El encuentro de jóvenes coreógrafos llega por primera vez a Potes

La estructura de esta programación permitirá al público escoger la forma de contemplar las propuestas. Cada pieza podrá contemplarse en dos horarios diferentes, lo que facilitará al espectador el recorrido.

Enviar a un amigo
07-09-2017

Por primera vez, el IV Encuentro Internacional de Jóvenes Coreógrafos ‘Gracias x favor’ llegará a Potes dentro del programa de actividades que organiza la Consejería de Cultura en torno al Camino Norte de Santiago y la ruta Lebaniega. Se ofrecerán varios espectáculos de danza en espacios urbanos el sábado 9, de 16:45 a 19:45 horas.

La estructura de esta programación permitirá al público escoger la forma de contemplar las propuestas. Cada pieza podrá contemplarse en dos horarios diferentes, lo que facilitará al espectador el recorrido.

Se representarán las piezas  ‘La temperatura / el temperamento’ (Fran Martínez);
‘El cuerpo que habita’, de la compañía Descalzinhadanza, una obra que explora a través del movimiento la idea de catarsis y liberación. Reivindica a través de la simbología, el derecho de expresarnos como individuos, aislados de los convencionalismos de género; y ‘Eight’ de la  compañía KnQa Collective, una pieza que habla sobre el número ocho. Un número perfecto en cuanto a su forma, formado por dos círculos iguales que se unen entre sí a través de una línea infinita, a su vez símbolo del equilibrio entre fuerzas antagónicas. Representa el eterno movimiento cósmico, la eterna espiral base de regeneración y de infinito. Aquí se puede visualizar cómo a través del cuerpo se pueden encontrar las diferentes posibilidades de encontrar este 8.

El sabor del encuentro
Por otro lado,  el sábado 9, en el Palacio de Sobrellano de Comillas, y el domingo 10, en la Iglesia de San Francisco en Laredo, se ofrecerá ‘El sabor del encuentro’, una experiencia-espectáculo de la Compañía Espiral Teatro, donde a través de acciones y dinamizaciones culturales (gastronómicas, teatrales, musicales y poéticas) se refuerza el conocimiento de forma más profunda del Camino del Norte y de la zona de Liébana, sus pueblos, productos, cultura y su historia, potenciando la relación humana, sensitiva y emotiva que conlleva el propio camino, el encuentro y los encuentros que en él se suceden.

Se trata de una experiencia sensorial y, desde el principio hasta el final, interactiva, en la que el espectador forma parte de la acción de manera directa.