El Presupuesto regional para 2018 alcanza su récord histórico con 2.729 millones de euros

El consejero de Economía presenta un presupuesto un 4,9 por ciento más que en 2017. El área social será el pilar fundamental con 1.792 millones de euros, "la mayor partida en la historia de Cantabria"

Enviar a un amigo
13-11-2017

El Gobierno de Cantabria contará el próximo año con un presupuesto que asciende a 2.728 millones de euros, un 4,9 por ciento más que en 2017. Es el mayor presupuesto que ha tenido la Comunidad Autónoma en su historia y busca un "nuevo impuso" a las políticas públicas, sobre todo en las áreas sociales, que son las prioridades fundamentales (sanidad, educación, política social, vivienda y empleo), al concentrar el gasto productivo autonómico.

Así lo ha explicado hoy el consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Juan José Sota, que ha ofrecido una rueda de prensa tras la reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno en la que se ha aprobado el proyecto de ley, registrado y presentado a continuación en el Parlamento autonómico.

El presupuesto, tal y como ha explicado el consejero, está orientado a "la mejora de los servicios públicos que presta la Comunidad Autónoma, a la empleabilidad y a dar un impulso a la calidad en el empleo y fortalecer la inversión y el desarrollo regional". En definitiva, según Sota, persigue un "crecimiento inteligente, sostenible e integrador".

Las cuentas públicas del próximo ejercicio serán "austeras en el gasto corriente, como viene siendo desde el principio de la legislatura" y "expansivas en el gasto de inversión", con un incremento superior al 15,6 por ciento en este capítulo, además de cumplir el objetivo de estabilidad presupuestaria.

El consejero ha detallado que el presupuesto tiene como eje fundamental la política social, a las que se destinan 1.792.305.803 euros, "la mayor partida en la historia de Cantabria". Las políticas de promoción social, fomento del empleo, acceso a la vivienda, sanidad y educación reciben 65,2 millones de euros más que en el presente año, un 3,77 por ciento de subida.

Con ello se pretende recuperar el ritmo inversor y hacer frente a los recortes de la etapa del PP en el Gobierno, ha subrayado Sota, quien ha recordado que desde 2015 el Gobierno autonómico ha destinado a este fin un 10,12 por ciento más de recursos (164,6 millones más al año).

Del mismo modo, ha señalado que el proyecto contiene los recursos "para afrontar los retos del presente, mejorar el bienestar de la ciudadanía y proyectar la estrategia de futuro de Cantabria".

Asimismo, ha destacado el objetivo de reforzar el crecimiento de Cantabria en todos los sectores productivos, pero especialmente incorporando el I+D+i a toda la actividad de la región. Este ámbito aumenta un 15,64 por ciento en las cuentas del próximo año, unos 8,7 millones de euros más.

En materia educativa, Sota ha aludido a un "cambio sustancial" en lo que respecta a la financiación, con una "dinámica de incremento constante" hasta el máximo histórico de 556,7 millones de euros, con un incremento de 64,4 millones de euros respecto a 2015 y 18,8 millones más que este año, que ha contrastado con la reducción del 4,1% que sufrieron las políticas educativas durante el gobierno del Partido Popular.

La sanidad acumula un incremento de 65 millones de euros desde 2015 y los presupuestos de 2018 suponen una "apuesta por la universalidad y un importante esfuerzo inversor en centros hospitalarios, más inversiones centros de salud y mejora de dotaciones sanitarias".

En lo que se refiere a los gastos financieros, el Gobierno va a hacer un gran esfuerzo en amortización de deuda pública el próximo ejercicio. Según las previsiones del Ejecutivo, el capítulo de gasto destinado al pago de intereses se va a reducir en al menos 8 millones de euros, debido a que parte de los créditos concertados con altos tipos de interés durante el periodo de crisis económica se han convertido en créditos del FLA a un tipo de interés del 0,84%. 

El gasto corriente subirá un 1,94 por ciento, mientras que el específico del personal lo hará un 2,59 por ciento.

Fiscalidad progresiva

Por otro lado, el proyecto presupuestario incluye una reforma fiscal progresiva en la que "pagan menos los que peor lo están pasando, redistribuye la riqueza y apuesta por la equidad", según ha precisado Sota.

Con el objetivo de "compensar los desequilibrios" se establece una reforma "anticíclica" en la que la carga fiscal aumenta apenas un 0,1% pero se redistribuye con dos objetivos: dotar a la Comunidad Autónoma de mayor progresividad y, al mismo tiempo, contribuir a la suficiencia financiera que permita "prestar servicios públicos de calidad".

