El ejercicio y la dieta, asignaturas pendientes de los españoles

Los expertos apuntan a que lo más importante son los objetivos a largo plazo. La investigación del comparador estima que actualmente son 5 millones de españoles los que se encuentran a dieta

Enviar a un amigo
03-07-2018

Con la subida de las temperaturas y la ropa de verano recién desempolvada, son muchos los españoles que deciden sumarse -quizás ya tardíamente- a la llamada operación bikini; una iniciativa y una propuesta de la que no siempre se sale victorioso. Porque, ¿qué hacen los españoles para bajar de peso? ¿Se alimentan correctamente? ¿Hacen ejercicio? ¿Cómo? El último informe del comparador de seguros de salud Acierto.com (www.acierto.com), desvela estas incógnitas.

 

Así y según las estimaciones de la entidad, actualmente son 5 millones de españoles los que están a dieta actualmente. En concreto, el sondeo revela que el 33,7% de los españoles han hecho régimen en el último año –11 millones de ciudadanos– y que un 15,6 % está a dieta actualmente. Dichos porcentajes alcanzan el 56,7% en el caso de las personas que reconocen haber hecho régimen alguna vez en su vida –o lo que es lo mismo: 18,5 millones de españoles–. Los porcentajes varían ligeramente si diferenciamos entre hombres y mujeres: el 51,1% de ellos aseguran haberse puesto a dieta alguna vez. En el caso de ellas el porcentaje se eleva hasta el 64,4%.

 

No obstante, los expertos apuntan a que mantener unos hábitos alimentarios saludables a largo plazo resulta clave para  alejar las enfermedades. Algo que afirman hacer hasta el 62% de los españoles –el 54% intenta llevar una dieta equilibrada y el 8% cuenta las calorías de sus platos–. Las cifras, sin embargo, contrastan con la realidad del país: sí, porque 1 de cada 6 españoles es obeso. Y no solo eso, sino que el 80% de las personas que padecen esta enfermedad son incapaces de reconocerlo.

La operación bikini, una cuestión estética

Respecto a la otra parte de la operación bikini, el ejercicio; también se encuentra entre las asignaturas pendientes de los españoles. Para empezar, el 48% no ha pisado jamás un gimnasio, y quien está apuntado a uno no acude con regularidad. Algo que podría justificar el hecho de que los españoles prefieran hacer ejercicio al aire libre (el 79% de los encuestados se decantó por esta opción). Lo peor del caso, sin embargo, son los motivos que nos llevan a ponernos las pilas: sí, porque el 78% lo hace por pura estética. No obstante, se aprecian de nuevo diferencias por género y edad: los más activos son los hombres de entre 40 y 50 años. Ahora bien y en términos generales, ellas se cuidan más.

 

No obstante, lo que queda claro es que nos quedamos cortos en ambas facetas de la operación bikini y que estas prácticas deberían llevarse a cabo durante todo el año y no ser estacionales. Además y como afirma Carlos Brüggemann, cofundador de Acierto.com, "cuidarse tiene premio en el seguro de salud. De hecho, son muchas las aseguradoras que incluyen planes de recompensa para sus clientes más activos". Además, la mayoría ofrecen acceso a servicios como el nutricionista, cuyo asesoramiento será imprescindible a la hora de someterse a procesos como el que nos ocupa. "Por otra parte, la ausencia de enfermedades previas permite acceder a todos los servicios rápidamente y nos convierte en clientes más atractivos", apunta el experto.

 

Consejos para hacer deporte en verano sin morir en el intento

Por otra parte, Acierto.com ha recabado una serie de consejos para que hacer ejercicio en verano sea posible. Por ejemplo, podemos aprovechar el fresco que ofrece la playa para salir a caminar o a trotar a ritmo ligero (con cuidado con la inclinación) e incluso aprovechar las vacaciones a los destinos costeros para probar nuevas disciplinas como el surf, el piragüismo o la vela ligera. El momento del día también será clave para sobrellevar las altas temperaturas: las primeras horas del día y las últimas de la tarde se postulan como las más propicias para calzarse las zapatillas. También deberemos acordarnos de hidratarnos correctamente, de untarnos de crema solar, y de proteger nuestros ojos con la ayuda de unas gafas homologadas. 

Otra cuestión que puede ayudar es el equipamiento: es preferible elegir prendas técnicas y usar vaselina para evitar las rozaduras propias de la fatídicia combinación de aire, ropa de algodón holgada y sudor. Y si es de tonos claros que no se caliente, tanto mejor. En todo caso, lo más importante será prestar atención a las propias sensaciones para evitar problemas y detenerse ante cualquier anomalía.