El Chiringuito 'El Puntal de Tricio' cardioprotege a clientes y bañistas

Situado en la playa El Puntal, frente al Palacio de la Magdalena, al chiringuito sólo se puede llegar por barco o tras una larga caminata.

Enviar a un amigo
26-07-2018

El chiringuito El Puntal Tricio, situado en la Playa del Puntal de Santander ofrecerá durante los meses de verano con un servicio de cardioprotección para clientes y bañistas. Situado en una playa arenosa frente al Palacio de la Magdalena, el chiringuito, al que sólo se puede llegar por barco o tras una larga caminata, contará con el servicio de cardioprotección de B+Safe que consiste en un desfibrilador y la formación en primeros auxilios y masaje cardíaco de sus trabajadores. El objetivo es poder ofrecer una respuesta rápida y eficaz ante un accidente cardiaco en un lugar relativamente apartado y de difícil acceso para los servicios de emergencia.

Además de instalar el equipo, se ha formado a ocho de los trabajadores del chiringuito en su utilización y en técnicas de soporte vital básico (SVB) y resucitación cardiopulmonar (RCP). Durante el verano, esta playa recibe cada día cientos de barcos y miles de bañistas que llegan a pie. La estimación de visitantes de la playa en un sábado de verano es de unos 250 barcos, con 5 o 6 personas a bordo en cada uno, y de unas 2.000 personas que llegan a pie.

“Con tanta gente -explica Ricardo Tricio, propietario del chiringuito- ya hemos tenido más de un susto. Ha habido algún caso de ictus o algún  otro accidente que, por suerte, no llegó a ser más grave. Por eso este verano hemos decidido instalar un desfibrilador. Ahora nos sentimos más seguros y también los bañistas porque sabemos que, en caso de un paro cardiaco, podemos salvar vidas.  La playa cuenta con dos socorristas de Cruz Roja, pero no con desfibrilador, y toda ayuda que se pueda proporcionar es poca”.

Para Nuño Azcona, director general de B+Safe, “con esta iniciativa se consigue que las personas tengan un verano relajado y feliz al saber que en un lugar tan singular disponen de la asistencia necesaria en caso de incidente cardíaco. Sabemos que un desfibrilador puede ayudar a  salvar vidas si  reaccionamos a tiempo”.

Los avances tecnológicos han permitido crear DESA fáciles de utilizar por personal no sanitario y con las máximas garantías de calidad y seguridad.

B+Safe ha patentado la solución DOC® (Desfibrilador Operacional Conectado) única del mercado que ofrece todas las soluciones integradas en el propio equipo que permanece conectado y operativo las 24 horas del día. El desfibrilador semi-automático Philips, unido a un sistema de comunicación, garantiza 24 horas los diferentes servicios de telecontrol, geolocalización, tele-asistencia, asistencia verbal directa que Allianz Assistance presta al usuario, alerta automática de socorro. Además, B+Safe dispone de un centro de atención telefónica y equipo técnico propio para su mantenimiento.

Espacios cardioprotegidos conectados
La cardioprotección es una tendencia emergente orientada a la protección del corazón en caso de episodios cardíacos. El gran número de muertes por paro cardíaco en la población ha animado a gobiernos, empresas, entidades y asociaciones a concienciar a la población y tomar medidas que permitan revertir la situación gracias a la creación de zonas o espacios cardioprotegidos.

Estas zonas cuentan con, al menos, un desfibrilador, con mantenimiento garantizado y con personas adecuadamente formadas para poder garantizar una rápida actuación en caso de paro cardíaco repentino (para conseguir que vuelva a latir el corazón de la persona afectada), hasta la llegada de los servicios médicos de emergencia.

Para que las posibilidades de supervivencia ante un paro cardíaco repentino sean óptimas, se debe realizar de forma inmediata una resucitación cardiopulmonar (RCP) que permita mantener el flujo necesario de sangre oxigenada al cerebro hasta que se restablezca el ritmo cardíaco normal mediante la descarga eléctrica suministrada por un desfibrilador.  El tiempo máximo para aplicar la desfibrilación a una persona que ha sufrido un paro cardiaco repentino es de un máximo de 5 minutos.

Hay identificados cuatro pasos críticos para tratar el paro cardíaco repentino, denominados Cadena de Supervivencia:

1.Reconocimiento y llamada al servicio de emergencia
2.Una rápida resucitación cardiopulmonar (RCP)
3.Desfibrilación temprana.
4.SVA y cuidados post-resucitación.

Acerca de B+Safe
B+Safe es la filial española del Grupo Almas Industries multinacional líder en tecnologías de la salud y seguridad para las empresas.  B+Safe es especialista en la aplicación de tecnologías innovadoras en la seguridad corporativa a nivel de accesos, bienes y personas.