El Gobierno Sánchez toma oxígeno con el comportamiento en la crisis de los independentistas catalanes

El ministro de Exteriores Josep Borrell, advirtió, en declaraciones en los pasillos del Senado, de que la actuación de JxCat y ERC en el Parlament es "un comportamiento completamente anormal en democracia"

Enviar a un amigo
10-10-2018
Pedro Sánchez y Quim Torra (Foto: Pool Moncloa/Fernando Calvo)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, expresó su confianza en que "de una vez por todas, el diálogo y la legalidad se abran camino en Cataluña y la unilateralidad y la quiebra de la legalidad quede en el pasado" después de que el independentismo perdiera ayer martes su mayoría en el Parlament por la decisión de JxCat de no designar sustitutos para sus 4 diputados suspendidos por el Tribunal Supremo. Sánchez realizó esta reflexión ante la crisis entre ERC y JxCat que supone romper el pacto de legislatura y hacer peligrar su Govern de concentración.

Por su parte, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, advirtió, en declaraciones en los pasillos del Senado, de que la actuación de JxCat y ERC en el Parlament es "un comportamiento completamente anormal en democracia" y "un espectáculo" que no es nada positivo. Por otro lado, Borrell, en una entrevista en LA VANGUARDIA afirma que "el Brexit y el Catalexit son muy parecidos".

La primera consecuencia de no contar con mayoría en el Parlament fue la pérdida de dos votaciones simbólicas: una propuesta de resolución que proclamaba el derecho de Cataluña a la autodeterminación y otra para reprobar al Rey por su discurso del 3 de octubre de 2017. También fue rechazaba otra propuesta que pretendía que la Cámara "constatará" la "persecución política y existencia de presos políticos y exiliados". Además, los grupos de la oposición lograron que el pleno del Parlament aprobase 27 resoluciones, en su mayoría de carácter social.

Los diarios constatan que la fractura de JxCat y ERC dejan sin mayoría a los independentistas. EL PERIÓDICO ve la situación "ingobernable" por el "haraquiri soberanista". De igual modo, EL PAÍS considera que "el choque entre los secesionistas lleva a Cataluña al desgobierno". ABC resalta que "Puigdemont bloquea a los secesionistas en el Parlament y agrava la crisis con ERC". Por su parte, EL MUNDO fija su atención en que "ERC se alía con el PSC para expulsar del Parlament a Puigdemont". LA VANGUARDIA y LA RAZÓN coinciden en señalar que la división de los independentistas evita que se reivindique la autodeterminación y se repruebe al Rey.

Desde otra perspectiva, LA VANGUARDIA y EL PERIÓDICO destacan que el Gobierno "celebra" la ruptura de la unidad independentista.