La Clave de Cantabria24horas.com

La final de la Copa del Rey, pensamientos libres, hechos tozudos y los símbolos del Estado

Enviar a un amigo

Siguen dando que hablar las declaraciones de Esperanza Aguirre sobre la celebración de la Copa del Rey. Los tertulianos de Onda Cero consideran que la ‘lideresa’ ha conseguido soliviantar aún más los ánimos al proponer que el encuentro –que enfrenta mañana en el estadio Vicente Calderón de Madrid al Athletic de Bilbao y el Fútbol Club Barcelona- se suspenda y se celebre "a puerta cerrada en otro lugar" en caso de que se produzcan pitadas al Príncipe o al himno español, mientras que en la SER creen que sus palabras son una ‘cortina de humo’ para desviar la atención del aumento del déficit de la Comunidad de Madrid.

Pero antes de entrar en una reflexión sobre el caso, conviene partir de algo cierto pero que es preciso recordar: el fútbol profesional, desde el de modestos al de primera división, tiene mucho que ver con la identidad. De hecho, ha sido esa identidad de las aficiones futbolísticas la que, en no pequeña medida, ha convertido al fútbol en un gran espectáculo de masas.

Nadie podría, en consecuencia, sorprenderse de que una final Athletic-Barça fuera más allá de lo estrictamente deportivo. Por eso lo esperpéntico del partido que juegan hoy ambos conjuntos es que el cirio de pitos que se espera no va a ir dirigido contra el equipo y la afición de los contrarios -como, con más o menos educación y deportividad, sucede siempre- sino contra quien acoge a los competidores y les ofrece la copa que está en liza.

Ahora entremos en el caso en cuestión que tanta polémica ha generado. Esperanza Aguirre acumula, en los últimos meses, una retahíla de declaraciones muy poco afortunadas. La penúltima es su deseo de que la final de la copa del rey de fútbol se suspenda y se celebre a puerta cerrada. No soporta la posibilidad de que, como ya sucediera, se ultraje al Jefe del Estado, en este caso al Príncipe, a la bandera de España y al himno de la nación. Que son delitos, argumenta. Hasta ahí de acuerdo. La presidente de Madrid mezcla lo subjetivo con lo objetivo y una gobernante de su altura no debe meter los pies en esos charcos. Los ultrajes pueden ser delitos. Sin embargo, para calificarlos habrá que esperar a que los hechos se produzcan.

A quién no le pasa por la cabeza abofetear a un maldito etarra asesino o a un pederasta violador y no por ese pensamiento se le puede atribuir una falta o delito de agresiones. El pensamiento es libre. Los hechos, tozudos. Sin embargo, las relaciones de causa-efecto deben ser probadas.
En el país de la Inquisición y de la censura previa, preferimos tapar
antes que limpiar. Síntoma de afecciones antidemocráticas. No es preciso resaltar que la presidente Aguirre cuenta con numerosos apoyos. Se trata de una mujer de enormes capacidades políticas a la que sobra, de vez en cuando, algún resabio de autoritarismo mal entendido.Como ocurre en este caso concreto.

En este contexto de crisis, el fútbol hace un gran servicio a los políticos al tratarse de un fenómeno de masas que, dicho sea de paso, a las masas adormece. Gracias al balompié y a los medios audiovisuales que retransmiten los partidos, el país está en calma, dormitando por los reflejos de los futbolistas e inquieto por los comentarios de las tertulias de la salsa rosa de la pelota. Si no fuera por ello, de qué forma sería posible una paz social en un pueblo que sufre la desgracia de millones de parados y de una estadística que dice que de cuatro niños uno ya es pobre de solmenidad.

Matar mosquitos a cañonazos es una terapia nada recomendable. Prohibir resulta válido en la medida que las leyes y el sentido común así lo manifiesten. Menos mal que doña Esperanza no sugiere que la policía detenga, cachee y ponga a disposición del juez a los miles de aficionados que mancillan nuestra Constitución, se ciscan en las leyes y se mofan de los sentimientos patrióticos de millones de españoles.

Existen opiniones para todos los gustos. Conocidos los de los sectores nacionalistas -contundentes contra la presidenta madrileña- en Onda Cero, José María Calleja criticaba que Aguirre haya dado argumentos a los nacionalistas, pero José Antonio Gómez Marín, aun reconociendo que la propuesta de Aguirre es inviable y que calienta aún más el ambiente, hace notar que han sido los nacionalistas los que han aprovechado la final de la Copa del Rey “para montar un pifostio”.

Amando de Miguel ha recordado que el origen de esta propuesta de silbar al Príncipe y al himno partió de diputados del Congreso lo que califica de “vergüenza que no sucede en ningún país del mundo” y Carlos Herrera hizo notar que en Francia si se silba ‘La Marsellesa’ se suspende el partido. La solución que proponía Amando de Miguel es que el ministro del Interior se reúna con los presidentes del Barça y del Athletic y les advierta que si hay pitadas les sancionará con una multa de un millón de euros a cada equipo.

SUSTITUTO


Últimas Claves

KIOSKO DE PRENSA

EL GOBIERNO PODRÍA HABER TRABAJADO MEJOR PARA AFRONTAR CON MAYOR EFICACIA EL INDEPENDENTISMO

"Rajoy está ganando una batalla que es la jurídica, y hay que celebrarlo. Pero ¿qué rendimiento político obtendrá si ni siquiera se ha planteado ganarse los corazones y las mentes de la mayoría de los catalanes?". Leer +
Nuestra encuesta encuesta
¿Como ve la intención del PP de dar la alcaldía al candidato más votado con una prima especial en concejales?




LA FAROLA

JOAN MANUEL SERRAT, MEDIO SIGLO DE CANCIONES


Para publicar esta oceánica selección musical, el autor de Mediterráneo tuvo que escoger entre las más de 600 composiciones que dan forma a su cancionero. "¿Por qué estos 50 temas y no otros? Por una elección personal. Leer +
Opinion curiosidades

La Tía Josefuca

Siempre he defendido -incluso a efectos de un derecho estatutario- la necesidad de proteger, a efectos de investigación, el viejo habla montañesa. Leer +