Desafección de los catalanes con España: suspenden al Gobierno, Policía y Guardia Civil

Los catalanes aprueban la actuación del Govern catalán y del Ayuntamiento de Barcelona, con una nota media de 5,03 y 5,08, respectivamente, durante el referéndum ilegal del 1 de octubre, al tiempo que suspenden al Gobierno central con un 2,73,

Enviar a un amigo
10-02-2018
Los catalanes aprueban la actuación del Govern catalán y del Ayuntamiento de Barcelona, con una nota media de 5,03 y 5,08, respectivamente, durante el referéndum ilegal del 1 de octubre, al tiempo que suspenden al Gobierno central con un 2,73, según una encuesta realizada por Sigma Dos para el Centre d'Estudis d'Opinió (CEO) de la Generalitat con 1.200 entrevistas presenciales entre el 16 de octubre y el 9 de noviembre.

Como novedad, el barómetro destinó un capítulo específico a la jornada del referéndum del 1 de octubre. En éste, se puede ver que el 54,7% de los catalanes aprueba la gestión del Govern durante esa jornada, el 34,6% le suspende, y el resto no sabe o no contesta. Por su parte, la respuesta del Gobierno central tiene el visto bueno de un 29,6% de los encuestados, mientras que un 62,9% suspende esa actuación.

En la misma línea, también suspenden la Policía Nacional y la Guardia Civil por la gestión de los hechos del primer domingo de octubre, con una nota conjunta del 3,04%, siendo el cero la nota escogida en un 34,6% de los casos. Mientras, los Mossos d'Esquadra aprueban con un 6,18 de nota, recibiendo un 10 por parte del 17% de los encuestados.

El diario EL PAÍS puntualiza al reflejar esta información que el Centro de Estudios ha publicado la encuesta a pesar de que el organismo está intervenido por el Gobierno central, en aplicación del artículo 155 de la Constitución, desde el 27 de octubre.

Por otra parte, LA RAZÓN destaca que la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, investigada por rebelión y en libertad bajo fianza, renegó ayer de la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) 20 veces en 4 minutos ante el juez En su comparecencia calificó de "política", "simbólica" y "sin efectos jurídicos" la declaración de independencia.