Casado promete una "revolución fiscal" y una "autopista administrativa" que permita en siete días crear una empresa

Aseguró que donde debe estar el dinero es "en el bolsillo de los ciudadanos", ahí su propuesta fiscal, que incluye situar el tipo máximo del IRPF por debajo del 40% y una bajada del Impuesto de Sociedades a un tipo máximo del 20%.

Enviar a un amigo
08-04-2019

El presidente del PP, Pablo Casado, presentó en Barcelona su programa electoral que, en materia económica, tiene como principales promesas una "revolución fiscal" que rebaje o elimine varias figuras impositivas, y la puesta en marcha de una "autopista administrativa", que permita en siete días a los emprendedores hacer todos los trámites necesarios para constituir una empresa.

En cuanto a fiscalidad, Casado aseguró que donde debe estar el dinero es "en el bolsillo de los ciudadanos", y a ahí su propuesta fiscal, que incluye situar el tipo máximo del IRPF por debajo del 40% y una bajada del Impuesto de Sociedades a un tipo máximo del 20%.

El presidente del PP también pide situar a cero dos impuestos de regulación nacional, aunque luego se ingresan íntegramente en las arcas de las comunidades autónomas de régimen común: Sucesiones y Donaciones, y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD).

Casado también apuesta por blindar fiscalmente el ahorro para la jubilación, con desgravaciones de hasta 8.000 euros. Otroa promesa es una nueva fiscalidad sobre los automóviles, los motocicletas y los ciclomotores para fomentar su renovación, y constribuir así a sacar de las carreteras los vehículos más antiguos y contaminantes.

"Contrato con España"

Todas estas medidas forman parte del "Contrato con España" de Casado. Así se denomina el programa electoral del PP, que incluye 500 medidas agrupadas en torno a diez bloques.

Casado definió su organización como "el partido de los moderados, los centristas y los reformistas" y ante la fragmentación de la derecha, pidió a los electores concentrar sus apoyo al "único partido que puede ser alternativa" al PSOE y sus acuerdos con "una hidra de siete cabezas", como definió a un bloque que quiere "destruir" España, formado por "independentistas, golpistas, etarras, comunistas y chavistas".

Para Casado, es un error que el PSOE haya pactado con "quien tiene las manos tacadas de sangre" (en alusión a EH Bildu) y "de amarillo" (el bloque independentista) en vez de quienes se pintaban las manos "de blanco" para manifestarse en contra de la violencia etarra. "Tenemos que recuperar la dignidad", concluyó.

"Somos más"

El presidente del PP también lamentó que Cs y Vox hayan rechazado alcanzar acuerdos con su partido para ir juntos en las provincias menos pobladas. "Somos más, tenemos más votos, pero la proporcionalidad de la ley electoral hace que tengamos de menos escaños", y de ahí la importancia de que los partidos de derechas se hubiesen presentado juntos en algunas circunscripciones, aseguró.

"Si se fragmenta el voto en Álava, el escaño del PP iría a parar a EH Bildu, así lo dice el mismo Otegi, que perteneció a una banda criminal que mató a 800 personas, y que dice que quiere ser decisivo en el Gobierno de Sánchez; esto no lo vamos a permitir", agregó.

Casado pidió también garantizar que el castellano sea usado con normalidad en Cataluña, que la enseñanza y la señalización de la vía pública sea bilingüe, y acabar con el "adoctrinamiento" y la "manipulación histórica en los libros de texto". El presidente del PP también aseguró que las lenguas cooficiales dejarán de ser un requisito indispensable para presentarse a oposiciones en cualquier administración del Estado.

ESTE LUNES