“Mi nueva película ha sido posible gracias a Netflix”, comenta Isabel Coixet

“Cualquier oportunidad de volver a esta universidad es un regalo”, ha comenzado Coixet en agradecimiento por el reconocimiento de la Menéndez Pelayo.

Enviar a un amigo
09-09-2018

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ha otorgado el ‘X Premio UIMP a la Cinematografía’ a la directora barcelonesa Isabel Coixet. La cineasta ha atendido previamente al acto de entrega del premio a los medios de comunicación en una rueda de prensa. En la misma ha estado acompañada por la vicerrectora de extensión universitaria y de enseñanzas del español y otras lenguas de la UIMP, Montaña Cámara.

“Cualquier oportunidad de volver a esta universidad es un regalo”, ha comenzado Coixet en agradecimiento por el reconocimiento de la Menéndez Pelayo. La directora ha mostrado además su satisfacción por la cada vez mayor presencia del mundo del cine en las instituciones académicas: “En todas hay un departamento de cine y hay una mayor presencia de los estudios sobre género”. En este último aspecto, Coixet ha mostrado su satisfacción por las nuevas realizadoras que están saliendo de las aulas de la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales (ESCAC). Estas tienen oportunidad de hacer su primera película, pero tienen muy difícil realizar la segunda: “En mi caso pasaron ocho años entre la primera y la segunda película”. La discriminación de la mujer en el mundo del cine ya fue debatida por Coixet “hace muchos años en estas aulas precisamente”, como ha querido recordar la directora al hablar de su relación con esta institución académica.

“Mi nueva película ha sido posible gracias a Netflix”, ha comentado Coixet sobre su primera colaboración con la plataforma de video bajo demanda. Para la directora, este tipo de plataformas “están cambiando la manera de vivir el cine y es que en casa no tienes un foco de atención tan grande con las distracciones domésticas”. La directora ha visto en Netflix la opción ideal para sacar adelante su nueva cinta, Elisa y Marcela. La cinta, rodada en blanco y negro, cuenta la historia de dos maestras gallegas que se enamoraron a principios del siglo XX, y que consiguieron contra todo pronóstico casarse por la iglesia.

La librería (2017) ha tenido una gran proyección internacional, tras haber recaudado más de tres millones de euros en la taquilla española y con más 165 millones de dólares de emolumentos en Latinoamérica. Más tarde, en su estreno en Australia, recaudó dos millones de dólares y otro medio millón en Nueva Zelanda. En su paso por los cines norteamericanos ha cosechado unas grandes críticas que Coixet pensaba que se traducirían en nuevos e interesantes proyectos. La sorpresa llegó con una propuesta que no la interesó en exceso y es que la ofrecieron dirigir dos capítulos de la serie Narcos: “No me interesa nada el mundo de Pablo Escobar, así que rechacé la propuesta”. Su relación con el mundo televisivo no va a acabar ahí como ha avanzado en la UIMP: “Estoy escribiendo una serie, pero no puedo contar nada aún”. Para la directora, ha supuesto todo un reto encargarse de una serie, pero admite que al final la estructura de las series- cómo empezar y acabar un episodio- es algo que ha aprendido sin problema.

Entrega del Premio UIMP de Cinematografía

Durante la entrega del premio, Coixet ha estado acompañada por la presidenta de la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios de Comunicación (CIMA) Cristina Andreu, quien ha pronunciado la laudatio. En el acto también ha participado el rector de la UIMP, Emilio Lora-Tamayo y el secretario general, y Miguel Ángel Casermeiro.

Andreu ha destacado de Coixet a lo largo de su intervención que para ella entregar este premio “es una enorme satisfacción, ya que se trata de una de las personas que mejor me conoce y a la que yo más quiero”. La responsable de CIMA ha contado cómo fue su primer encuentro con Coixet: “El día que conocí a Isabel me mostró fragmentos de la película que había conseguido rodar, gastándose todo el dinero que había ganado con la publicidad”. Se trataba de Cosas que nunca te dije: “no sé por qué en mi memoria esas primeras imágenes las recuerdo en blanco y negro, cuando es una película con mucho color, pero creo que es porque me devolvió a la infancia, cuando veía esas películas que me transportaban lejos, lejos de la realidad”. En ese momento se quedó “atónita, sorprendida” ante lo que acababa de ver.

Andreu ha destacado del cine de Coixet que tiene “una gran implicación con la realidad, la cotidiana y la política”. Así, ha puesto en valor que “Isabel es una ciudadana comprometida, por lo que nada de lo que ocurre le puede ser ajeno. Y su mirada directa contra las injusticias, la hace involucrarse”. La responsable de CIMA ha destacado que es “una ciudadana del mundo con una visión amplia y comprometida”. Además, ha destacado la opinión del cineasta sobre Cataluña: “¿Cómo puede alguien, que tiene una mirada amplia, internacional, de ciudadana del mundo, entender los nacionalismos? No puede y lo expresa valientemente”

Por su parte, Coixet ha destacado en referencia a la gran amistad que mantiene con Andréu que “Parte de lo que soy se lo debo a ella”. Para ella, su amiga es “por muchas circunstancias un ejemplo de vida y coraje”. La responsable de CIMA apoyó desde sus comienzos a Coixet y gracias a ella consiguió que su primer largo compitiese en el Festival de Berlín. La directora ha querido agradecer el reconocimiento de la UIMP: “Este premio es un empujón para seguir contando historias”. Isabel Coixet se reconoce una gran amante de esa lluvia que la ha acompañado a su llegada a la capital cántabra: “Las grandes historias de amor-salvo Lawrence de Arabia- y mis propias películas tienen lluvia”.

Finalmente, el rector de la UIMP, Emilio Lora-Tamayo, ha mostrado su complicidad con la realizadora de cine al apuntar algunos datos curiosos sobre Coixet como su gusto por el queso o los embalajes de burbujas de aire: “Pero tampoco podría estar explotándolos todo el rato”, ha puntualizado divertida la directora de La librería al final de su participación en la entrega del premio en el Palacio de la Magdalena.