Cada vez más cerca el adelanto electoral en Cataluña por el divorcio independentista

Las declaraciones realizadas por distintos dirigentes independentistas catalanes volvieron a poner de relieve la creciente división en el seno de su movimiento. Unas divisiones que acercan cada vez más la posibilidad de la repetic

Enviar a un amigo
04-02-2018
Las declaraciones realizadas por distintos dirigentes independentistas catalanes volvieron a poner de relieve la creciente división en el seno de su movimiento. Unas divisiones que acercan cada vez más la posibilidad de la repetición de elecciones.

Desde Bruselas, la exconsejera de la Generalitat Clara Ponsatí cuestionó la posibilidad de que en Cataluña pueda haber una presidencia simbólica, de Carles Puigdemont, y otra efectiva, como había sugerido el líder de ERC, Oriol Junqueras. Ponsatí dijo que sería "una mala opción" la vía de "pedir perdón y no saltarse ninguna decisión arbitraria del Tribunal Constitucional", e indicó que antes prefería que se convocaran unas nuevas elecciones. En una entrevista con Rac1, Ponsatí aseguró no entender la decisión del presidente del Parlament, Roger Torrent, de aplazar el pleno de investidura de Puigdemont, tras la prohibición de una elección a distancia decretada por el Tribunal Constitucional. En estas circunstancias, "convocar unas nuevas elecciones ya no resulta descartable", insistió.

En sentido contrario se pronunció el también exconsejero y diputado de JxCat Josep Rull, quien dijo que no quiere oír hablar de convocar nuevas elecciones y aseguró que se han reanudado las negociaciones para investir a Carles Puigdemont. "Nos pondremos de acuerdo. Estamos hablando y esto irá bien y se cumplirá el mandato democrático de los ciudadanos de Cataluña", afirmó.

Insistiendo en las dificultades que entraña el que Puigdemont sea investido como presidente de la Generalitat, el diputado de ERC en el Congreso Joan Tardà, reiteró ayer que "todo el mundo es importante" aunque lo "imprescindible es tener Govern, para poder avanzar hacía una república efectiva".

Puigdemont asegura que "no desfallecerá" y llama a la unidad soberanista

Carles Puigdemont, por su parte, aseguró ayer que él no va a "desfallecer" pese a las dificultades, y llamó a las fuerzas independentistas a superar "juntos" las discrepancias surgidas tras la imposibilidad de ser investido presidente de la Generalitat. A través de un vídeo grabado en Bélgica, el candidato de JxCat se dirigió a los asistentes a un acto organizado por la ANC y Òmnium Cultural en Reus (Tarragona) para asegurar que "por más dificultades, represión e injusticia que haya desde el Estado, no podrán apagar las velas" del soberanismo.

En el mismo acto, el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, pidió a los partidos soberanistas "máxima unidad y generosidad para poder garantizar lo antes posible la investidura, la formación del Govern y la restitución" de las instituciones catalanas. "A partir de las legítimas estrategias de cada partido", añadió, "el soberanismo debe trabajar para fijar unos objetivos mínimos de país que sean ampliamente compartidos y que permitan sumar más personas al proyecto republicano y avanzar hacia su materialización".

Según destaca ABC, ante la paralización política que vive Cataluña, desde sectores del constitucionalismo catalán se demanda a la líder de Ciutadans y ganadora de las elecciones del 21-D, Inés Arrimadas, que asuma el liderazgo de la regeneración, lo que exige dar un paso al frente para desatascar la situación institucional. Según EL MUNDO, Ciutadans ha renunciado a toda iniciativa en el Parlament y supedita su acción a la estrategia nacional. "Arrimadas se queda de piedra en Cataluña", titula el diario.

LA VANGUARDIA recuerda en su portada que la aplicación del artículo 155 en Cataluña cumple cien días, y añade que la retirada de la intervención de la autonomía sigue "pendiente de Puigdemont". LA RAZÓN, por su parte, dice que el "plan Moncloa", al que se alude desde algunos sectores, "no contempla ni indultos ni negociación con los independentistas".