En cuanto a los ingresos presupuestarios, los cambios que introduce el proyecto se pueden dividir en dos grandes grupos. Por un lado, cambios normativos en los tributos de titularidad autonómica que suponen incrementos de ingresos presupuestarios para el ejercicio 2018 con respecto a los previstos al final del cierre de 2017. Este incremento se estima en unos 24,5 millones de euros.

Por otro lado, se fijan nuevas aplicaciones presupuestarias en el estado de ingresos, bien por aparición de nuevos ingresos con respecto a ejercicios anteriores o bien por la utilización de un mayor desglose en la estructura económica para mejorar la información contenida en el estado de ingresos.

El proyecto de Ley de Medidas Fiscales y Administrativas para 2018 introduce cambios normativos en los tributos de titularidad autonómica con incidencia al alza en la previsión inicial de ingresos presupuestarios.

Concretamente, en lo que respecta al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, se modifica la bonificación de las adquisiciones mortis causa para los grupos I y II, se mantiene la reducción por parentesco, se limita la reducción del 100 por cien de los seguros de vida y de la reducción por la vivienda habitual con un límite de 125.000 euros.

Asimismo, por primera vez en Cantabria, se regula el tipo de gravamen de las donaciones para los grupos I y II, hermanos y sobrinos, que en todos los casos se reducen.

En relación con el impuesto sobre Patrimonio, se establece una nueva tabla para regular los tipos de gravamen de manera progresiva manteniéndose el mínimo exento. En Cantabria pagan este impuesto 3.200 personas de los 270.000 contribuyentes.

En relación con el impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, se equipara el tipo de gravamen de las transmisiones patrimoniales onerosas al tipo reducido del Impuesto sobre el Valor Añadido, del 10%. El tipo de gravamen aplicable a las transmisiones patrimoniales de bienes muebles pasa al 8%.

Asimismo, se establece una subida de un 1,5% de las tasas de la Administración General de la Comunidad Autónoma de Cantabria con respecto a las del ejercicio 2017, lo cual supone un incremento de los ingresos previstos por este concepto de unos 550.000 euros.

Ingresos autonómicos y partida de Valdecilla

En el capítulo de ingresos, suben un 4,91 por ciento, la mayoría de ellos provenientes de los incrementos de los impuestos directos y cotizaciones sociales, impuestos indirectos y transferencias corrientes. En el caso de las tasas y precios públicos bajan un 3,54 por ciento, una cifra superior a la media que afecta a las tasas universitarias y las deducciones a los colectivos necesitados.

Por otra parte, el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla tiene consignada una cuantía de 22 millones de euros, el importe que correspondería con una anualidad de las dos pendientes de recibir en función del compromiso del Gobierno de España con la Comunidad Autónoma para la financiación de las obras del centro hospitalario.

Contexto financiero e institucional

La prórroga de los Presupuestos Generales del Estado tiene, según el consejero de Economía, un "efecto directo" sobre el presupuesto de la Comunidad Autónoma, bien porque algunos de los contenidos de la ley del Estado, son legislación básica, de obligado cumplimiento para las Comunidades Autónomas, como es el incremento salarial de los funcionarios o las tasas de reposición de personal.

Asimismo, esta prórroga impide conocer las transferencias finalistas que se reciben del Estado, como la financiación de las políticas activas de empleo, el despliegue de la Ley de Educación, la aportación al Convenio de la Fundación Comillas o la transferencia para el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

Con estos condicionantes, el presupuesto se ha elaborado cumpliendo el objetivo de estabilidad presupuestaria (0,4 % del PIB) y la regla de gasto (2,4 por ciento), aprobados para el conjunto de las Comunidades Autónomas, así como el objetivo de deuda pública, en este caso, específico para Cantabria del 22,7 por ciento del PIB.

En este sentido, el consejero ha señalado que el pasado 24 de octubre la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) emitió el informe preceptivo sobre las líneas fundamentales de los Presupuestos de Cantabria de 2018, que dice que bajo las previsiones de crecimiento recogidas en el Plan Presupuestario y con el escenario central considerado por la AIReF respecto a los recursos del sistema de financiación, estima factible que Cantabria cumpla en 2018 el objetivo de estabilidad.

Además, ha indicado que, mediante comunicación del 28 de julio de 2017, el Ministerio de Hacienda y Función Pública (MINHAFP) remitió a la Comunidad Autónoma la cifra provisional de Ingresos para 2018 relativos a las entregas a cuenta para 2018 del Sistema de Financiación Autonómica (SFA), siendo calculadas éstas tomando como referencia la información disponible en el momento de la comunicación y con una previsión de entregas a cuenta para el 2018 de 1.788,60 millones de euros.