La Clave de Cantabria24horas.com

LA "SUSTITUTA" DE RUTH BEITIA

Enviar a un amigo

LA SUSTITUTA DE RUTH BEITIA, este es el título que perseguirá a Sáenz de Buruaga desde este momento hasta las elecciones del último domingo de mayo. El PP de Casado tiene que tirar de ella después de descartarla hace quince días, en un acto humillante para quien ha sido vicepresidenta del Gobierno, consejera y presidenta del PP (con trampas) desde el último congreso en el que compitió con Ignacio Diego. Poco a poco se conocen los detalles del descabalgamiento de Beitia, que sin pasar veinticuatro horas desde que fue designada por "dedazo" a liderar las listas del PP se dio cuenta que los enemigos reales y verdaderos estaban en casa, como le ocurrió a Diego. Gentes con afán de poder a costa de lo que sea, se han dedicado a denigrar a Ruth Beitia hasta que cansada ha tirado la toalla. No ha encontrado ni una frase de aliento en el equipo de Buruaga, asustado de perder escaños y poder, como demostró el ex-pepero Ildefonso Calderón que hace unos días solo encontró "frialdad" y muy escaso respaldo en la ejecutiva local del PP de Torrelavega. Sáenz de Buruaga y su gente que por los pasillos del PP de Cantabria ya se repartían los puestos tras ganar (con trampas) el congreso, prepararon una estrategia para hacer saltar a Beitia, lo que no era difícil para quienes la han conocido estos años en el Parlamento de Cantabria: una deportista que no entendía los entresijos de la política y que por ello fue la primera en posicionarse públicamente a favor de Diego. Y claro que saltó (valga el simil) hacia el exterior, para abandonar todos sus cargos y responsabilidades en el PP. De nuevo los aliados de Buruaga conquistaban la sonrisa y comenzaron a hacer planes para estar en los escaños que puede obtener el PP, no más de ocho, en las próximas elecciones. El partido en Madrid puede resignarse a que finalmente Buruaga encabece las listas, pero no puede huir de su responsabilidad y de intervenir en las listas para que todos los puestos no sean copados por los tramposos del congreso de marzo. No tiene tiempo de coser las heridas pero sí de plantear un horizonte en el que Buruaga intenta sobrevivir, abrazando como parece a Revilla para presentar ante Madrid una especie de vuelta al poder. En consecuencia, los Casado, Maroto, etcétera, tienen que estar atentos a lo que ocurre en Cantabria y no encogerse de hombros. Las elecciones las tienen perdidas, pero necesitan recuperar un partido saneado que no pasa por Buruaga ni tampoco por los que participaron en sus trampas para alcanzar el poder interno. Ni tampoco, por lo que parece, por aquellos que fueron derrotados, algunos de ellos con prisas para entrar en Ciudadanos o en Vox. Veremos lo que ocurre, pero hoy por hoy, Buruaga es la "sustituta" de Beitia y este título es el que se ha ganado cara a las urnas del 26 de mayo.

Últimas claves: