La Farola de Cantabria24horas.com

AUGE Y DECLIVE DE VILLAR MIR: EL SANTANDER PIDE QUE SE APARTE DE LA GESTIÓN DE OHL

Enviar a un amigo

"Aunque se apartó de la primera línea en 2016 al ceder la presidencia de OHL a su hijo, él sigue las dificultades financieras que está atravesando el grupo con mucha atención", escribe Manuel del Pozo en el diario económico Expansión, que por su interés reproducimos, añadiendo: "Y con bastante tristeza al ver cómo varios bancos -entre ellos Santander, su banco más querido y del que fue consejero y primer accionista individual- han exigido que su familia se aparte de la gestión para renovar y ampliar los avales a OHL. El deterioro del grupo es tal que Moody"s le acaba de rebajar un escalón el ráting, dentro del bono basura, pasando de alto riesgo crediticio a muy alto riesgo. Como consecuencia, OHL necesita avales para que le concedan nuevos contratos.

En Bolsa ha ido de mal en peor. Sólo este año ha perdido un 85% y ya vale menos de 200 millones de euros. No es sólo que la evolución de la compañía sea negativa, sino que no se sabe con exactitud el volumen de los proyectos fallidos de OHL en el exterior, y si todavía quedan muchos agujeros por aflorar. Si en el primer semestre de este año presentó pérdidas de 800 millones y parecía que ya se había realizado todo el saneamiento, en el siguiente trimestre han aflorado otros 500 millones con lo que los números rojos se elevan ya a 1.300 millones. Los analistas aplauden la limpieza del balance que está llevando a cabo el equipo directivo encabezado por el nuevo consejero delegado José Antonio Fernández Gallar, pero están deseosos de que la sangría acabe cuanto antes.

El futuro de OHL pasa por convertirse en una empresa mucho más pequeña y en redefinir su estructura, que incluiría una fuerte reducción de costes. Fernández Gallar tiene que analizar la situación de todos y de cada uno de los proyectos de la empresa, así como de aquéllos cuyos contratos están pendientes de resoluciones por parte de tribunales de arbitraje para que el balance de OHL deje de contemplar posibles ingresos derivados de los mismos.

Las causas del desplome

¿Qué ha ocurrido para que en un par de años OHL haya pasado de estar en el Ibex y de tener presencia en más de 30 países a convertirse en una empresa tan frágil? Cometió graves errores de gestión al apostar por obras faraónicas que le dieron prestigio, pero que le han hecho perder mucho dinero. Algunos analistas consideran que en los últimos años se lanzó a una huida hacia delante logrando contratos en el exterior prácticamente a pérdidas. Hacía negocios más con los sentimientos y el corazón que con la calculadora, dice un antiguo asesor. El mayor fiasco se produjo en México, donde además de sufrir un importante quebranto económico tuvo que afrontar acusaciones de corrupción cuando en 2015 vieron la luz unas escandalosas grabaciones en las que directivos del grupo en el país sugerían sobornos a funcionarios locales.

En estos errores de gestión también ha influido mucho la estructura de gobierno corporativo de la compañía. A Juan Miguel Villar Mir nadie le puede discutir su gran capacidad de trabajo y su valentía a la hora de afrontar retos, pero también es verdad que su estilo de gestión ha sido muy paternalista y autoritario y, por tanto, poco dado a delegar. Como fundador de la empresa no terminaba de aceptar tener que responder de sus operaciones ante los accionistas y siempre la gobernó como si fuese una empresa familiar no cotizada. Como fruto de este estilo de gestión está el hecho de que OHL haya tenido cuatro consejeros delegados en los últimos cuatro años, entre ellos el exministro del PP Josep Piqué. A los bancos acreedores -Santander, CaixaBank, Bankia y Sabadell- no les han gustado nada algunas de las decisiones tomadas recientemente por los Villar Mir como el reparto de un dividendo en mayo de 100 millones o la colocación de un 12% del capital por parte del hólding familiar. La participación de la familia se sitúa ahora en el 38%.

Triste colofón a una exitosa trayectoria

Aunque en los últimos años Juan Miguel Villar Mir ha cometido muchos errores empresariales y su imagen se ha visto ensuciada por algunos escándalos de corrupción, su trayectoria es impresionante y casi siempre ha conseguido los objetivos que se ha planteado salvo la presidencia del Real Madrid de sus amores.

Su biografía puede escribirse como un cúmulo de éxitos a base de trabajar "más de doce horas diarias, veinticuatro si hay viajes" -me dijo él en cierta ocasión- y a una disciplina espartana, virtud castrense que le inculcó su padre, un oficial del Estado Mayor que luchó en la Guerra Civil al lado de Franco. Su madre, que tocaba el piano, le contagió amor por la cultura, que él desarrolló a través de su valiosa colección de arte, en la que se incluyen un Zurbarán y un Rubens. Tuvo una excelente educación y él respondió con creces al ser número uno de su promoción tanto en el selecto colegio del Pilar como cuando se licenció como ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, carrera a la que sumó dos cátedras y estudios de Derecho.

En el primer gobierno de la Monarquía

Muy joven empezó a trabajar en Dragados, pero pronto se le quedó pequeño y al poco tiempo aprobó las oposiciones para entrar en la Administración, donde al principio ocupó cargos técnicos y luego políticos. Su primer destino fue en el Puerto de Cádiz; tres años después se convirtió en subdirector de Puertos y Señales Marítimas; en 1964 -con 33 años de edad- ya era director general de Empleo; después presidente del Fondo Nacional de Protección del Trabajo y más tarde presidente de Altos Hornos de Vizcaya, de Altos Hornos del Mediterráneo y de Hidronitro Española.

