El juez De Prada acusa al Tribunal Supremo y al Consejo General del Poder Judicial de mover jueces por motivos políticos

"El caso Gürtel no ha quedado fuera de los intentos de injerencias por parte de la política", revela el juez José Ricardo de Prada Solaesa entrevistado en 'El País'.

Enviar a un amigo
25-06-2018
 
José Ricardo de Prada Solaesa, uno de los jueces que firmó la primera sentencia del caso Gürtel, ha desgranado alguno de los aspectos más polémicos del fallo y ha acusado al Tribunal Supremo y al Consejo General del Poder Judicial de actuar "siguiendo los vaivenes de la política" con la inhabilitación de Baltasar Garzón y la recolocación de magistrados afines.
 

"El caso Gürtel no ha quedado fuera de los intentos de injerencias por parte de la política", revela el juez José Ricardo de Prada Solaesa entrevistado en 'El País'. Si bien De Prada sostiene que nadie se ha dirigido a él expresamente para resolver en un sentido u otro, denuncia haber sufrido más ataques desde la política y los medios que en el resto de su carrera judicial.

"En el asunto Gürtel ha habido siempre muchos obstáculos", asegura el juez. De Prada explica que los jueces son "frágiles y vulnerables" y denuncia que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no les defiende como debiera porque "actúa siguiendo los vaivenes de la política".

Cuando es requerido para ser más explícito sobre las posibles injerencias políticas en el poder judicial, De Prada -a quien el CGPJ no permitió participar en la decisión sobre las medidas cautelares a adoptar sobre los condenados en el caso Gürtel- alude directamente a los movimientos de jueces.

"El juez que inició las investigaciones [Baltasar Garzón] fue inhabilitado durante 11 años por el Tribunal Supremo. Por otro lado, están los distintos cambios de jueces de instrucción, en algunos casos no muy comprensibles. Y lo mismo ha sucedido con la composición de los tribunales de enjuiciamiento. Sin duda, es un asunto políticamente muy sensible en el que los partidos políticos se han empleado a fondo, y alguno incluso ha tratado de colocar a sus jueces más próximos. Y no me refiero a una simple afinidad ideológica, sino a claras vinculaciones, lo que los hacía a estas personas idóneas para juzgar. También ha habido formas sutiles y menos sutiles de presión", responde poniendo en duda incluso la propia independencia del Tribunal Supremo.

Precisamente sobre el papel que jugó el CGPJ y las presiones políticas que existieron en relación al caso Gürtel, también se refirió hace un mes la ex magistrada y ahora ministra de Defensa, Margarita Robles. "Yo como vocal del CGPJ vi las presiones que sufrió el juez Pablo Ruz para que no pudiera instruir el caso Gürtel", aseguró.

'Caja B' y testimonio de Rajoy

De Prada también se refirió a algunos de los asuntos más polémicos de la sentencia del caso Gürtel.

Por un lado, De Prada respondió a las críticas de quienes consideraron que el tribunal se extralimitó de sus funciones al dar por probada la 'caja B' del PP, ya que este asunto es motivo de una investigación en una pieza separada.

"Respecto de la existencia de la caja b en el PP, es una conclusión unánime del tribunal. Resultaba un antecedente imprescindible para justificar la condena de algunos de los acusados", argumentó el juez.

Por otro lado, justificó la valoración del testimonio del ya ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, donde el tribunal puso en duda la "veracidad" de sus palabras.

De Prada justificó que todos los ciudadanos son iguales ante la ley y corresponde al tribunal "valorar la credibilidad de todos los testigos que intervienen, y no existía razón para excluir al testigo Mariano Rajoy si lo hacía con otros".