Hemeroteca digitalBuscador de noticias Jueves 08 de Diciembre de 2016

La Clave de Cantabria24horas.com

El pueblo reclama ejemplaridad a quienes debieran tener un comportamiento modélico

Enviar a un amigo

Esto es lo que hay, lo que tenemos, lo que nos desespera, en el actual momento que se vive en España. En una situación de emergencia nacional como la que padece España, las malas noticias no solo son económicas, con ser estas gravísimas. Hablo de la alarmante falta de ejemplaridad de quienes deberían tener un comportamiento modélico, libre de toda sospecha, en función de la alta posición que ocupan en la sociedad. Resulta paradigmático el caso de Carlos Dívar. Sus escapadas a Marbella a costa del contribuyente y su negativa a dar cualquier tipo de explicación son una bofetada a los ciudadanos propinada por la más alta autoridad de la Justicia. Pero desgraciadamente no es la única.

Hemos visto cómo el principal banquero de este país salía indemne de un presunto delito de fraude fiscal con el argumento de que había regularizado su situación con Hacienda tras descubrirse las cuentas en Suiza. Está muy reciente el viaje del rey a Botsuana en plena crisis, aunque supo reconocer su error y pedir perdón, lo que le honra y deja aún más en evidencia a los que ni siquiera creen que deban justificarse. Actuaciones poco edificantes de nuestros dirigentes políticos las hay a montones.

Pero quizá el desastre de Bankia sea el que reúna todos los ingredientes de ausencia de ejemplaridad, al margen de las responsabilidades penales y políticas que implica. Estamos en puertas de un rescate astronómico por parte del Estado -de todos nosotros- sin que ni Rato ni Fernández Ordóñez, entre otros, hayan rendido cuentas. Para más oprobio, el Gobierno veta la creación de una comisión de investigación parlamentaria. Leer el libro de Javier Gomá Ejemplaridad pública en las actuales circunstancias resulta esclarecedor. Algo más, es pura necesidad.

SUSTITUTO

Últimas claves: