El rock en acústico de Loquillo sonó en El Soplao

El músico barcelonés abrió anoche el ciclo de conciertos de la cavidad con una actuación íntima en acústico ante 300 espectadores

Enviar a un amigo
08-09-2018

El rock and roll de Loquillo llenó el viernes de ritmo y magia la cueva de El Soplao. El artista barcelonés abrió ayer la edición de 2018 de  ‘Los Conciertos de El Soplao’ con un concierto en acústico en el que repasó los temas de su carrera musical y regaló una actuación única a los 300 espectadores que asistieron al espectáculo ofrecido en la cavidad cántabra.

El veterano músico, inmerso en la gira de celebración de sus 40 años sobre los escenarios ‘Rock&Roll Actitud’, ha hecho una parada en Cantabria para compartir con sus incondicionales un concierto íntimo dentro de la cueva, donde la conjunción de su música con la entrega de sus seguidores, la extraordinaria acústica de El Soplao y el paisaje subterráneo de formaciones geológicas que rodea al escenario natural de la cavidad sobre el que actuó dieron como resultado una gran velada para el recuerdo. 

El ciclo 'Los Conciertos de El Soplao' permitió a los asistentes, de esta forma,  disfrutar del gran referente del rock español, cuyo nombre está unido a temas de la memoria musical del país como ‘Feo, Fuerte y formal’, ‘Cadillac Solitario’, ‘Cruzando el paraíso’, ‘Salud y Rock and Roll’ ‘El rompeolas’, ‘El hombre de negro’ o ‘Viento del Este’.

La siguiente cita musical en El Soplao tendrá lugar el próximo viernes, 14 de septiembre, con la actuación del gaitero Carlos Núñez, uno de los grandes nombres del panorama folk con una destacada trayectoria y repercusión nacional e internacional.

‘Los Conciertos de El Soplao’ buscan ofrecer una oferta musical cuidada y dirigida a distintos públicos y gustos. El ciclo está organizado por la empresa pública El Soplao S.L, dependiente de la Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de Cantabria, en colaboración con Turismo del Nansa, empresa  encargada de la explotación turística de la cavidad.

Las entradas para ambos conciertos se agotaron en apenas siete horas desde que salieran a la venta.