Juicio del procés: Junqueras sólo responde a su abogado y niega que hubiera violencia o cualquier delito

Junqueras, en recientes declaraciones al diario francés Le Figaro, afirmó que él se quedó en Cataluña "por responsabilidad". "Sócrates, Séneca y Cicerón tuvieron la oportunidad de huir y no lo hicieron", subrayó.

Enviar a un amigo
14-02-2019
 

 

El ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras ha dicho durante la tercera sesión del juicio del 'procés' de Cataluña que "amo a España y a las gentes de España, claro que sí. Lo he dicho muchas veces porque es de verdad", ha añadido, para después destacar que está "convencido" de que "el mejor modo de garantizar la convivencia es un reconocimiento entre iguales que sea fruto de la voluntad democrática de los ciudadanos". "Y si perdemos, lo respetaremos, como siempre", ha subrayado.

Junqueras ha manifestado este jueves en el Tribunal Supremo que considera que está ante un juicio político y que se considera a sí mismo un "preso político". Lo ha manifestado en castellano y en contestación a la primera pregunta que le ha hecho su abogado en la tercera jornada del juicio por el proceso independentista en Cataluña y tras negarse a declarar a los fiscales y al resto de acusaciones.

El que fuera vicepresidente del Govern de Carles Puigdemont, ha debutado en el juicio del procés como máximo responsable del referéndum y siendo el primero de los acusados en participar en esta fase oral del proceso. El político sólo ha respondido a las preguntas de su abogado, Andreu van den Eynde, negando que cometiera cualquier delito por que "votar en un referéndum no es delito". También negó que hubiera violencia en el proceso político independentista, y que él mismo dejaría cualquier proceso que hubiera tenido ese ingrediente en sus métodos.

La Fiscalía pide 25 años de cárcel y 25 años de inhabilitación para él por un delito de rebelión agravada por condición de jefe o promotor y por la malversación de caudales públicos. Es selañado como el máximo mandatario responsable en ausencia de Carles Puigdemont, fugado de la Justicia en Bélgica. Aunque ERC, su partido, le ha tomado como gran líder y mártir, él ha intentado en estos 15 meses en prisión preventiva rebajar la tensión e incluso desligar su situación penal con la aprobación de los Presupuestos, aunque finalmente las cuentas del Estado presentadas por el Gobierno de Pedro Sánchez han quedado tumbadas en el Congreso.

 

En todo este tiempo, Junqueras ha protagonizado varias entrevistas desde prisión. Su último discurso fue leído durante un mitin de ERC, donde él apareció como holograma ante el público, y en él comentaba que "la represión" contra el independentismo demostraba "la debilidad del Estado" porque "no frenará la libertad" de Cataluña, y recalcó que "cualquier solución" pasa por "el derecho de autodeterminación". En una conferencia escrita por Junqueras y leída en un acto de ERC celebrado en el Sant Jordi Club de Barcelona ante unas 2.500 personas, abogó por seguir "sumando" más apoyos para "construir la mayoría republicana".

Junqueras, en recientes declaraciones al diario francés Le Figaro, afirmó que él se quedó en Cataluña "por responsabilidad". "Sócrates, Séneca y Cicerón tuvieron la oportunidad de huir y no lo hicieron", subrayó. Unas palabras que se interpretaron como un duro rapapolvo a Puigdemont, huido desde la declaración de independencia el 27 de octubre de 2017.