Gruber participa en Sianoja 18 con la ponencia "37 pasos y 7 pasos más"

Una reflexión, apoyada en imágenes, sobre el por qué de las decisiones tomadas en el estudio

Enviar a un amigo
10-06-2018

El por qué de las decisiones tomadas en el taller del artista, en un contexto de intimidad y a la vez de contienda, serán las reflexiones que apoyadas en imágenes, expondrá el pintor y escritor Eduardo Gruber en el programa de ponencias de SIANOJA 2018.


“37 pasos y 7 pasos más” indaga sobre lo oculto en el proceso de creación, un misterio, que como tal, tiene mucho que ver con la decisión de encaminarse siempre hacia lo desconocido, una duda e incertidumbre que es según Gruber la base de la creación, y sobre la que este creador ha tratado en numerosas ocasiones, como en la exposición titulada “El buscador de oro”  en 2013 en la que hablaba metafóricamente de las búsquedas y hallazgos del pintor en el estudio.

Dice Gruber, aún sabiendo que en la elección es importante, y uno selecciona entre todo un universo personal, mi experiencia, los sedimentos que ésta ha ido dejando en mi memoria, las lecturas o conversaciones,  la influencia de lo que me rodea en el estudio, por mi ojo o mi pensamiento, incluso por mi mano, todo ello se mezcla, se superpone, pero no termina de explicar algunos de los pasos que espontáneamente surgen. Ese es el misterio en el camino hacia lo desconocido que marca mi trabajo.


Eduardo Gruber, (Santander, 1949), es conocido fundamentalmente como pintor, grabador y dibujante, pero es demás escritor con una novela publicada, El devorador íntimo (Desvelo Ediciones). Realizó su primera exposición, Febrero, en 1970 en Santander,óleos de pequeño formato del paisaje urbano de la ciudad. Desde entonces sumergido en una continua búsqueda, que le hace afrontar cada nueva etapa de creación con la intensidad de una primera o última vez, ha recorrido casi todas las vías expresivas en arte plástico: dibujo, grabado, óleo, collage, instalaciones, escultura, decorados, pasando por el hiperrealismo, la abstracción, el surrealismo y hasta la realización de decorados. En 1993 recibe el Premio Nacional de Escenografía “Ciudad de Oviedo” para realizar los decorados y vestuario de la ópera “Der Freischüz” de Carl Maria Von Weber, que dirigió Pilar Miró.


En su última exposición en el Palacio del Embarcadero de Santander Purgatorio, reunió dibujos, collages, acuarelas y una escultura; piezas con diferentes técnicas pero con la conexión de ser parte de la serie llamada Garaje Gesamtkunstwerk, la palabra que habla de la ópera como una obra de arte total y que vista su trayectoria, ha estado de alguna manera siempre presente en su quehacer.


Gruber, uno de los artistas más relevantes de su generación, tiene en su haber el Premio Internacional de Dibujo ‘Luis Morales’ (1974) y el IV Premio ‘Blanco y Negro’ (1976). Sus trabajos han sido expuestos en muestras individuales y colectivas en espacios como el Museo de Bellas Artes de Santander (1979, 1980, 1982, 1999), las galerías Sur (1982, 1985, 1988, 1990), Siboney (1995, 2000) de Santander; las galerías Aele (1980, 1983, 1986, 1989, 1992), Estampa (1983) y Aele-Evelyn Botella (1997, 1998, 2001) de Madrid; las ferias ARCO´88, ARCO´92 y ARCO´95, Art Cologne´89, Art Cologne´93, Art Cologne´94 y ART 20´89 de Basilea; la galería Artline de La Haya (1989, 1991, 1993, 1995, 1998). Entre sus obras gráficas se cuenta la carpeta de aguafuertes Tauromaquia (1978). (Fuente: Gran Enciclopedia de Cantabria)
Para SIANOJA es un gran placer recibir a un artista y pensador, de la talla de Gruber que representa además como pocos, la libertad, independencia y audacia que debe de caracterizar y estar en toda obra de arte.