CSIF denuncia las condiciones de inseguridad de los motoristas de la policía santanderina

El estado en que se encuentran una gran cantidad de las motos y las deficiencias y carencias encontradas en el equipamiento de los Agentes deben hacer que el Ayuntamiento tome medidas para solucionarlo.

Enviar a un amigo
12-01-2018

 Tras el anuncio efectuado hace escasos días, CSIF entiende que la responsabilidad del Ayuntamiento de Santander, debe ir mucho más allá de adquirir dos motocicletas para la policía local (las cuales, según todo apunta, tendrán un uso mayoritariamente protocolario).  El estado en que se encuentran una gran cantidad de las motocicletas policiales con las que los agentes a diario dan servicio -así como las utilizadas por los Agentes de Movilidad- y las deficiencias y carencias encontradas en el equipamiento de los Agentes de la Policía del Ayuntamiento de Santander deben obligar al equipo de gobierno del Ayuntamiento a tomar medidas mucho más trascendentes para asegurar las correctas condiciones de trabajo de los policías.

Entre otras, las motocicletas tienen deficiencias como:

    •    Sistema de frenado tan obsoleto que carece de ABS.
    •    Pérdidas de aceite en las horquillas (lo que  puede afectar muy negativamente y con gran peligro a la frenada, por desestabilización de la dirección y por una posible salpicadura en el freno de disco delantero del aceite perdido de la horquilla)
    •    Dificultades de frenada en emergencia
    •    Carencia sistema se sirena exterior y en una zona alta de la moto.
    •    No todas las motos equipan, en el sitio adecuado, los  lanza destellos, haciendo difícil ser vistos por los vehículos que los preceden.

Todo ello hace necesaria –tal y como ha puesto de manifiesto el instructor que, recientemente impartió un curso de conducción segura para dichos agentes, organizado por CSIF- una revisión muy seria de dichas motocicletas.

Por otro lado, los equipamientos personales de los agentes, manifiestan carencias importantes a nivel de seguridad en el pilotaje. Entre otras:

    •    Falta de elementos de protección personal en una eventual caída de la moto. Las primeras zonas en impactar contra el suelo en accidentes de moto en ciudad (la velocidad no suele ser alta y por tanto no hay mucho deslizamiento)son las manos, cara, cabeza, glúteos y espalda, por ese orden:
    •    Guantes adecuados
    •    Cascos con el mentón cerrado si se trata de cascos abatibles/modulares.
    •    Carecen de ningún tipo de accesorio de protección de la columna vertebral.

Por dicho motivo, tras haber advertido de tales cuestiones al Ayuntamiento, la sección sindical de CSIF en el Ayuntamiento de Santander ha presentado la correspondiente denuncia ante inspección de trabajo.