El Supremo retira todas las órdenes de detención de Puigdemont excepto la española para evitar la decisión belga

El Tribunal Supremo está reescribiendo todas las decisiones de la juez Lamela en la Audiencia Nacional. Una vez se de por enterado la justicia belga, Puigdemont podrá hacer campaña desde Perpiñán, cerca de Cataluña.

Enviar a un amigo
05-12-2017

©Grupo Diariocrítico

El ex president de Cataluña, el cesado Carles Puigdemont, ha recibido esta noticia sólo con alegría a medias. Por una parte, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarenaha retirado este martes la euro-orden de detención que había cursado a Bélgica. Pero este hecho, claro está, no supone que si regresa a España, sea arrestado igualmente.

La parte positiva es que podrá permanecer en el país europeo, corazón de la UE, sin más problemas en los próximos tiempos.

Esta decisión no se debe a un cambio de criterio sobre el ex president, sobre quien están presentados los cargos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos por organizar el referéndum ilegal del 1 de octubre y declarar la independencia. La motivación de Llarena, explican los expertos, se debe a que el juez del Supremo pretende así evitar que la Justicia belga limite los delitos por los que pueden ser enjuiciados tanto Puigdemont como los otros 4 ex consellers fugados a Bruselas (Antonio Comín, Lluís Puig, Meritxell Serret y Clara Ponsatí). La euro-orden fue solicitada en su día por la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela.

Por supuesto, Llarena mantiene esta orden de detención en suelo español contra los 5 en caso de que pisen suelo español, y decidiría qué hacer en caso de que cambien nuevamente de país, por ejemplo, a Francia, destino con el que también se había especulado. Así que, en caso de que quieran ocupar algún cargo tras las elecciones catalanas del 21 de diciembre, deberán asumir los riesgos de volver a Barcelona para firmar sus actas de diputado en el Parlament, por ejemplo.

Al parecer, peligraba que el juez belga recortara la lista de delitos por los que pudiera ser juzgado Puigdemont y sus compañeros, entre ellos el de rebelión, uno de los que más años de prisión acarrea. La rebelión está castigada con hasta 30 años de prisión en el Código Penal español, que recoge como causa de ser imputado por tal delito el hecho de "declarar la independencia de una parte del territorio nacional".