clave a estas alturas de la historia: ¿entregará Pablo Casado al Tribunal Supremo el ordenador donde dijo guardar los 4 trabajos que realizó en el máster? La jueza Carmen Rodríguez-Medel elevó el pasado lunes la causa al alto tribunal a fin de que investigue si el líder del PP cometió irregularidades en la obtención del máster en Derecho Autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos.

Cuando estalló su caso, tras el escándalo de Cristina Cifuentes, Casado quiso marcar la diferencia con la ex presidenta y emprendió una 'gira mediática' dando explicaciones y mostrando documentos, como los 4 trabajos con los que dijo haber aprobado el máster, sin asistir a clase ni entablar contacto alguno con los profesores y tras convalidar 18 de las 22 asignaturas.

Aunque las informaciones que acorralan a Pablo Casado no cesan, el PP trata de dar 'carpetazo' al 'caso máster' y alejar este del escándalo que, por el mismo motivo, detonó la caída política de Cristina Cifuentes. "Es honrado y no ha cometido irregularidades", cierran filas los'populares', y el propio Casado, que rechaza dar más explicaciones al respecto, a pesar de las informaciones que cada día estrechan más el cerco.

La jueza de instrucción, Carmen Rodríguez-Medel sospecha que el Instituto de Derecho Público de la URJC, que gestionaba el citado máster, creó un sistema para favorecer a personas vinculadas con el PP o la Universidad Rey Juan Carlos. Estos alumnos 'VIP', como Cifuentes o Casado, recibieron el título de posgrado, "como un regalo por su relevancia política", según concluye la jueza en la exposición razonada enviada al Supremo, en la que reclama que se investigue a Casado.

En una de sus primeras intervenciones tras el estallido del caso, el ahora líder del PP mostró ante los medios varios documentos, entre los que se encontraban los 4 trabajos con los que aprobó las asignaturas cursadas en el máster, ya que consiguió convalidar las otras 18. Ese día, Casado ya admitió que no había asistido ni había tenido contacto con los profesores sino con el director del Instituto de Derecho Público, Enrique Álvarez Conde, también imputado.

Casado defiende que hizo lo que se le dijo, pero además ese 10 de abril aseguró que guardaba el ordenador en el que se encontraban los trabajos realizados, a diferencia de Cifuentes, que dijo haber perdido el trabajo debido a las mudanzas y negó conservar copia alguna en su ordenador.

Ese ordenador que Casado dijo conservar ha llegado a la exposición razonada de la jueza, que pide al Supremo que se lo requiera para conocer "la antigüedad de los documentos informáticos archivados como tales trabajos y si han sufrido modificaciones a partir del 20 de marzo de 2018". Aunque cada día rechaza dar más explicaciones sobre el caso, el líder del PP podría ser imputado por el Supremo si aprecia indicios de los delitos de prevaricación y cohecho impropio, de los que sospecha la jueza.

Lo que sí ha vuelto a decir Casado al ser preguntado por los medios es que colaborará con la Justicia pero al mismo tiempo insiste en que no se trata de demostrar la inocencia sino la culpabilidad, por lo que no deja claro si entregará o no el citado ordenador.

Últimas claves: