CESIF exige que se recuperen los derechos perdidos por los docentes en la región

CSIF muestra su más absoluto malestar con un gobierno bipartito que cuando estaba en la oposición nos prometió revertir todos los recortes aplicados a los funcionarios y que, ahora, cuando gobierna, se limita a echar balones fuera

Enviar a un amigo
09-11-2017

Ayer, 8 de noviembre de 2017, se celebró reunión de la MESA DE NEGOCIACIÓN, en la que tiene representación CSIF, para conocer el Capítulo I del Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de Comunidad Autónoma de Cantabria.

En el transcurso de la reunión CSIF pudo comprobar como en el Proyecto de Presupuesto para el año 2018, no se contempla la recuperación de los Planes de Pensiones de los docentes, ni de las Ayudas de Acción Social, ni de las licencias por estudios, ni de la reducción de jornada para los docentes mayores de 55 años, ni tan siquiera un aumento presupuestario que permita la disminución de la ratio y de las horas lectivas del profesorado (cosa que se acordó y se ha incumplido). Es ya más que patente que Cantabria se queda en la cola de España, mientras los empleados públicos de otras comunidades comienzan a recuperar derechos perdidos.

CSIF muestra su más absoluto malestar con un gobierno (bipartito) que cuando estaba en la oposición nos prometió revertir todos los recortes aplicados a los funcionarios y que, ahora, cuando gobierna, se limita a echar balones fuera aprovechándose de las restricciones de la normativa básica del Estado. Lamentable tener que ver en la Mesa de Negociación como ambos gobiernos (PSOE y PRC) se enzarzaban en una lucha interna por justificar de quién era la culpa del despropósito que sufrimos los empleados públicos de Cantabria.

Quizá en las rondas televisivas de nuestro presidente, en las que aborda siempre cuestiones nacionales e internacionales, deba ya ir introduciendo estas cuestiones que nos afectan a los cántabros. O quizá es precisamente por esto, por estar habitualmente de gira, por lo que desconoce nuestra precaria situación y no es capaz ni de coordinar a su propio gobierno. Recordemos que en la inauguración del presente curso escolar, en Laredo, se alarmaba del porcentaje de interinos en Cantabria (ya el 37%) cuando él es precisamente el principal responsable al haber congelado ya dos convocatorias de oposiciones de Maestros en los últimos años.

Basta ya de decirnos que Cantabria va bien, en los medios de comunicación, para trasladarnos después en privado que no hay presupuesto para recuperar los derechos de los empleados públicos. Menos carteles en las marquesinas de los autobuses en homenaje a los docentes (que también cuestan dinero), y más aplicación de medidas urgentes que dignifiquen de inmediato nuestra importante labor social.