El centro asociado al Reina Sofía recibe la aceptación de la cesión del edificio de la Banco de España

El Ayuntamiento tendrá que inscribir la cesión en el Registro de la Propiedad y deberá justificar cada tres años que el edificio se destina al fin para el que se ha cedido

Enviar a un amigo
04-12-2018

El futuro centro asociado al Museo Reina Sofía vinculado al Archivo Lafuente ha recibido este martes un nuevo impulso con la aceptación de la cesión de la antigua sede del Banco de España en la ciudad para albergar este proyecto cultural.

La Junta de Gobierno Local ha acordado hoy la aceptación de la cesión del inmueble, que el Ayuntamiento deberá inscribir ahora en el Registro de la Propiedad.

En virtud del acuerdo, el Estado cede de manera gratuita el edificio a la ciudad, quedando sujeto de modo permanente a su uso como centro asociado al Museo Reina Sofía.

El Ayuntamiento deberá justificar cada tres años que se cumple ese destino, remitiendo la documentación correspondiente a la Delegación de Economía y Hacienda.

La concejala de Cultura, Miriam Díaz, ha agradecido al Ministerio de Hacienda la cesión del inmueble y ha destacado la importancia de este acuerdo que, junto al plan director de usos, presentado en agosto, era uno de los principales pasos tras la firma del convenio con el Ministerio de Cultura y el Reina Sofía.

A partir de este momento el Ayuntamiento y el Museo Nacional Reina Sofía continuarán con el resto de trabajos para la apertura de este proyecto cultural, entre los que se incluyen la redacción, aprobación y licitación de los proyectos de construcción, museográfico y museológico, así como la tramitación de la modificación puntual del PGOU en lo que tiene que ver con la ficha del edificio para poder llevar a cabo las obras proyectadas, ya que se trata de un edificio con protección integral.

Asimismo, se debe tramitar ante el Gobierno de Cantabria la autorización para la gestión del espacio museístico, puesto que, según la Ley de Museos, es una competencia autonómica; y formar, junto con el Reina Sofía y el Archivo Lafuente, el ente gestor que se encargará de la organización y gestión del centro una vez abierto.

Díaz ha recordado que el Ayuntamiento presentó ya en agosto el plan director que marca los usos y espacios en los que se tiene que dividir el edificio para que, además de un archivo y una sala de exposiciones, sucedan el resto de actividades en la antigua sede del Banco de España.

El Ayuntamiento invertirá 10 millones de euros en la transformación del edificio, obra del arquitecto Eloy Martínez del Valle, construido en el año 1925 y sometido a dos reformas importantes en 1976 y 1982.

El inmueble se ubica en una parcela de unos 1.873 metros cuadrados y cuenta con una superficie construida de 3.469 metros repartida en tres plantas sobre rasante más un semisótano. Está construido con piedra de sillería y cemento y cuenta con una terraza en la cubierta.

Plan director del centro asociado al Reina Sofía

El plan director ha sido redactado por el estudio de arquitectos Juan Herreros, que trabaja habitualmente con el Centro de Arte Reina Sofía y conoce cómo albergar sus fondos y es sensible a sus necesidades.

El edificio, que en la actualidad se encuentra sin uso, presenta deficiencias poco importantes derivadas de su falta de actividad, como pueden ser humedades o fisuras; pero existen otras cuestiones de mayor relevancia, como consecuencia de que la utilización prevista hasta ahora era de oficinas y para acoger el archivo se requieren forjados que resistan una sobrecarga de uso hasta 10 veces mayor que la actual.

Así, el Archivo Lafuente ocupará una de las alas del edificio, la más cercana a la Catedral, en todas sus plantas, cuyos forjados serán reconstruidos para obtener una planta adicional y que sean capaces de soportar una sobrecarga de uso equivalente a 1.500 kilos por metro cuadrado (frente a los 150 kg/m2 de sobrecarga para la que fueron diseñados).

Para ello, se propone desmontar la crujía más cercana a la fachada de la Catedral y sustituirla por una estructura portante nueva apoyada en los muros del sótano, que dará como resultado cuatro plantas, con un total de 630 metros cuadrados de superficie, todos ellos dedicados al archivo.

El resto del edificio mantendrá las tres plantas actuales más el semisótano, y en ellas se ubicarán las zonas expositivas, que constituyen el motor fundamental de la programación del centro; un área docente, en la que se realizarán cursos, seminarios, presentaciones, etc.; una zona dedicada a biblioteca y una zona de catalogación e investigación.

En el semisótano, que dispone de iluminación natural y puede tener accesos desde el exterior que favorezcan su uso independiente, se instalará el área docente, donde se prevén dos salas con capacidad para 40 y 20 personas, respectivamente.

El acceso de vehículos de carga y descarga de material, la zona de servicios comunes, como almacén, limpieza, taquillas, vestíbulo, aseos, botiquín y servicio médico también se situarán en el semisótano.

En cuanto a las salas de exposiciones, estarán en la planta baja, con espacios diáfanos que ocuparán 456 metros cuadrados de superficie, que se completarán con un área de recepción, información, consigna y tienda.

En la planta primera habrá otra zona expositiva 281 metros cuadrados, una biblioteca de acceso libre de 160 metros cuadrados, otra biblioteca de acceso restringido de 29 metros cuadrados, un área de eventos y aseos.

La segunda planta estará ocupada por las salas de reuniones, de investigación y de catalogación.

Por su parte, la planta de cubierta albergará una cafetería con terraza y vista panorámica y un área infantil y de ocio.