En diciembre de 1975, tras la muerte de Franco y cuando Villar Mir tenía 44 años, Carlos Arias Navarro le nombró vicepresidente económico y ministro de Hacienda del que fue el primer gobierno de la Monarquía. Pero apenas logró permanecer en el cargo 6 meses. Fue en aquellos años cuando se fraguó su amistad con el entonces Rey Juan Carlos, que en 2011 le concedió el título de marqués de Villar Mir.

Tras su fugaz paso por la política, le llegó la vocación empresarial un poco tardía, a los 56 años, y se lanzó a comprar empresas en dificultades a precios de saldo. En 1987 pagó una peseta por Obrascón, que en su día perteneció a los Altos Hornos que él había presidido. A la O de Obrascón le siguió la H de Huarte y la L de Lain. Así hasta una treintena de empresas. Pero Villar Mir está muy lejos de ser el típico tiburón financiero que compra de saldo, trocea y vende. "Soy el antipelotazo", dijo de sí mismo.

En la formación de su imperio -que al grupo constructor fue sumando la electrometalúrgica Ferroatlántica, la química Fertiberia, la inmobiliaria Espacio, el rascacielos Torre Espacio, el complejo de Canalejas en Madrid y participaciones en Abertis y Colonial- contó con el apoyo incondicional de un buen amigo suyo, el ya desaparecido Emilio Botín. Juan Miguel Villar Mir fue consejero de Santander hasta hace un par de meses y compró a la entidad financiera el complejo de Canalejas.

En 2013 comienza el declive. Villar Mir entra en la Audiencia Nacional para declarar como investigado por supuestas donaciones al PP. El empresario se vio involucrado también en los casos Bárcenas, Lezo, Púnica y Son Espases. Además, su yerno, Javier López Madrid, ha sido condenado por las tarjetas black de Caja Madrid y fue detenido por haber pagado supuestas comisiones millonarias al entorno del expresidente Ignacio González.

Desinversiones

Acosado por las polémicas y con los problemas financieros ya aflorando, Villar Mir decidió en 2016 ceder la presidencia del grupo a su hijo Juan y comenzar un imparable proceso de desinversiones para soltar lastre. Vendió Torre Espacio, Canalejas, Abertis, Colonial... hasta que recientemente se desprendió de la división de Concesiones de OHL, la joya del imperio que aportaba el 90% de los beneficios. El objetivo ahora es conseguir en dos o tres años una compañía mucho más pequeña, pero rentable.

Dicen sus allegados que Villar Mir está llevando la crisis de su imperio con ánimo y un gran sosiego emocional, fruto de sus sólidas creencias religiosas. De joven coqueteó con la idea de ordenarse sacerdote y en la planta 33 de su torre Espacio habilitó una capilla, la más alta de Madrid. También le queda su Fundación, su colección de arte, sus deportivos legendarios que condujo en la juventud y que aún conserva: Jaguar, Mercedes, Porsche, Corvette y el Rolls-Royce Corniche que regaló a su mujer Silvia en el 40 aniversario de boda.Y sus múltiples condecoraciones, ya que además del marquesado recibió, entre otras, la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica y la Gran Cruz de la Orden del 2 de Mayo.

Ahora, con 87 años, su vida ha quedado reducida a la familia y al círculo íntimo de amigos. Siempre le ha gustado navegar y seguro que si fuera más joven estaría dispuesto a enfrentarse a la tempestad que hoy azota a OHL".


Últimas Farolas

KIOSKO DE PRENSA
LOS CDR REDOBLAN SU PULSO AL GOVERN

Discrepancia (Olga Grau. EL PERIÓDICO 9) Se equivoca el Govern de Quim Torradando alas a los CDR en Cataluña para ganar en la calle lo que no es capaz de gestionar por la vía de la política. Leer +

ENCUESTAS
¿COMO QUEDARÁ EL GOBIERNO DE ANDALUCÍA?




OPINIÓN
Alfonso del Amo Benaite

Alfonso del Amo Benaite

Abandonad toda esperanza
JOSÉ LÓPEZ

JOSÉ LÓPEZ

LA TRAMPA CATALANA
AQUILINO FONSECA

AQUILINO FONSECA

AVISPAS PROTEGIDAS
JUAN IGNACIO VILLARÍAS

JUAN IGNACIO VILLARÍAS

LATINI SUMUS
FERNANDO LUCAS RODRÍGUEZ GONZÁLEZ

FERNANDO LUCAS RODRÍGUEZ GONZÁLEZ

LO MAS CASPOSO DEL “PROCES”
JOSÉ ANTONIO CARMONA GUILLÉN

JOSÉ ANTONIO CARMONA GUILLÉN

EUROPA Y FEMINISMO: UNA PROPUESTA
PAULINO LAGUILLO GARCÍA-BÁRCENA

PAULINO LAGUILLO GARCÍA-BÁRCENA

RECORDANDO A UN QUERIDO BUELNENSE
Opinion curiosidades

La Tía Josefuca

Siempre he defendido -incluso a efectos de un derecho estatutario- la necesidad de proteger, a efectos de investigación, el viejo habla montañesa. Leer +